Académico estadounidense advierte acerca de teoría anti-China en medio de la pandemia (nota de Xinhua)

Foto: Xinhua

WASHINGTON, 7 may (Xinhua) — Culpar a China por la pandemia de COVID-19 con mentiras imprudentes “podría empujar al mundo al conflicto”, advirtió el miércoles un académico estadounidense.
En un artículo de opinión publicado por CNN, el profesor Jeffrey D. Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sostenible de la Universidad de Columbia, criticó la “gran mentira” del gobierno de Estados Unidos de que “China es la causante de los problemas estadounidenses”.
Las fuerzas de derecha de Estados Unidos incluso afirmaron que la nueva pandemia de coronavirus fue liberada accidentalmente desde un laboratorio chino y que el “encubrimiento” de China obstruyó una respuesta global efectiva.
Sin embargo, tales afirmaciones han sido desestimadas por científicos y expertos de todo el mundo. Según CNN, incluso el principal experto en enfermedades infecciosas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Anthony Fauci, y las averiguaciones aún secretas de las agencias de inteligencia Five Eyes descartan esta afirmación.
Al calificar a tales cargos como “imprudentes y peligrosos”, Sachs advirtió que “podrían empujar al mundo al conflicto así como cuando las mentiras de la Administración Bush sobre las armas de destrucción masiva en Irak empujaron a Estados Unidos a la guerra en 2003”.
A pesar de los hallazgos y análisis científicos que indicaron un origen natural del virus, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmó el domingo que “hay una cantidad significativa de evidencia de que esto provino de ese laboratorio en Wuhan”.
Sachs escribió que la situación le recordó al país “el final de la era de McCarthy”, y rememorando que el senador Joseph McCarthy usó “mentiras e insinuaciones para asustar a los estadounidenses y que se sometan”.
“Además de la afirmación de que el virus fue liberado por un laboratorio, la Administración estadounidense y los medios de comunicación de derecha también acusan a China de encubrir el brote en general durante semanas”, escribió Sachs. “Sin embargo, hay que considerar el historial. Los médicos en Wuhan notaron por primera vez casos inusuales de neumonía viral a mediados de diciembre. Los funcionarios de salud de Wuhan notificaron a la oficina de la Organización Mundial de la Salud en China el 31 de diciembre. La agencia de salud de China llamó al CDC de Estados Unidos el 3 de enero. El genoma fue completamente secuenciado y publicado en línea el 11 de enero, y Wuhan fue bloqueado el 23 de enero”.
“Dada la inevitable confusión temprana sobre una nueva enfermedad que nunca antes se había visto, la reacción fue rápida”, dijo, y agregó que “los cargos de la derecha contra China no tienen sentido”.
“El balance final de la epidemia y el triste fracaso de Trump”, según el profesor, es que al 30 de enero, cuando la OMS declaró una emergencia de salud pública mundial, no hubo ninguna muerte por COVID-19 en Estados Unidos.
“Ahora hay más de 71,000 fallecidos en Estados Unidos”, dijo. “Recibieron muchas advertencias”.

Deja un comentario