Autoridades sospechan que cuerpo hallado en Vícam sea del vocero yaqui Tomás Rojo; realizaron pruebas de ADN (nota de Reyna Gámez en OEM-Informex)

Foto: Cortesía | FGJE

Mientras se entregan los resultados de las pruebas de ADN, su familia asegura que viven a la sombra del miedo y del terror

Reyna Gámez  | El Sol de Hermosillo

A 20 días de la desaparición de Tomás Rojo Valencia, un grupo de familiares difundió un video a través de redes sociales para exigir a las autoridades de los tres niveles de gobierno encuentren con vida al integrante y vocero de la Nación Yaqui.

Culpan a la violencia y a interés ajenos a la comunidad de la ola de inseguridad que están viviendo, y lamentaron que el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) esté guardando un silencio sepulcral sobre la desaparición de uno de sus integrantes.

Reconocieron que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, haya ordenado la implementación de un plan de justicia para la tribu yaqui, pero consideran que la inseguridad y la violencia pueden hacer que no se logre el objetivo.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

“La inseguridad y la violencia es el principal enemigo que tenemos todos los indígenas yoremes, puesto que nuestras familias ya no pueden vivir en paz en nuestro propio territorio, ya que la realidad es que los pueblos yaquis vivimos ante la sombra del miedo y del terror de perder a un ser querido o de no volver a ver la luz al día siguiente”, expresaron en su comunicado a la opinión pública.

Por lo que al sentir poco interés por parte de las autoridades para dar con el paradero de Tomás Rojo, demandaron al gobierno estatal y federal para que se multipliquen los esfuerzos.

Asimismo indicaron que los propios mecanismos de derechos humanos que protegen a los pueblos y comunidades indígenas no están funcionando de manera correcta.

“Al interior de la tribu yaqui estamos sintiendo en carne viva la creciente ola de violencia y la división entre los indígenas de los ocho pueblos yaquis y todo ello por la presencia de intereses ajenos a nuestra Nación Yaqui”, indicaron.

“La inseguridad y la violencia es el principal enemigo que tenemos todos los indígenas yoremes, puesto que nuestras familias ya no pueden vivir en paz en nuestro propio territorio, ya que la realidad es que los pueblos yaquis vivimos ante la sombra del miedo y del terror de perder a un ser querido o de no volver a ver la luz al día siguiente”, expresaron en su comunicado a la opinión pública.

Por lo que al sentir poco interés por parte de las autoridades para dar con el paradero de Tomás Rojo, demandaron al gobierno estatal y federal para que se multipliquen los esfuerzos.

Asimismo indicaron que los propios mecanismos de derechos humanos que protegen a los pueblos y comunidades indígenas no están funcionando de manera correcta.

“Al interior de la tribu yaqui estamos sintiendo en carne viva la creciente ola de violencia y la división entre los indígenas de los ocho pueblos yaquis y todo ello por la presencia de intereses ajenos a nuestra Nación Yaqui”, indicaron.

Por último hicieron un llamado fraternal, con humildad y el corazón abierto, a sus hermanos yoremes de la Nación Yaqui para unirse y que de manera pacífica alcen la voz para que pare la violencia que impera en sus pueblos.

“Que los intereses ajenos al bienestar de los indígenas yaquis nos dejen en paz y que cada uno de los hermanos yaquis asumamos nuestro gran compromiso por honrar a nuestros antepasados que en su lucha ancestral y mediante la fuerza y la unión podamos ser dignos de nuestro linaje indígena”, concluyeron.

Realizan pruebas de ADN

La Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE) informó este jueves que una persona de la comunidad, quien buscaba leña en la zona, reportó el hallazgo de una fosa con un cuerpo semienterrado entre el monte, a 12 kilómetros al sureste de Vícam y a 2 kilómetros al este de la Carretera Estatal 29.

Al lugar acudieron autoridades y recolectaron diversos indicios como prendas de vestir, las cuales coinciden con la descrita por familiares en la denuncia, que traía Tomás Rojo el día que salió de su domicilio, donde destaca un pañuelo rojo en el cuello.

Por lo que personal de la Fiscalía de Sonora realizará de inmediato las pruebas para su plena identificación, como comparativas de ADN, que se realizarán en el Laboratorio de Inteligencia Científica Forense (CIF).

Cabe señalar que familiares señalaron que el 27 de mayo, alrededor de las 05:00 horas, el vocero de la etnia Yaqui, de 57 años de edad, salió de su domicilio de Vícam para caminar, como era su costumbre, pero ya no supieron más de él.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario