AMLO hablará de corrupción en la ONU: ¿se pondrá de ejemplo o será autocrítico? Autor: José Reyes Doria

Imagen ilustrativa. Foto: Gobierno de México.

Por: José Reyes Doria @jos_redo

Ya lo anunció: con motivo de que México asume la presidencia del Consejo de Seguridad, el presidente López Obrador acudirá a hablar en la ONU. Dejó claro también de qué va a hablar: de la corrupción, a la que identifica como el principal problema del mundo.

El Presidente utiliza mucho una máxima del siglo XX. “Siempre he pensado que la mejor política exterior es la interior”, dice. En eso cree y, en consecuencia, ha decidido viajar lo menos posible fuera del país. En su visión, hay que tener en orden la casa, no dar motivo para la intromisión de afuera. Tampoco meterse en los asuntos de otras naciones.

La lucha contra la corrupción es el pilar de la política interior de la llamada Cuarta Transformación de AMLO. La sociedad estaba harta de tanta corrupción, ya no aguantaba la impunidad y el cinismo de la corrupción hecha sistema. La promesa de López Obrador fue acabar con la corrupción desde arriba, la gente le creyó y lo llevó al poder con un respaldo inédito.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

De ahí la curiosidad respecto a cómo va a abordar el tema de la corrupción López Obrador en la ONU. Él está convencido que la corrupción es la causa de la pobreza, la desigualdad, la inseguridad y prácticamente de todos los males. No le falta razón, pues los actos de corrupción sistémica, el cohecho, la malversación de fondos y la descarada apropiación ilegal de los bienes públicos frenan la economía, distorsionan la justicia y marginan a las grandes mayorías.

Pero el estudio meticuloso de los problemas nacionales deja ver que no todo se debe a la corrupción. La profunda desigualdad también obedece, sobre todo, a estructuras legales, culturales y políticas que concentran la riqueza e inhiben cualquier iniciativa de redistribución de la riqueza. En cuanto a la pobreza, aunque se acabara la corrupción, si no hay una política integral para que la gente supere sus carencias y se gane sus propios ingresos, los pobres y sus descendientes seguirán siéndolo indefinidamente.

Una perspectiva que reduce todos los problemas nacionales al tema de la corrupción, puede generar, al menos en el plano teórico, la paradoja de un país donde impere un neoliberalismo sin corrupción: lleno de desigualdades estructurales, con un Estado sin mandatos de redistribución de la riqueza, sin atreverse a cobrar más impuestos a los grandes capitales, pero eso sí, libre de corrupción. La sola desaparición de la corrupción, si acaso eso fuera posible, no genera por arte de magia un país justo, solidario, incluyente y democrático. Hay que construirlo entre todos.

Es verdad que la corrupción es un gran problema en todo el mundo. Ninguna nación, por desarrollada y rica que sea, está libre de ese mal. Sin embargo, algunos países han podido desarrollar mecanismos, leyes, valores y sanciones que disminuyen y castigan a los corruptos. En el caso de México, no existe, nunca ha existido, un proyecto sistémico para prevenir y castigar la corrupción, ni arriba, ni en medio ni abajo.

La honestidad y la convicción del Presidente de acabar con la corrupción es verídica, incuestionable diría yo. Pero no todos los funcionarios públicos tienen esa credibilidad. La corrupción no se va a terminar solo porque la cabeza es honesta; incluso difícilmente se acabará súbitamente la corrupción allá “arriba” sin la existencia de una política anticorrupción integral, institucional, transparente, abierta y con participación social independiente.

Como cada sexenio, las sospechas o francos indicios de irregularidades en el manejo de los recursos públicos se acallan o se ponen debajo de la alfombra. Es hasta el siguiente sexenio cuando el nuevo gobierno saca a la luz y castiga algunos casos de corrupción escandalosa, pero difícilmente emprende una limpia general en las estructuras gubernamentales. Los tentáculos de la corrupción son poderosos y no se detienen ante buenas voluntades ni ante próceres de la honestidad.

Uno de los casos más más escandalosos de corrupción internacional es el caso Odebrecht. Toda una maquinaria trasnacional diseñada para corromper partidos políticos, candidatos, campañas electorales y gobiernos, con la finalidad de obtener contratos en el jugoso ámbito la infraestructura energética. Las revelaciones de este caso cimbraron los sistemas políticos de muchos países de América Latina, altos funcionarios y ex presidentes fueron procesados y encarcelados; un expresidente, Alan García, de Perú, se suicidó al verse perdido en el escándalo.

Odebrecht penetró a la clase política mexicana también, metió millones de dólares a la campaña presidencial del PRI en 2012 para ganar contratos, sobre todo en PEMEX. Hay pruebas y confesiones de los involucrados directos. Pero ninguno está en la Cárcel. La impunidad de Emilio Lozoya es una losa que resta credibilidad a la lucha contra la corrupción de AMLO.

Se sabe que el gobierno de la 4T optó por hacer de Lozoya un testigo protegido para que aportara pruebas de corrupción arriba de él, pero, o no quiere o no puede hacerlo. Lo cierto es que México es el único país donde sigue impune la trama trasnacional de corrupción de Odebrecht. ¿Cómo explicar eso en la ONU, máxime cuando el mayor implicado, confeso, cena pato laqueado en un restaurant de lujo?

Será interesante escuchar el mensaje de AMLO en la ONU. El tono de su disertación sobre la corrupción ante el mundo. ¿Caerá en la tentación de poner a su gobierno como ejemplo o será un poco autocrítico? Lo que diga nos dará una idea de lo que piensa o lo que sabe de la corrupción en su sexenio, si realmente cree que ya se acabó o si tiene identificados casos significativos que serían evidenciados y castigados en la segunda mitad de su mandato.

AMLO y Diego Sinhue destacan avances en materia de seguridad en Guanajuato (nota de Quinto Poder)

El presidente Andrés Manuel López Obrador acudió a Irapuato, Guanajuato, donde autoridades federales y locales llevaron a cabo la reunión de seguridad. Tanto el presidente como el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo destacaron avances en materia de seguridad en el estado.  Quinto Poder. Durante la conferencia matutina de este viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el […]

Comenta

Deja un comentario