Así cambió vida de latinoamericanos la COVID-19 (nota de Xinhua)

Mujeres esperan para abordar una unidad de transporte en una calle en Lima, Perú, el 19 de noviembre de 2020. (Xinhua/Mariana Bazo)

MEXICO, 20 nov (Xinhua) — La enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) cambió la vida de los latinoamericanos desde su aparición en la región a finales de febrero y no sólo en lo económico y social, pues estudios revelan que las mujeres han modificado hasta sus hábitos alimentarios.
En Brasil, con 6.020.164 casos y 168.613 decesos, el coordinador del Frente de Diagnóstico de la COVID-19 de la Universidad de Campinas (Unicamp), Alessandro Farias, afirmó hoy viernes que el país no vive una segunda ola de contagios de la pandemia, sino que continúa afectado por la primera.
“No estamos en Brasil en una segunda ola, sino que seguimos en la primera. Es más un movimiento tipo tsunami desde abril. Hay gente que la llama segunda ola porque llegamos a tener 1.600 muertos diarios y se redujeron a un promedio de 323, pero ahora volvimos a crecer a 557 en promedio de muertes semanales”, explicó a Xinhua el especialista en inmunología.
El profesor de la Unicamp señaló que “la ola nunca se detuvo” y atribuyó el registro de muertes a la flexibilización de las cuarentenas y de la restricción de las actividades económicas en el país a partir de septiembre pasado.
En tanto, el infectólogo Celso Ferreira Ramos afirmó a Xinhua que la evolución de la segunda ola del nuevo coronavirus en Brasil dependerá principalmente del comportamiento de la población, que puede evitar un nuevo rebrote de casos y fallecimientos si sigue las medidas de prevención recomendadas.
“Es un poco complicado hacer previsiones sobre hacia dónde va Brasil, porque el resultado de lo que pasará de ahora en adelante no depende apenas del virus, depende principalmente de nuestras actitudes. Sí que hay un riesgo de que la situación actual empeore, pero no se puede saber hasta a qué punto. Todo dependerá de nuestro comportamiento y actitudes”, explicó Ferreira.

SAO PAULO, 28 octubre, 2020 (Xinhua) — Un hombre (i) porta una mascarilla mientras trabaja en un local de comida en una calle de comercio popular en medio del brote de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19), en Sao Paulo, Brasil.


Actualmente, Brasil flexibilizó las medidas de distanciamiento y aislamiento social, aunque para Ferreira, “no se trata sólo de si se abren o se cierren los locales. Es también la higiene de manos, el uso de máscaras, el mantener el aislamiento social, que aquellas personas con síntomas queden separadas del resto (…) si no se hace todo esto, sí que hay muchas posibilidades de que la situación empeore progresivamente”, alertó.
Por lo pronto, un estudio de la Universidad de Sao Paulo (USP) reveló que el aislamiento social por el nuevo coronavirus modificó el hábito alimentario de las mujeres en Brasil, quienes redujeron las compras en supermercados, suspendieron dietas, cocinaron más y pidieron más alimentos a domicilio.
La encuesta hecha entre 1.183 voluntarias de 18 a 72 años señaló que más allá de su situación nutricional, las mujeres de Brasil, el segundo país en fallecidos por la COVID-19 a nivel mundial, han cambiado sus costumbres alimentarias.
Pedir alimentos a domicilio tuvo un aumento del 146 por ciento en la pandemia, el hábito de cocinar aumentó un 28 por ciento, sentarse a la mesa a comer un 40 por ciento y consumir un bocadillo entre comidas un 24 por ciento, según el sondeo.
En México, con 1.019.543 contagios y 100.104 decesos hasta el jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que su administración logró controlar la propagación del nuevo coronavirus en su momento más difícil, al realizar un balance al rebasar el país los 100.000 muertos por la pandemia.
“Lo que se ha hecho es lo que consideramos ha dado resultados”, indicó el mandatario en su habitual rueda de prensa, en el Palacio Nacional de la Ciudad de México.
Explicó que a diferencia de otras naciones, México logró resarcir a tiempo la falta de infraestructura hospitalaria y la carencia del personal necesario para atender a los contagiados con el virus que causa la COVID-19.
En Argentina, con 1.359.042 positivos y 36.790 muertos, el gobierno municipal de la ciudad de Buenos Aires anunció la reapertura del turismo nacional e internacional a partir de diciembre, con una política integral para el arribo de visitantes que incluye pruebas para detectar la COVID-19.
“El turismo siempre es una fuente de trabajo para los porteños y hoy están dadas las condiciones para que volvamos a abrir nuestras puertas y que más personas conozcan la ciudad maravillosa que tenemos, tomando todos los recaudos de prevención”, dijo en videoconferencia con periodistas el jefe de Gabinete de la ciudad, Felipe Miguel.
El funcionario enfatizó que “la prioridad es y va a seguir siendo cuidar la salud de los vecinos. Quiero llevarles la tranquilidad de que tenemos un sistema de testeos para cada turista que llegue a la ciudad. Ya armamos el protocolo para que esto sea así”.
En Chile, con 537.585 positivos y 15.003 defunciones, el ministro de Salud, Enrique Paris, destacó hoy viernes que ocho regiones del país sudamericano han disminuido sus casos de la enfermedad del nuevo coronavirus en los últimos siete días, aunque manifestó preocupación por el alza de la incidencia en sur del país.
El ministro chileno también resaltó, en un comunicado, que la positividad para las últimas 24 horas a nivel nacional es de 4 por ciento, y en la región Metropolitana de 2 por ciento.
Sin embargo, como lo ha repetido en las últimas jornadas, lamentó que la región de Magallanes, en el extremo sur del país, sigue teniendo la tasa de incidencia por 100.000 habitantes más alta en Chile.
En Ecuador, con 183.840 confirmados y 13.095 fallecimientos entre confirmados (8.750) y probables (4.345), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en el país estimó que al término del año 3,1 millones de niños, niñas y adolescentes ecuatorianos caerán en “pobreza multidimensional”, que identifica múltiples carencias, por efectos de la COVID-19.
“Sufrirán una o más privaciones en educación, salud, alimentación, vivienda, trabajo y seguridad social”, señaló el organismo en un comunicado con ocasión del Día Mundial de los Niños, celebrado cada 20 de noviembre.
La Unicef detalló que la pandemia genera repercusiones a largo plazo en la vida de toda una generación de niños, niñas y adolescentes en el mundo y Ecuador no es la excepción, por lo que pidió a los gobiernos evitar “daños irreversibles” en educación, salud, nutrición y bienestar de los niños y niñas a causa de la pandemia.
En tanto, desde México, el presidente de la Comisión Interamericana de Turismo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Miguel Torruco, quien también es secretario (ministro) de ese sector en México, señaló que América Latina debe actuar como bloque en materia de turismo para contrarrestar los efectos de COVID-19.
Al clausurar la Segunda Reunión Ordinaria de esa comisión, Torruco resaltó que los ministros participantes y otras autoridades coincidieron en la importancia de lograr la recuperación del sector turístico, afectado por la pandemia.
“La crisis generada por la COVID-19 no ha hecho más que acentuar la necesidad de trabajar juntos como bloque (…) Si queremos que hacia los próximos años la actividad turística siga siendo una opción viable y exitosa, hagamos de la sostenibilidad nuestro mejor aliado”, agregó Torruco.

CIUDAD DE MEXICO, 14 noviembre, 2020 (Xinhua) — Imagen del 13 de noviembre de 2020 de Jair Cuellar, hombre recuperado de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19), posando para una fotografía mientras sostiene su teléfono móvil con una imagen de su resultado positivo a la prueba de la COVID-19, en la Ciudad de México, capital de México.
Xinhua

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario