Callan en Sabinas, Coahuila, sobre el dueño de la mina (nota de Sergio Mendoza en OEM-Informex)

Personal de Sedena y Protección Civil siguen con las labores de rescate en el lugar / Foto: OEM-Informex

Un día después de la visita del presidente López Obrador, familiares y sobrevivientes guardan silencio

Sergio Mendoza / OEM-Informex

SABINAS, Coah. Un día después de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al pozo de carbón donde permanecen atrapados 10 mineros desde el pasado miércoles, tanto sus familias, como los habitantes de la zona se niegan a declarar sobre el asunto.

Raymundo Tijerina Amaya, Héctor Javier Díaz Esquivel, Fidencio Sillas, Fernando Pompa y Guillermo Torres Vielma, los cinco trabajadores del carbón que sobrevivieron al siniestro en el pozo y que días antes denunciaron que la mina era de un exalcalde de Sabinas, de pronto guardaron silencio y ya no se les deja ver en las calles de la comunidad de La Agujita.

El Sol de La Laguna visitó las casas de los cinco sobrevivientes para recabar sus testimonios, pero fue imposible localizarlos; todos estaban “ausentes”. “Se salió en la bici”; “ahorita regresa”, “tuvo que salir”, fueron algunas de las frases que lanzaron sus padres o hermanos.

Se montó guardia en la zona por unas horas a la espera de que los ausentes regresaran a sus hogares, pero en cambió llegaron patrullas de la policía para solicitar que este reportero y su compañero se retiraran del lugar porque vecinos denunciaron que “periodistas estaban acosando a los mineros y sus familias”.

Al regresar al sitio del accidente, los familiares que están en los alrededores de la mina tampoco quisieron decir nombres, pese a que desde la semana pasada denunciaron que el presunto dueño era el exalcalde Régulo Zapata, quien a través de un video de Facebook desmintió los dichos.

También habían denunciado a un hombre apodado Choco, quien era la persona que presuntamente había contratado a sus familiares y era quien les pagaba los sábados, pero luego del incidente huyó y no se sabe su paradero. Al cuestionarlos nuevamente sobre el tema, también callaron.

SÍ TENÍAN IMSS

Por su parte, el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Coahuila, Leopoldo Santillán Arreygue, dijo que el pozo de carbón inundado sí cuenta con registro patronal ante el instituto y que está al día con las cuotas de sus trabajadores, pero se negó a proporcionar información sobre la empresa.

“La información nominativa e individual se resguarda conforme a la Ley de Datos Personales, pero que ya está identificado”, dijo el funcionario quien no quiso proporcionar más información.

Ante la pregunta sobre quién es el propietario de este pocito, respondió que días antes, la secretaria del Trabajo de Coahuila, Nazira Zogbi, dio a conocer que tenían identificado al patrón de la mina como Cristian Solís Arriaga, con registro patronal ante el IMSS número A351948710, quien además ya rindió su declaración ministerial de los hechos ante la Fiscalía General del Estado de Coahuila.

Javier Martínez Valadez, delegado del Sindicato Nacional Minero, dijo que está tan mal la situación en la región carbonífera que los dueños de las concesiones de las minas no son los mismos que las explotan, como en el pocito El Pinabete.

Dijo que muchos de los “empresarios o contratistas que explotan los pocitos de carbón” llegan a antiguas minas abandonadas para extraer lo que quedó, y este sería el caso de El Pinabete.

“Desgraciadamente juegan con la necesidad del trabajador a falta de empleos y el llevar el sustento a las familias”, denunció.

Admitió que este tipo de pozos siempre operan bajo el anonimato de los propietarios o quienes son los patrones directos.

“Hay muchos poceros, muchos empresarios que buscan trabajar por medio de un contratista, pero la concesión es de algunas gentes que están involucradas en la política, ya lo hemos vivido y lo hemos visto, los encargados son alguien que no es el de la concesión y esto nos pone de manifiesto y lo debemos de ver, que el gobierno estatal y federal se involucren pues para que ya no haya este tipo de acciones, donde les dan los permisos para que sigan laborando en estas condiciones”, insistió.

Al cuestionarlo sobre los nombres del dueño de la concesión y del patrón que operaba la extracción de carbón, Martínez Valadez no quiso decir y se limitó a contestar que “todos saben quiénes son”.

IGLESIA CULPA A LA FEDERACIÓN

El obispo emérito de Saltillo, Raúl Vera López, señaló de manera contundente que la tragedia que ocurre en Sabinas es un crimen y que la culpa es del Gobierno federal.

Al calificar como un negocio criminal la explotación de los llamados pocitos de carbón, como el inundado en la Agujita, Raúl Vera López denunció que el actual régimen es parte de este tipo de desastres porque redujo al mínimo el gran número de inspectores que había en el país para supervisar las minas.

También subrayó que las autoridades de la Secretaría de Economía “son cómplices en estas tragedias, al autorizar que se abran este tipo de pozos a un lado de donde existieron grandes minas que están llenas de agua”.

“Desgraciadamente el tema de los pocitos es algo que no se ha podido desterrar, es ya criminal, es un negocio criminal, que no entiendo cómo las autoridades siguen permitiendo que se extraiga el carbón de esa manera”, abundó.

Apuntó que debido a la voracidad de los dueños de estos sitios se abren para sacar las miserias de carbón que han quedado de las grandes minas, lo cual ya en sí se sabe el gran riesgo en que trabajan los mineros.

“Por eso no entiendo por qué esa omisión de las autoridades, primero de seguir permitiendo los pozos y, segundo, de dejar que los pongan donde con seguridad no es la primera mina que se inunda por estar cerca de una más grande llena de agua”, recriminó.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario