Análisis de la realidad. Autor: Iván Uranga

0
1615

El análisis de la realidad social antes de actuar
es el primer síntoma de un gobierno inteligente que se aleja del fascismo.
Alain Touraine

En estos tiempos es sumamente difícil determinar qué tema se debe abordar en una columna semanal, son tantos los temas importantes y tantos los inmediatos, que cuando se toma la decisión de escribir sobre unos y dejar otros para la próxima semana, lo único que se consigue es que se sumen los de la nueva semana. Escribo formalmente desde hace más de 40 años con cientos de seudónimos, principalmente ensayos, poesía, cuento, novela y escribo para mí, como una necesidad personal de hacerlo, de entenderme y de tratar de redefinir la realidad. Para mí escribir artículos de opinión tiene una dificultad superior, se debe pensar en los otros, se debe escribir para los otros, es como cuando se escribe teatro, la dramaturgia tiene esa exquisita complicación; es la forma más pura de la literatura, porque cada personaje toma vida, no en la imaginación como en una novela, aquí tus palabras escritas se escuchan en otras voces que las pronuncian con la intención de comunicar algo, son seres humanos actuando para seres humanos, cuando he tenido la necesidad de escribir teatro (nunca ha sido por iniciativa propia) tengo que ir al escenario físicamente e imaginar a cada personaje moviéndose y a cada espectador desde su lugar viendo una realidad alterada. Los artículos de opinión tienen para mí mayor dificultad, no se pueden inventar los personajes y hacer que digan lo que tú quieres que digan, porque es la realidad vil y llana y se debe escribir una realidad que no nos gusta, pensando en el lector. Entonces dejas de ser escritor para convertirte en transcriptor, en una herramienta de la realidad, en un procesador de textos sobre las fotografías de la vida y así como en una fotografía debes limitar tu mirada a un cuadro para que no se convierta en un texto infinito; es hacerle un marco a tu fotografía del cual no debes salirte, porque para efectos de ese artículo en particular sólo se debe hablar de lo que hay dentro del cuadro para que se entienda el retrato de esa realidad que quieres abordar.

Esta semana la disyuntiva es hablar sobre el agua por todos los conflictos existentes y los que se avecinan de pueblos como Ayutla en donde el gobierno decidió dar el agua a la iniciativa privada y dejar a los pobladores sin agua, o el agua y el arsénico en La Laguna con el acueducto anunciado por AMLO, en donde el problema no es el agua, sino cómo se usa, por lo que hace 35 años tomé las instalaciones de Infonavit en Torreón; o sobre la pobreza para decir que Coneval miente y ha mentido siempre a modo de quien gobierna y que no son 9 millones de mexicanos los que están en pobreza extrema sino 44 y que en México desde hace 40 años hay concentración de la riqueza y expansión de la pobreza; o de la total falta de justicia en México y el culto a la impunidad que desnuda el caso de Rosario Robles de quien tendría mucho que decirles porque militamos en la misma organización semi-clandestina hace 40 años; o de todas la injusticias y violaciones a los derechos fundamentales que viven los millones de migrantes a diario en México y Estados Unidos; o del odio de Trump que arremete nuevamente contra México y que he tenido que investigar y fumarme toda su biografía para tratar de entender el origen de su maldad y que en México hay 3 millones de armas no registradas en manos del narcotráfico que entraron por EU; o de cómo se siguen usando a las mafias para acosar, perseguir, violentar y asesinar a los activistas que se oponen a los megaproyectos extractivistas apoyados desde el Gobierno Federal; o del imparable incremento de la violencia aun en la zonas en donde ya operan los militares de la Guardia Nacional y mi indignación de escuchar que a la iniciativa privada no le importa  las personas sino que lo único que le preocupa de la violencia es que “inhibe la inversión” y que las comisiones bancarias en México son por lo menos 50% superiores a las de los países más ricos; o saber por qué a un año de los foros por la paz no se tomó en cuenta ninguna de las propuestas emitidas por los participantes; o de la necesidad de establecer el tequio como una forma de vida y de gobierno desde la 4T que extrañamente no convoca a todos los ciudadanos a cogobernar y salir a las calles a limpiar, a organizarse por cuadras contra la inseguridad, a decidir realmente sobre el grueso del presupuesto, a acabar con la corrupción desde el barrio, o echarle montón al problema del sargazo, a denunciar el mal uso de la becas; o hablarles de cómo se sigue dañando al campesino con programas asistencialistas como la entrega de fertilizantes que lo único que hace es promover la dependencia y la miseria; o abordar el tema de la violencia de género que está en aumento desde la visón masculina; o festejar que de facto se ha legalizado el aborto en todo el territorio nacional con el acuerdo de la Suprema Corte de Justicia de despenalizar el aborto en todo el país en caso de violación, para lo cual quien quiera abortar sólo debe solicitarlo por escrito y “decir que su embarazo fue producto de una violación” y que el médico no tiene la obligación de verificar, por lo que la diferencia entre la vida y la muerte de una mujer ya no dependerá si tiene dinero o no para abortar, sino que se anime a decir una pequeña mentirilla por escrito; o tal vez hablarles del cumpleaños número 16 de los caracoles zapatistas como un digno esfuerzo de autonomía y resistencia; pero como debo pensar en los lectores tal vez sólo aborde esta semana el tema más importante para la gran mayoría de todos los mexicanos que es:

Los Panamericanos, las medallas y la casa del chino porque a ver si alcanzan los 102 millones obtenidos de la subasta para las becas con tanta medalla que han ganado los “desconsiderados” deportistas.

Aunque el tema que más me preocupa, es que el presidente declarara en su conferencia mañanera del 9 de agosto: “Ya también basta de estar nada más denunciando o haciendo análisis de la realidad, lo que necesitamos es la acción” porque la cultura de la denuncia es una parte fundamental de la democracia, es la única posibilidad de los desposeídos de poder, que tenemos contra los embates de los poderosos. Es el arma contra la impunidad, la corrupción y el mal gobierno y sin análisis de la realidad todo se convierte en impulsos, reacciones y ocurrencias porque la percepción individual o colectiva de la realidad sin un análisis sistemático siempre será sesgada, inconclusa, parcial y errónea, porque parte de la necesidad vista por los individuos sin entender el contexto global de ella. Sólo a través de un estudio riguroso de esta realidad es que se puede transformar, pero primero se debe determinar cuál o cuáles son los problemas, priorizarlos y diseñar el modelo de intervención. No se puede diseñar partiendo de la necesidad de dar o de la necesidad objetivizada, y mucho menos  actuar. Es fundamental saber cuál es problema objetivo para atender el origen y no los efectos.

En el caso de México, el Presidente Andrés Manuel López Obrador decidió tomar acciones de gobierno partiendo de la “realidad” que él observó durante 5 lustros de campaña política, y la “realidad” que ven los habitantes de cada una de la poblaciones, pero el problema es que esta realidad, y necesidades no son necesariamente el problema y seguro nunca son el origen del mismo, pongamos por ejemplo a la Ciudad de México en donde viven millones de personas que creen que saben y conocen su realidad, sus problemas; ahí se habla de problemas de inseguridad, contaminación, movilidad, infraestructura pluvial y falta de agua entre otros, pero ¿cuál es el verdadero problema? el problema objetivo o real es que son millones de personas habitando un mismo espacio; piense usted en un maceta en la que cada día se le incorpora una planta nueva, es la misma maceta, la misma tierra y el mismo espacio, ¿qué va suceder con su maceta, con su tierra y con sus plantas?, la maceta colapsará, la tierra y sus nutrientes se agotarán y las plantas se marchitarán hasta la muerte, por más segundos pisos o recursos que le invirtiera a su maceta nunca será suficiente, ¿qué es lo que hacemos cuando salen retoños en nuestras macetas? pues los trasplantamos. No deben seguir viviendo tantas personas en ese espacio que ya colapsó, los nutrientes se agotaron y las personas comenzaron a marchitarse. Así que todos y cada uno de los esfuerzos debieran estar encaminados a abatir la sobrepoblación de una ciudad promiscua.

El que el gobierno simule que las secretarías de estado se desenraizaron no es suficiente, el primer paso del gobierno debiera ser quitarle la condición de ciudad capital y trasladar todos los poderes del Estado a diferentes ciudades incluido todo el Poder Legislativo, Ejecutivo y Judicial. En esta era de la Internet la presencia física es cada vez menor por lo que no es necesaria la cercanía física de las diversas dependencias, pero en lo que es hoy la Ciudad de México no debiera quedar ninguna de las dependencias, porque la idea no es la descentralización del poder, sino de las personas y si quieren una solución permanente quiten todos y cada uno de los subsidios y denle el mismo trato presupuestal que al resto del país, que en condiciones económicamente más desfavorables deben pagar más por el transporte, la luz, el agua, y cualquier otro servicio; imaginen sólo por un momento que los habitantes de la Ciudad de México tuvieran que vivir con lo que producen. ¿Por qué cree usted que si esto mismo sucediera con cualquiera de los otros 31 estados de la república sí podrían hacerlo? Cualquier inversión en la CDMX que no sea para solucionar el problema real, sólo perpetúa e incrementa la fatal problemática de una ciudad que es obvio que es insostenible.

El análisis de la realidad es el primer paso de todo proyecto. Sin este análisis un proyecto carece de sentido, ya que desconocemos la realidad en la que queremos actuar.

El análisis de la realidad es un proceso que consiste en descubrir cuál es el problema para resolverlo. La falsa percepción de un problema nos puede por ejemplo llevar a tomar decisiones como:

  • Seguir invirtiendo en energías fósiles en un mundo que por esas políticas ya tiene fecha de caducidad.
  • Creer que apoyando a Nestlé para que construya una mega-planta en Veracruz y siembre miles de hectáreas de café robusta puede ayudar a los mexicanos más que afectarlos y afectar al mundo.
  • Invertir en una carbonífera para producir electricidad causando un daño irreparable al medio ambiente a cambio de quedar bien con los vendedores del carbón y producir muy poca electricidad altamente contaminante.
  • Repartir miles de millones de pesos a adolescentes sin supervisión de sus padres.
  • Pensar que sembrar frutales y maderables es “reforestar”.
  • Abrir 100 universidades donde se pueda y no donde hace falta con las carreras que hacen falta de acuerdo a un real Plan Nacional de Desarrollo y no al presentado que carece por cierto de un análisis de la realidad.
  • Creer que el Tren Maya beneficiará más que el daño que pueda generar al pueblo de México.
  • Que la Termoeléctrica de Huexca se debe terminar sólo por el absurdo pretexto de que ya se gastó demasiado, sin considerar todo el daño que causa a los actuales habitantes y a las siguientes generaciones que perderán toda calidad de vida posible.
  • Cruzar México con un corredor y tren transístmico, dañando el ecosistema y a las culturas originarias convirtiéndonos de facto en dos naciones.
  • Mantener contratos de explotación minera y de agua a las empresas trasnacionales, porque “no se violará ningún contrato contraído por los neoliberales”
  • Simular una transformación educativa y que la “Nueva Escuela Mexicana” no pasa por la pedagogía.
  • Que programas tan nobles como “Jóvenes Construyendo el Futuro” sirvan al capitalismo para obtener mano de obra pagada por el gobierno sin ningún derecho laboral y desplazando a trabajadores formales, en lugar de ser un programa en donde se aprenda un oficio que le dé de comer toda la vida a los jóvenes.
  • Creer que con miles de soldados podrá abatir la inseguridad.
  • Convertirse en la policía migratoria de Donald Trump, por no querer enemistarse, bajo el pretexto de que “salvaron” al país de aranceles ilegales, en lugar de promover la producción y el consumo interno.

Todos partimos de que algo va mal, algunos con la criticada ciencia intentamos buscar el problema más importante a tratar y sus causas más probables, y las soluciones viables, mientras el gobierno sólo reacciona por impulsos a partir de lo que el Presidente observa como realidad.

Sólo por ocio les comparto tres fases básicas para el análisis de la realidad que no observamos en las decisiones gubernamentales.

1. Fase de reconocimiento: Se seleccionan herramientas o instrumentos para la obtención de datos y se realiza la búsqueda de fuentes de información:

  • Realizando un análisis de la comunidad en el que se traten los siguientes elementos: El entorno natural, el estudio de la población o de los recursos humanos, los recursos económicos, la seguridad pública, la salud y la sanidad, los recursos educativos, la prestación de servicios y la demanda social.
  • Localizando a las personas implicadas en el proceso, tanto como receptores, como profesionales que van a intervenir o como institución o grupo social.
  • Consultando otras fuentes como archivos, ficheros, estadísticas, publicaciones, evaluaciones de programas anteriores, etc.
  • El análisis de todos estos aspectos nos dará una información completa del entorno donde se ubicará nuestra intervención y nos facilitará el diseño del proyecto, ya que nos dejará ver las posibilidades de actuación.

2. Fase de diagnóstico: Llevamos a cabo diferentes actuaciones:

  • Identificación de la situación actual en cuanto a la realidad que existe.
  • Se establece cómo sería la situación deseable, que queremos conseguir.
  • Se analizan los recursos y posibilidades.
  • Se identifican las causas de las discrepancias entre la situación actual y la deseable, investigando en qué condiciones se está y las que se requieren o se necesitan.
  • Se identifican los sentimientos que producen en los implicados esas discrepancias.
  • Se define el problema, de forma clara y precisa.

3. Fase de toma de decisiones:

  • Priorizar los problemas identificados.
  • Proposición de soluciones, evaluando el coste, el impacto y la viabilidad.
  • Debemos ser objetivos/as en la recopilación de la información en este proceso, haciendo partícipes a todas las personas implicadas, desde el principio hasta el final de la evaluación del proyecto.

Desde el momento en el que realicemos el diagnóstico de la situación –o análisis de la realidad– comienza un proceso cíclico de constante y continuo avance, que nos permitirá alcanzar, en cierto modo, ese cambio deseado dentro del ámbito de actuación en el que nos encontremos, por lo que es indispensable el análisis de la realidad de forma permanente.

El problema principal de no optar por el método científico, (debo confesar que me siento ridículo estar en el año 2019 defendiendo “el método científico”; de repente pensé en todo lo que habrán batallado los pensadores para salir de la Edad Media), pero bueno el principal problema de no usar la ciencia, es que no puedes hacer una evaluación permanente de tu proyecto, ni evaluaciones parciales que te permitan hacer los ajustes y sobre todo te impide la posibilidad real de saber si vas avanzando.

El que los neoliberales fifís usaran de pretexto a la ciencia para intentar acabar con el país, no quiere decir que la ciencia no funcione, y que los neoliberales chairos renieguen de ella no hará que los problemas reales se solucionen, sólo se debe escoger a los científicos que tengan consciencia de clase, convicción y amen a México para poder contar con un muy buen proyecto de nación y no puntadas bienintencionadas.

Aquí le dejo porque tengo que seguir pensado sobre qué escribir en mi columna semanal, aunque realmente de lo que gustaría escribir en este momento es sobre la solidaridad, así que mejor me pongo a escribir sobre la ternura humana aunque sea nada más para mí.

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga

@CompaRevolución

Deja un comentario