América Latina extrema medidas de seguridad con toques de queda y cierre de establecimientos (nota de Xinhua)

Imagen ilustrativa. Foto: Xinhua/Francisco Cañedo.

MÉXICO, 18 mar (Xinhua) — América Latina extrema sus medidas de seguridad con toques de queda y cierre de establecimientos mientras avanza el número de casos de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en la región.

   El presidente peruano, Martín Vizcarra, anunció la “inmovilización social obligatoria” a partir de las 20:00 hora local hasta las 5:00 horas del día siguiente para evitar la propagación del nuevo coronavirus en el país, donde hasta el momento se reportan 145 casos.

   Advirtió que para el cumplimiento de estas medidas restrictivas, el gobierno desplegará soldados y agentes policiales en todo el país.

   Entre las razones que las autoridades peruanas han tenido en cuenta para adoptar esta medida restrictiva es el aumento de contagios entre jóvenes que participaban en reuniones nocturnas.

   Por su parte, el gobierno de Panamá decretó un toque de queda entre las 21:00 hora local hasta las 5:00 horas del día siguiente para contener el virus que afecta ya a 109 personas.

   La medida exceptúa las fuerzas públicas, servidores públicos para atender la emergencia, altos funcionarios, personal del Ministerio de Salud, de la Caja de Seguro Social, del Cuerpo de Bomberos y del Servicio Nacional de Protección Civil.

   En Ecuador se amplió el horario del toque de queda parcial que rige desde el martes a nivel nacional para la provincia de Guayas (suroeste), debido a que concentra la mayoría de los 168 casos reportados hasta el momento en el país.

   El vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, informó en rueda de prensa virtual por la televisión pública que el toque de queda en Guayas rige desde las 16:00 hora local hasta las 5:00 horas del siguiente día.

   El toque de queda a nivel nacional, dispuesto bajo un estado de excepción que durará 60 días, va de las 21:00 hora local hasta las 5:00 horas del día siguiente para prevenir la propagación de la COVID-19.

   Quienes incumplan el toque de queda serán sancionados con uno a tres años de prisión.

   En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro envió al Congreso el pedido para declarar el estado de calamidad pública hasta el 31 de diciembre, con la finalidad de enfrentar el nuevo coronavirus, del cual se reportan 512 infectados y cuatro muertos.

   Bolsonaro auguró que vienen “días duros, días difíciles” en la lucha contra el nuevo coronavirus, pero llamó a no permitir que la situación alcance el nivel del pánico.

   El mandatario admitió que el “momento es de gran preocupación, de gravedad”, pero señaló que será más fácil “si ustedes se preocupan con sus parientes y sus amigos”.

   El gobierno brasileño también anunció la suspensión durante 60 días del transporte internacional de pasajeros por vía terrestre a fin de mitigar la expansión del virus.

   En el vecino Chile, el presidente Sebastián Piñera, declaró “estado de catástrofe” por 90 días para contener la expansión del coronavirus, tras los 238 casos confirmados en el país.

   Piñera detalló que la medida, que comenzará a las 00:00 hora local del jueves, permitirá la restricción de reuniones, asegurar la distribución de servicio y la reserva de alimentos, así como la posibilidad de establecer toques de queda y limitar el tránsito de personas.

   Indicó que el nuevo coronavirus se ha transformado en la mayor amenaza y desafío a la salud pública a nivel mundial.

   Por lo pronto, también se anunció el cierre de los centros comerciales en todo el país para evitar la propagación del virus.

   El ministro de Economía, Lucas Palacios, dijo a la prensa que a partir de mañana jueves “se cerrarán los centros comerciales, a excepción de los supermercados, farmacias, centros de salud, bancos y tiendas que entregan insumos para la construcción y el hogar”.

   En Argentina, la ciudad de Buenos Aires anunció una limitación en el transporte público de pasajeros y en la actividad comercial para propiciar el aislamiento social y contener la propagación del nuevo coronavirus, país que registra 97 casos y dos muertes.

   Las autoridades de Buenos Aires difundieron en este marco un plan de acción que incluye el trabajo a distancia para empleados públicos no esenciales, así como licencia para mayores de 60 años y grupos de riesgo, como mujeres embarazadas y enfermos crónicos.

   Los bares y restaurantes “van a poder estar abiertos, pero con la restricción de cantidad de personas que permita estar sentados”.

   Los centros comerciales “van a estar abiertos”, aunque con ciertas restricciones, mientras que los cines estarán cerrados y los sitios de comida sólo van a funcionar para llevar sin permanecer en el lugar.

   El presidente argentino, Alberto Fernández, decretó el pasado jueves “emergencia sanitaria nacional” ante la pandemia, y el domingo anunció el cierre de fronteras y la suspensión de clases en todo el país por 15 días.

   En tanto, el Ministerio de Salud de Costa Rica elevó a 69 el número de casos confirmados de COVID-19 en su territorio, un aumento de 19 casos con respecto al martes, con un muerto.

   El ministro de Salud, Daniel Salas, dijo que los casos corresponden a 39 hombres y 30 mujeres ubicados en cinco de las siete provincias del país, de los cuales seis son extranjeros.

   Costa Rica ha decretado medidas como el cierre de fronteras, la suspensión de lecciones, el cierre de centros de entretenimiento y la promoción del teletrabajo, como medidas para contener el contagio.

   En Uruguay, el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, anunció la flexibilización del régimen del seguro de paro para sectores de la economía directamente afectados por el nuevo coronavirus en el país, donde se reportan 50 casos.

   De acuerdo con Mieres, con la flexibilización habrá un seguro de paro que podrá extenderse durante menos de un mes y un seguro de paro parcial ante una reducción de horario.

   Reconoció que el “panorama económico determina una gran incertidumbre” sobre la situación laboral del país.

   Uruguay decretó el viernes pasado la emergencia sanitaria tras la aparición de los primeros casos de COVID-19.

   En Colombia, el presidente Iván Duque anunció una serie de medidas en el marco del estado de emergencia para paliar los efectos negativos en la economía por la pandemia, que deja en el país 93 contagiados.

   Duque anunció recursos para el sistema de salud, concretamente para la compra de equipo médico que permita realizar exámenes a un mayor número de personas que posiblemente estén contagiadas con el nuevo coronavirus.

   También anunció ayudas a 2,6 millones de hogares dentro del programa estatal Familias en Acción, en el cual el gobierno destinará más recursos para las personas más humildes para que puedan afrontar la actual situación.

   En México, los fabricantes de vehículos Honda (Japón) y Audi (Alemania) anunciaron que suspenderán de forma temporal sus operaciones, debido a la falta de insumos para la producción y una menor demanda de vehículos por el nuevo coronavirus.

   Finalmente, el gobierno de Cuba anunció la cancelación de actos, eventos y celebraciones históricas masivas ante el peligro por la pandemia del nuevo coronavirus.

   Hasta el momento, Cuba ha registrado 10 casos del nuevo coronavirus en el país, de los cuales uno falleció, un ciudadano italiano de 61 años con antecedentes de asma bronquial, quien se encontraba en estado grave-crítico por el deterioro de sus indicadores vitales.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Xinhua. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario