13 jovencitas de León denuncian a entrenador por acoso sexual; autoridades municipales evaden responsabilidad (nota de Martha Silva en POPLab)

Capturas de pantalla/POPLab.

Con favoritismo y castigos, Luis Herrera asediaba a sus pupilas; hay 13 denuncias en redes sociales aún desatendidas.

Por: Martha Silva de POPLab.

“Abro hilo de cómo mi entrenador me acosó & quiso escudarse diciendo que yo siempre “cotorreo así” cuando no…”. Y Citlali destapó un historial de acosos.

Citlali, una adolescente de 17 años aficionada del fútbol, no podía creer el rumbo que estaba tomando la conversación con el entrenador de su equipo, las Esmeraldas. Lo que ella creyó que se refería a una rutina de ejercicio físico, se transformó en una charla de doble sentido con Luis Herrera, y cuando él le dijo “La neta siempre te he tenido ganas”, no había lugar a dudas: su instructor la estaba acosando sexualmente.

Aunque la joven logró identificar este comportamiento, le dejó claro que “eso no se hace con tus alumnas” y “que no era gracioso”, el sujeto recriminó a la menor de edad andar en “modo señora”. Todo esto se lee en los chats de la denuncia que Citlali publicó en su perfil de Facebook, donde al menos otras 12 jovencitas aseguran haber recibido un trato similar por parte de este sujeto y algunas, incluso, comparten capturas de pantalla de los mensajes que recibieron de su entrenador.

Porque Citlali no fue la única, otras dos adolescentes accedieron a contar a POPLab la “asquerosa experiencia” a la que este entrenador las sometió.

A través de sus testimonios, dejan ver conductas indebidas por parte de Luis Herrera: tocamientos sin consentimiento, fotos “subidas de tono”, conversaciones más que inapropiadas con una niña de 12 años, peticiones para tener relaciones sexuales con menores de edad… Al convertirse en su acosador, este instructor que públicamente intentaba motivarlas para destacar en los deportes y en la vida, terminó truncando las aspiraciones deportivas de algunas de las chicas que estaban bajo su tutela.

Pese a que la Comisión Municipal de Cultura Física y Deporte (Comude) fue enterada del asunto, se limitó a informar que está “en la mejor disposición de colaborar en la investigación”, y nada más.

Indigna a las víctimas de su acoso que lo hayan puesto como ejemplo. Foto: Comude.

“Quiero que pasemos un rato”

Citlali recibió entrenamiento de Luis Herrera por más de 4 años en un equipo femenil de fútbol, en el que, por tener gran nivel competitivo, los primeros puestos eran muy peleados.

Herrera, de aproximadamente 24 años, es arrendador de canchas dentro de la Deportiva Enrique Fernández Martínez, conocida como la deportiva del estado, en León.

Ella recuerda haber escuchado de tanto en tanto, de boca del propio entrenador, quejas sobre la falta de profesionalismo de otras chicas que, de un día para otro, abandonaban el equipo. Ella no intuyó cuáles podían ser los motivos para estas renuncias súbitas, no tenía razones para desconfiar: él siempre tuvo “modos cariñosos”, en el sentido de que les decía “gracias, bonita”, “buenos días bonita”, así que no le parecía extraño que empleara esos términos.

Sin embargo, todo cambió el domingo 7 de junio, cuando le envió el video de la rutina que Luis les asignó a ella y al resto de las chicas, puesto que en época de contingencia sanitaria no pueden verse en persona, el entrenamiento es a distancia.

“¿Por qué me lo mandas en la noche?”, quiso saber Luis. Citlali le contestó que por la mañana no le gustaba hacer ejercicio, entonces el entrenador fue manipulando la conversación para terminar ofreciéndole una experiencia sexual explícita.

Citlali, de 17 años, lo paró en seco: “siempre te veré más como mi entrenador”, y cuando ella le reclamó andar proponiéndole ese tipo de cosas a las alumnas, él sacó la carta del “Andas muy en ‘modo señora'”. De esta conversación POPLab tiene capturas de pantalla.

Ella decidió exhibir los chats en una publicación de Facebook, porque además de Comude, Luis presuntamente también es entrenador en el Conalep y “porque trabaja con un montón de niñas”.

Denuncia ante las autoridades

Dos días después, el martes 9 de junio, Citlali acudió a la Deportiva junto con otras dos chicas que también fueron acosadas por Luis. Ahí se entrevistó con un funcionario, del que no tiene el nombre, para relatarle lo que estaba pasando. Esta persona les aconsejó “no tener miedo” y presentar su denuncia ante Contraloría, reconociendo que esto del acoso pasa “hasta en las iglesias”. Solo les pidió a ellas sus nombres.

Citlali presentó la denuncia de manera virtual, tal como les indicó el funcionario, sin embargo no le ha podido dar seguimiento a causa de la contingencia por el COVID-19.

Sin embargo, le quedó la sensación de que la Deportiva (y por tanto, la Comude), “se lavó las manos”: al ser Luis un profesor externo que sólo renta las canchas, les dijeron que no se podían meter, es decir, como si fuera un asunto entre particulares. Aun así, según la denunciante, “alguien” dentro de Comude le marcó a Luis para avisarle y fuera viendo cómo “arreglar” el asunto.

Destapar la cloaca

Después de su publicación en Facebook, Citlali supo que había quedado fuera del equipo cuando la sacaron del grupo de WhatsApp y que también ella pasaba a formar parte de las indisciplinadas que “no aguantaron” la presión de un equipo ganador, porque fue esa la versión que Luis se encargaría de divulgar.

También está el hecho de que Luis la contactó una última vez, preguntándole cuál era su afán “por quemarlo”. Vía mensaje de Facebook le ofreció una disculpa “pública y personal”, luego la bloqueó. Actualmente, el entrenador tiene dado de baja su perfil.

Pero lo que Citlali no esperaba es que su publicación comenzara a ser compartida más allá de su grupo original de amigas y conocidas: comenzaron a llegarle denuncias de al menos otras chicas que pasaron por algo parecido, o peor, pues para alguna incluyó la petición de “nudes” y el envío (por parte de él) de fotos en ropa interior, siempre a chicas de 17 años o menos.

No solo alumnas se acercaron a la denunciante: al menos un adulto que participó con Luis en un torneo en Celaya, le brindó su apoyo y le comentó que allá llegaron a detectar que “le tiraba la onda a las niñas”.

Sentimientos encontrados

Toda esta situación retrasó sus planes para sacar una beca deportiva. Pero más allá de eso, Citlali siente miedo, no sabe en qué momento su entrenador se sintió con la libertad de decir eso.

Citlali no quiso dejar pasar estos comportamientos, porque ya vio que ha pasado, le pasó y le puede pasar a otras niñas, pues sale de viaje con ellas. Esto “es injusto, no les dan seguimiento (a las denuncias)”.

Ella es fuerte, ha podido salir adelante, pero no todas las historias tienen final feliz.

Miedo y asco en las canchas

Luz, de 17 años, aún sigue aterrorizada, asqueada, luego de vivir una situación parecida a la de Citlali, en la que el entrenador Luis pasó además al contacto físico: le tocó las piernas sin su consentimiento y más aún: le pidió tener relaciones sexuales, sabiendo que ella era menor de edad.

En conjunto, siente que el episodio marcó su vida: se alejó del sujeto pero también del fútbol, y le está tomando más tiempo retomar la tranquilidad, la confianza y el goce que encontraba en sus prácticas.

“Yo ya sabía que él era así con las chavas”, se expresaba cariñoso y luego muy mal. “En un principio, Luis reaccionaba a mis historias (de Whats o Instagram), me decía que estaba muy hermosa, me mandaba saludos por el Messenger del Facebook”. Incluso le llegó a enviar fotos de cuando entrenaba, vestido con camiseta, “a mí me incomodaba mucho, porque yo no se las pedía”.

“Uno siente la vibra, yo trataba de alejarme, (a veces) me tocaba de la espalda y yo mejor me quitaba de ahí. Luego, cuando supo que ya salía con alguien, se encelaba”.

Un día que viajaron a Guanajuato capital para un torneo, compartieron vehículo e hicieron una parada. Todos bajaron menos ellos dos, cosa para aprovechó Luis para mirarle las piernas, “me dijo ‘tienes cicatrices’, y me las tocó. Eso me incomodó mucho, me dio miedo”.

“Después de eso, yo me alejé, ignoré sus mensajes o usaba a mi mamá para preguntarle cosas del entrenamiento”.

A los pocos días, Luis le mandó una foto en boxer. Luz lo bloqueó. “Me pareció una falta de respeto porque es mi entrenador. Me pareció asqueroso, me daba miedo entrenar, ir a los viajes”.

Él trató de explicar sus acciones, justificando “Tú cotorreas así”.

Su entrenador le quiebra la confianza

“Yo ya no aguantaba, le tuve que contar a mi amiga (ella de 16 años) lo que estaba pasando”. Luz sabía que necesitaba hablar con sus papás, pero no les dijo nada, “sé que iban a actuar o algo, pero yo tenía miedo”.

“El día que lo enfrenté, me humilló enfrente de todas. Estábamos de vacaciones porque era enero, me tocó entrenar en viernes…”

Ese día, el entrenador eligió los equipos y “a mí siempre me ponía con las que tenían más juego”, prosigue Luz, pero “ese día me puso con las chiquitas y nos iban goleando, me empezó a gritar enfrente de todas, yo lloré, me dio sentimiento, yo le grité muchas cosas, también (de lo que me había hecho), le cuestioné qué clase de persona era él, un pedófilo. Agarré mis cosas, me fui al trabajo de mi mamá…”, le dije que me iba a salir del equipo “pero solo hasta hace poquito, tres meses, le conté todo”.

Luis, por su parte, la amenazó, “que si yo llegaba a hablar, se acababa la beca, los viajes, todo, yo estuve en el olimpiada nacional y estatal, yo me gané mi lugar, entre las titulares, pero todo se terminó”.

“Yo me alejé del futbol, entré en depresión… era mi primer equipo, fue una gran decepción, (me preguntaba por qué) las mujeres tienen que soportar eso. Todo mi día era en esto, en el deporte, me levantaba, iba a entrenar, salía, hacía mis tareas, escuela y futbol. Descansaba solo los domingos en la tarde”.

Luz sigue muy dolida. Es cuando finalmente acepta que él le pidió tener relaciones sexuales, “yo estaba acompañada con otra chava. Mi reacción fue que me dio risa, me incomodó y le dije ‘esto es una locura’, pensé que estaba bromeando”. Prefirió tomarlo así.

La chava que fue testigo de esto sigue entrenando con él.

Luis “no es acosador, es un enfermo”.

Buscó una relación “bien”, pero secreta, con una niña de 12 años

Diana, hoy de 15 años -entonces tenía 12-, contó a POPLab de una experiencia que fue aterradora, hasta el punto en que ella tuvo que renunciar a algo que amaba: su equipo de fútbol.

Las primeras veces Luis se comportaba bien, no lo veía mal. Sin embargo, poco después empezó a notar que él la veía “con morbo”. Y aunque el equipo se comunicaba por medio de un grupo de WhatsApp, él comenzó a mandarle mensajes por Messenger donde le decía que era “una chava muy bonita” y poco después pidió verla fuera del entrenamiento.

-Él me decía que podía venir a mi casa a pedir permiso (para que me dejaran salir con él). En ese entonces él tenía como 19 años, yo tenía 12. Me decía que quería una relación ‘bien’ conmigo pero que nadie se tenía que enterar”. También le dijo que si a ella se le complicaba salir, “él podía venir a mi casa, pero cuando yo estuviera sola”. Como ella lo veía solo como entrenador, él la castigaba, le ponía ejercicios más pesados que al resto de las chicas.

Para entonces, la niña lo bloqueó del Facebook y del WhatsApp, “pero él se hizo otro perfil para mandarme mensajes y pedirme que volviera al equipo”. Al grupo original les decía que ella era una irresponsable por abandonar al grupo.

“Mi hermana vio la publicación de Citlali” y descubrió que ella no era la única, que había muchas más.

Sin motivos para desconfiar

“Yo hablé de esto con su mamá (de Luis, quien suele acompañarnos en los viajes) y nunca se metió”, lamenta Luz.

Para ella ha sido muy difícil esta experiencia de vida, “poder contarlo así, con esta tranquilidad, yo lloraba tanto. Me enfermé, bajé mis calificaciones, dejé de comer, caí en depresión. Y cuando mi papá se enteró, lloró, fue muy difícil escucharlo”.

En ese sentido se pronunció la mamá de Diana, explicando que los padres deben estar atentos para identificar este tipo de comportamientos. “Ojalá que las niñas que estén pasando por esto hablen con sus papás, que si hay fotografías de por medio se las muestren”. Y recalca: “Hay que apoyarlas en todo, creerles, porque luego hay papás que no les creen”.

Y destaca que el comportamiento de los papás de Luis se le hace muy raro, “acompañado de su mamá, siempre iba ella a los entrenamientos, los partidos, los papás iban con él, (pero) no sé si ellos estén enterados”.

Incluso, confiesa: “Me dio mucho coraje que uno suelta a sus hijas pensando que están bien, entrenando con una persona seria y luego saber que le estaban mandando esos mensajes (a tu hija)… no me imaginé que fuera así este muchacho. Al momento que hablas con él, lo tratas, uno nunca se imagina que fuera así”. Y remata: “Comude se está lavando las manos”, algo que considera injusto, “para que este muchacho tenga un castigo”.

Por su parte, Diana les recomienda a las jóvenes “que si empiezan a ver comportamientos raros o conversaciones raras, cosas que las hagan sentir incómodas, les comenten a sus papás, y los papás hagan algo al respecto”.

En cuanto a Luz, ella cuenta: “Yo ya me acerqué a otro equipo, ese entrenador me apoyó totalmente, me sentí querida, recuperé mi confianza. Ahora veo cosas que antes no. Apenas estoy empezando (a sanar)”.

Sin embargo, concluye: “Citlali fue muy valiente”.

Reconocimiento sin compromiso: la postura de Comude e Inmujeres

Consultada sobre las acusaciones contra Luis Herrera, la Comisión Municipal de Cultura Física y Deporte (Comude) indicó que el tema es delicado y “va totalmente en contra de nuestra labor en la formación de hábitos y estilos de vida saludables mediante la práctica del deporte y la activación física”.

En un comunicado de prensa, la dependencia que reconoció que esta persona es entrenador de futbol femenil, externo a su plantilla de instructores, y que su escuela de futbol utiliza las instalaciones de la unidad deportiva Enrique Fernández Martínez para el entrenamiento, pero sin comprometerse a revisar la situación del entrenador en sus instalaciones o a que ya no le iba a permitir entrenar.

“Al tener conocimiento del supuesto caso de acoso sexual que se difundió a través de redes sociales, se informó a las demandantes que el entrenador no pertenece a nuestra plantilla laboral y estaban en su derecho de acudir a los tribunales correspondientes para la exposición del caso”.

El comunicado afirmó que la Comude León “está en la mejor disposición de colaborar en la investigación y en su caso brindar las facilidades necesarias para la atención del asunto ante las autoridades correspondientes”.

La vocería de comunicación social de Comude insistió, al pendirte una postura al respecto, que no había ninguna relación entre la Deportiva y Luis Herrera, no obstante, determinó que, al menos, había una relación comercial entre los dos.

Asimismo, POPLab solicitó al Instituto Municipal de las Mujeres su opinión sobre este tema.

Mónica Maciel Méndez Morales, Directora General del organismo, indicó que el instituto a su cargo reprobaba cualquier acto de violencia ejercido en contra de las mujeres.

“En el tema de acoso y hostigamiento sexual, en el IMMujeres expresamos que las puertas de la entidad están abiertas para que toda persona que viva una situación de violencia pueda tener alternativas de denuncia” y puso a disposición de las afectadas el número de WhatsApp del IMMujeres, 477 925 1034, “para brindar la atención y acompañamiento con el equipo multidisciplinario y especializado en violencia de género contra las mujeres”.

***

El acoso sexual y el hostigamiento sexual son delitos perseguidos y castigados en el estado de Guanajuato (artículo 187 del Código Penal), “INCISO B: A quien valiéndose de su posición jerárquica o de poder, (…) hostigue a otra persona para que ejecute, para sí o para un tercero, un acto de naturaleza sexual, se le sancionará con uno a tres años de prisión y de diez a treinta días multa”, delito que se perseguirá por querella. INCISO C: Si la víctima del delito de acoso sexual fuera menor de edad o incapaz se aplicará de dos a cinco años de prisión y de veinte a cincuenta días multa“, mas en el caso de hostigamiento sexual de un menor de edad o incapaz, “Se aplicará de tres a siete años de prisión y de treinta a setenta días multa“. Estos delitos se perseguirán de oficio.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de POPLab. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://poplab.mx/article/EntrenadordefutbolfemenilacosaamenoresComudelerentaespaciosperoeluderesponsabilidad

Deja un comentario