Ackerman acusa a Delgado de “conducción autoritaria y facciosa”; hace críticas veladas a Monreal y llama a discutir el futuro de Morena (nota de Francisco Félix)

Foto: Cuartoscuro.

Francisco Félix | julioastillero.com

El académico John Ackerman acusó este lunes que la conducción de Mario Delgado al frente de MORENA impidió que dicho partido tuviera mejores resultados en los pasados comicios.

“Si no fuera por la torpe conducción autoritaria, facciosa y ensoberbecida de Mario Delgado, Morena hubiera arrasado en todos los rincones de la patria el 6 de junio”, escribió Ackerman en su cuenta de Twitter, al tiempo que compartió un enlace a su columna en el diario La Jornada, titulada “El fututo de la Cuarta Transformación”.

Entre otras cosas, Ackerman acusa fallas serias en el proceso de selección de candidatos y cuestiona el método de encuestas, señalando su opacidad y la prevalencia de la vieja práctica del dedazo: “no existe evidencia alguna de que se hayan efectuado las famosas encuestas para determinar las candidaturas para los miles de cargos en disputa este año. Frente a la total opacidad en la materia, la única conclusión lógica para miles de militantes y simpatizantes es que en realidad estas encuestas jamás se realizaron y que todas las candidaturas fueron resultado del dedazo propio de los tiempos más rancios del PRI”.

El profesor de la UNAM señaló que quienes se quejan de las voces críticas son “los verdaderos ambiciosos” pues “se envuelven en un halo hipócrita de unidad y de defensa de la Cuarta Transformación, pero en realidad se dedican a golpear y a difamar a sus compañeros de partido, recurren a los medios chayoteros, pactan con los corruptos del viejo régimen, sabotean elecciones y forman nuevos partidos para postular a sus amigos y socios”, esto último en velada referencia al senador Ricard Monreal, acusado de pactar con Pedro Haces, dirigente de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), para crear el partido Fuerza por México, que no logró refrendar su registro.

Ackerman señaló que estos personajes “sacrifican las grandes causas de la ­transformación” en aras de “conquistas pírricas”. Argumentó, además, que “un partido sin debate y pluralidad interna, que exige silencio y obediencia a sus militantes y llama ‘traidores’ a quienes señalan debilidades, es un partido sin sangre ni oxígeno, muerto en vida”. Por lo que hizo un llamado a “abrir la discusión pública sobre el futuro de Morena y la 4T”.

Comenta

Deja un comentario