Cartas a Tonantzin (Lo que México aportó a la Navidad). Autor: Iván Uranga

Cuetlaxóchitl (Flor de Noche Buena)

Lunes

Tonantzin, querida, la Cuetlaxóchitl que dejaste en el jardín se ha cargado de abundantes flores rojas que inundan el ambiente de sensaciones de invierno, en una entremezcla de melancolía y fiesta. ¿Será por eso que quien las conoce siempre quiere tomar un retoño y llevárselo para su nostalgia?, le pone nombre, la cuida, y para cuando llegan los fríos tienen una flor hermosa que les apapacha el alma.

Te cuento que en otros lados ya le cambiaron el nombre y la llaman: flor de Navidad, corona del Inca, flor de Pascua, Estrella federal, Pastora, Poinsettia, bueno hasta Nochebuena le dicen… y ahora es símbolo de esperanza en el mundo.

Aquella mañana, cuando la dibujaste por primera vez aquí en nuestro cachito de tierra para que naciera, quién iba a pensar que serviría de consuelo y alegría a tanta gente.

A mí –y tú lo sabes– cuando la miro, me recuerda tu morena piel, tu negro cabello y la raíz profunda de tu mirada.

Hasta aquí le dejo, luego te escribo de cómo le hicimos para cambiar las cosas, hoy  me toca la guardia de la autodefensa y llevo ponche para los compas y a mí me gusta llegar temprano.

Siempre tuyo.

Huexolotl (Guajolote o Pavo)

Martes

Tonantzin ya pasó tu cumpleaños y el primer día del Panquetzaliztli se acerca y ya andan las sistlis buscando al mejor huexolotl para la fiesta de nuestro niño sol, el colibrí izquierdo al que le pusimos Huitzilopochtli y pensar que por eso le fue tan fácil a los cristianos imponernos su navidad, porque nuestro niño nació 3 días antes que el suyo.

Les gustó tanto nuestro huexolotl en mole, que se lo llevaron a todo el mundo, como ellos no podían decir su nombre le decían guajolote, en otros lados le dicen totol, chompipe, meleagris, pavo.

Cómo me reí de ti cuando creaste al huexolotl con esa bola de centéotl que sacaste de la mazorca, te quedó tan feo, que de broma le pusimos “monstro grande”, yo te decía que lo repitieras, pero como nos había divertido tanto, decidiste que se quedara así para que muchos pudieran reír con tu broma de pajarote que ni vuela. Recuerdo lo triste que te pusiste cuando el huehuecóyotl se comió al primero de tus huexolotl. Y más triste que estarías hoy si vieras que tu pajarote para la risa que creaste, ahora todos los comen y hasta lo han convertido en la comida principal en todo el mundo cristiano para festejar el nacimiento de su hijo y del nacimiento de nuestro niño sol Huitzilopochtli el 21 de diciembre ya ni quien se acuerde.

Parece que sólo te escribo para contarte cosas tistes, pero a la gente les hace muy feliz tu pajarote, pero ahora en la panza, me voy a seguirle con la cosecha.

Te amo.

Cacahuatl (Cacao)

Miércoles

¿Te acuerdas Tonantzin del mitote que se armó el día que Quetzalcóatl robó el árbol del cacahuatl de tu huerto, después de tanto esmero que le pusiste a la plantita que hasta te fuiste a ver a Tláloc para lo del agua y a Xochiquetzal para que le diera amor y sus flores fueran hermosas?, la regadera de semillas que hizo el bandido por toda tu parcela, crecieron tantos cacahuatl que pusimos a secar las semillas, las tostamos, le quitamos toda la cascarita y la molimos junto con el aguamiel para hacer esas bolitas que enloquecieron a todos de felicidad cuando las comieron y ahora llaman chocolate.

Te platico que ahora no se podría imaginar al mundo sin el cacahuatl, te puedo decir sin temor a equivocarme que es el alimento que más fanáticos tiene en todo el mundo, ahora lo procesan en grandes fábricas en donde explotan a millones de obreros haciendo “chocolate fino” –No te rías, así como lo oyes “fino” es una palabrita que inventaron para poner de apellido a todas las cosas que son para los poderosos, los que se quedan con el esfuerzo de los demás por la fuerza del hambre, y esa palabrita hace que las cosas cuesten mucho esfuerzo y no vas a creer pero hasta a los perros y a las personas les pusieron eso de “finos” como si fueran cosas.

Cada año debo guardar más de la cascarilla del cacahuatl que sale cuando lo pelamos, para con ella hacer mi olla grande de champurrado con masita de centéotl, ya sabes que me queda tan sabrosos que tengo que repartir a todos los compas.

Mucha plática y debo ir al huerto para traer lo de la ensalada de hoy, no hay nada como comer autonomía.

Te quiero mucho.

Xanath (Vainilla)

Jueves

¿No sé si conociste a Xanath, la princesa totonaca célebre por su belleza, que vivía en Tajín? Te cuento que cada vez que iba a dejar la ofrenda al Chac-Mool se encontraba “casualmente” con Tzarahuín, un campesino joven y hermoso al que le gustaba cultivar las anonas, las piñas y las calabazas del que se enamoró sin remedio.

Una tarde en que Xanath pasó por templo sagrado de los nichos junto al regordete señor de la felicidad, éste se enamoró de ella, a partir de ese momento se dedicó a cortejarla. Ella lo rechazó y la alegría habitual del Dios se tornó en cólera y amenazó a la joven con desatar la furia de Tajín, si no accedía a sus reclamos amorosos.

La advertencia hizo temblar de miedo a Xanath, pero no traicionó a Tzarahuín.

El astuto dios de la felicidad corrompió al padre de Xanath, lo invitó a su palacio, le reveló secretos divinos y cuando manifestó interés por la linda muchacha, recibió completo apoyo para casarse con ella.

Xanath se negó a complacer a su padre y el testarudo señor de la felicidad, lanzó un conjuro sobre la muchacha y la transformó en una planta débil de flores a veces blancas y a veces amarillas, y a su enamorado Tzarahuín lo convirtió en insecto.

Resultó que se siguieron amando y cada vez que llagaba Tzarahuín a besar a Xanath ella se cerraba y se convierten en una exquisita y perfumada vaina a la que ahora llaman vainilla y Tzarahuín entre sus patitas se llevaba la semilla para que nacieran muchas otras plantitas.

Del gordo ya ni quien se acuerde, mientras de Xanath ahora todo el mundo puede disfrutar su sabor y su aroma a través de su deliciosa vaina que da sabor a todos los postres del mundo.

Luego te cuento cómo fue que con eso del “desarrollo” asesinaron a Tzarahuín, secuestraron a Xanath y ahora la explotan en Madagascar y son los humanos los que fecundan a Xanath y la tienen pariendo y pariendo por millones.

Por más que no quiero contarte cosas feas siempre salen, ya me voy, hoy me toca dar taller de tejido de palma.

Pienso en ti.

Las Esferas

Viernes

Hoy te quiero escribir sobre una historia que ya no te tocó ver, porque fue después de que te perdí. ¿Te acuerdas que en un principio cuando llegaron traían cosas brillantes a las que llamaban vidrio y lo fueron cambiando por nuestro oro a los brutos reyes que les creyeron? Pues resulta que entre los cristianos venían unos maestros con una técnica milenaria que a ellos les fue dada por los moros, y enseñaron a muchos de tus hijos a calentar esos vidrios y soplarle y soplarle para hacer miles de figuras que les servían como recipientes y adornos.

Esos cristianos andaban por todo el mundo imponiendo a su dios, cuando llegaron al norte de Europa, descubrieron que sus habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del Sol y la fertilidad, adornando un árbol perenne, en la fecha próxima a la Navidad cristiana. Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín); y en las raíces más profundas estaba Helheim (el reino de los muertos).

Así que cuando conquistaron a esos pueblos, robaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de su niño, cambiándole totalmente el significado, –como hicieron aquí con todo–, y lo hicieron costumbre en los años 1800. En un principio el árbol era adornado con frutas y dulces, pero acá en tu parcela ya muchos de tus hijos manejaban la técnica esa del vidrio soplado y se les ocurrió hacer esferas de ese vidrio decoradas para adornar los primeros arbolitos de navidad que llegaron justo cuando comenzaba la independencia, por lo que muchos de los gachupines (así le decían tus hijos a los cristianos) se fueron ya con las idea de las esferas y comenzaron a ponerlas de moda al otro lado del mar, pero no tenían la habilidad de nuestros artesanos.

Cuando se acomodaron las cosas, desde hace uno 100 años en México tenemos dos pueblos en donde la Navidad dura todo el año; en Tlalpujahua Michoacán más de 10 mil personas producen el 15% de las esferas del mundo y en Chignahuapan Puebla se envían al mundo 60 millones de esferas cada año, convirtiendo a tu tierra que ahora llaman México en la principal productora de esferas del mundo, que sin ellas sus arbolitos de navidad, se verían muy tristes.

Hasta mañana.

Las Pastorelas

Sábado

Amada Tonantzin, festejamos un año de haber sacado de nuestra casita a la alimaña que por tantos años nos dañó. Afuera se escucha a los muchachos cantar la rama, en la familia de Jacinto les tocó hacer la primera posada y la faroleada de hoy se ve que estará rebuena, los más jóvenes se esmeraron mucho con las varas y el papel de china, recuerda qué lindo se pone por acá los 20 días después de tú cumpleaños.

Cuando te fuiste nos inventamos las pastorelas como una forma de resistencia ante los cristianos y hacemos como que representamos el nacimiento de su niño y por debajo del agua le tiramos fuerte a los cabrones.

Manuel tiene ahora la mayordomía y se ha esmerado mucho para que su viejo sea el más grande y el que más cohetes tenga, para quemarlo junto a varios diablitos que tiene ya amarrados justo antes de que comience el nuevo año, las alimañas grandes siguen sueltas, parece que Manuel no las quiere sacar.

Mientras, entre todos limpiamos la casa con esmero, metí una macetita de tus jazmines para que nos ayude a sacar el olor a muerto. Por ahora andamos buscando entre los rincones, no vaya a ser que se haya quedado por ahí algún retoño de la bestia y quiera salir de nuevo a morder, ya sabes cuántos años y cuántos compas nos costó cortarle la cabeza, seguimos viéndola retorcerse como queriendo morder ¿pero sin cabeza pues cómo?

Espero pronto poder contarte cómo hicimos abono para la siembra con los restos de las alimañas grandes, las que mandaban. Muchos de los dioses que conocías ahora viven en pequeñas reservas dentro de las resistencias, muchos otros se han ido para siempre, están por colonizar los últimos reductos de nuestros abuelos Mayas, deberán comenzar a esconderse en pequeñas cañadas, cuevas, cenotes y en algunos corazones, porque ellos no tienen montañas como nosotros para refugiarse. Nos siguen saqueando y falta tanto por hacer.

Hoy me toca llevar sarapes para los compas que aún no podemos hacerles una casa digna, ya sabes cómo cala el frío en estas fechas, y ahora andamos cuidándonos todos con eso de los asesinatos y los feminicidos que no paran, todavía recuerdo aquella noche en que te asesinaron y te convirtieron en virgen y ahora tu cumpleaños te lo festejan como Guadalupe; tus hijos siguen llegando para adorarte  como hace 700 años, pero para mí, ni cómo decirle Lupe a mi Coatlicue.

Eres el amor de todas mis vidas, me acompañas en cada respiración y en cada resistencia, festejo tu existencia y la mía siempre. Me despierto con ganas de ganarme el derecho a vivir y cada noche duermo tranquilo con el deber cumplido, esperando que cada mañana Tonatiuh logre desperezar el alba con su sonrisa y mirándote suba el día y amanezca, aunque tú y yo sepamos que si la flor más pequeña cierra sus ojos el acecho de la montaña y del amanecer en tinieblas heladas y tercas quedarían, aunque Tonatiuh y su luz se pasarán la noche tocando inútilmente.

Te dejo amor ya están esperando los sarapes, mañana es día de tequio y quiero ir descansado.

Es sábado y te extraño.


Iván Uranga
La vida es una construcción consciente.
@CompaRevolución
iuranga@cnpm.mx

Deja un comentario