¿A dónde van los cubrebocas? Esta es su ruta en la CDMX (nota de Israel Zamarrón en OEM-Informex)

En estos cintenedores se colocan los cubrebocas que los trabajadores y clientes tiran en la Ceda / Alejandro Aguilar |

En las estaciones de transferencia de residuos se han instalado carpas con contenedores para estos desechos

Israel Zamarrón | OEM-Informex

Camiones cargados de basura entran y salen de la estación de transferencia de residuos de la Central de Abastos, una de las 12 que hay en la Ciudad de México. Depositan los desechos en las tolvas y éstos caen en las cajas de los tráileres que los llevarán a uno de los cinco rellenos sanitarios a los que la capital manda su basura: cuatro en el Estado de México y uno en Morelos.

A simple vista parece que la emergencia sanitaria no ha cambiado la operación de estas estaciones, pero no es así. En cada una de ellas se han habilitado carpas en las que se instalaron contenedores rojos con capacidad de 20 kilos que lucen el símbolo universal de riesgo biológico. Ahí se depositan los residuos que salen de los domicilios de personas contagiadas de Covid-19.

Hasta este sábado había tres mil 504 personas que llevaban la enfermedad causada por coronavirus en sus domicilios. Se trata de generadores de residuos como cubrebocas, guantes, vasos, platos y cubiertos desechables que son potenciales transmisores del virus, por lo que su manejo es similar al que se hace con los residuos peligrosos biológico-infecciosos que salen de hospitales.

A la semana llegan a las 12 estaciones de transferencia entre 150 y 200 kilos de basura generada en los domicilios de personas con la enfermedad activa, lo cual es menor comparados con los entre mil 500 y dos mil kilos que se generan al día en los hospitales que atiendes pacientes con Covid-19. Aunque el manejo es similar, no siguen la misma ruta.

Los residuos de casa habitación se manejan de distinta manera a los que se generan en hospitales.

La arquitecta Flor Rodríguez, Jefa de Unidad Departamental de Desechos Especiales, adscrita a la Dirección General de Servicios Urbanos y Sustentabilidad de la Secretaría de Obras y Servicios (Sobse), explica que los residuos originados en los hospitales son recolectados y trasladados por la empresa ASECA directamente del nosocomio a una planta de tratamiento en Tlalnepantla.

Ahí los residuos peligrosos biológico infecciosos son incinerados. En el caso de los residuos contaminados con Covid-19 que se generan en los domicilios la ruta es la siguiente: los familiares del caso positivo entregan los residuos en una bolsa roja con el símbolo universal de riesgo biológico –la cual se les proporciona junto con los kits de alimentos y medicina-, el camión recolector la recibe, la coloca en un área especial de la unidad y la lleva a una de las 12 estaciones.

Al ingresar a la estación de transferencia avisa al personal que lleva residuos Covid-19 y la unidad se estaciona cerca de una carpa especialmente habilitada para recibir estos desechos sanitarios. Ahí personal de la empresa ASECA recibe las bolsas y las deposita en los contenedores. Un camión de la empresa pasa al sitio, deja botes desinfectados y se lleva los botes con contenido potencialmente portador del virus.

Al igual que los residuos que salen de los hospitales de la red hospitalaria que dependen de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, se llevan a la planta Sí Equipo y Servicios, ubicada en Río Lerma casi esquina con Gustavo Baz, en el municipio de Tlalnepantla, en el Estado de México, donde se incineran de acuerdo a la norma 087 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal.

Deja un comentario