[Video] Maestro de Tamaulipas insulta a estudiante con problemas de habla en una clase virtual (nota de SinEmbargo)

Los hechos ocurrieron durante una clase virtual que se llevó a cabo en los últimos días. Al parecer el profesor solicitó la participación del alumnado para participar en clase, y para decidir quién tendría que hablar, tomó su lista y mencionó a la persona.

Por Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 30 de octubre (SinEmbargo).- Un profesor de ingeniería del Tecnológico de Ciudad Victoria, Tamaulipas fue señalado por supuestamente tratar mal sus alumnos, quienes presentaban problemas técnicos, y otro más a quien criticó por su forma de hablar.

Los hechos ocurrieron durante una clase virtual que se llevó a cabo en los últimos días. Al parecer el profesor solicitó la participación del alumnado para participar en clase, y para decidir quién tendría que hablar, tomó su lista y mencionó a la persona.

La primera fue una alumna identificada como Gisela. En cuanto empezó a hablar, la voz de la joven se escuchaba entrecortada y robotizada, situación por la que el docente le pidió que arreglara su micrófono ya que no se entendía lo que estaba diciendo.

“¿Si se escucha?”, preguntó Gisela. “Pues no, no se escucha bien, señorita. Y ya el semestre va a más del 50 por ciento, ya era para que hubiera arreglado su equipo, señorita. Ya era para que lo hubiera arreglado. No se escucha y no le entiendo nada”, reviró el profesor.

La joven intentó defenderse, sin embargo, fue inaudible lo que dijo. El maestro le pidió que pusiera orden a su equipo o, en todo caso, a su conexión a Internet, y le resaltó que debía solucionar su problema por cualquier otra vía hasta obtener un resultado.

“Busque otra solución, por favor. Mientras, no tiene participación”, dijo. Ante ello, una compañera intentó defender a Gisela argumentando que un día antes había participado sin problema alguno, por lo que sugirió que si la considerara.

“Sí, sí, sí. Usted defensora, usted es la abogada de ella. Por casualidad,¿tiene honorarios? Entonces deje que ella se defienda sola, señorita”, contestó el maestro. “No, maestro, pero a ella no le sirve su micrófono”, explicó la estudiante identificada por el profesor como Cantú Castro.

“Por eso, pero ese no es mi problema. Que lo arregle, que vaya al Tecnológico o que busque otro lugar. Cuando hay un problema, señorita, hay más de una solución. Licenciada Cantú Castro, usted ya no va a ser ingeniera en Gestión, va a ser licenciada. Y que bueno que le guste defender, pero defienda con un sentido de justicia, de equilibrio, no defienda nada más por defender. Esos son abogadillos de esos rascuachos que andan por la vida, dando problemas nada más. Usted defiéndase usted misma, nadie la llamó para defender a los demás”, contestó.

Luego del regaño, el profesor pidió continuar con la clase y recalcó a la primera alumna que no tendría participación. Después, nombró a un estudiante llamado Alejandro, a quien solicitó continuar lo que parecía una lectura.

“A ver, dime que traes de eso, porque también contigo es un problema”, apuntó el maestro.

El joven comenzó a leer un artículo, sin embargo, la voz en algunos momentos se cortaba, por lo que el docente lo interrumpió.

“Alejandro, escúchame. A parte de que tu tienes una voz que no se te escucha bien, no es muy clara, tienes problemas para hablar correctamente. Ese es un problema de salud que tendrás que resolver con tu familia. Yo te agradezco, pero tu equipo no esta funcionando correctamente. Lo dejamos por ahí, gracias por participar”, explicó.

El alumno contestó que así era su voz, por lo que no debía mencionarlo.

“Profesor, la voz, así soy”, dijo él. “Ya lo sé, Alejandro, no es la primera vez que usted está conmigo. Ya reprobó el semestre anterior y ahora va usted por el mismo camino. No sé porque está usted aquí, Alejandro”, respondió el maestro del Tecnológico de Victoria.

El maestro continuó y le dijo que debería ir al psicólogo o recibir algún tipo de atención médica para solucionar sus problemas del habla, pues aseguró que este seguiría interfiriendo con su situación académica.

“Su situación es personal. Necesitan analizarla un psicólogo, un psiquiatra, un médico. Eso ya lo he tratado con la subdirectora y el director. No sé porque, Alejandro. ¿Sabe qué? Yo no voy a dar un resultado positivo sobre alguien que no está en condiciones. Compréndame, por favor”, finalizó.

Ante las declaraciones del maestro, algunos alumnos comenzaron a cuestionarlo si los “resultados negativos” estarían vinculados a los problemas del habla de su compañero, lo que calificaron como injusto, ya que eso no determinaba su capacidad o inteligencia.

La discusión continuó en la clase, aún cuando el docente intentó mencionar que los problemas con el joven eran de otra índole y que se debía a cuestiones acumuladas que no le inconvenían al resto del alumnado.

Finalmente, el profesor exigió que no se metieran en problemas que no eran suyos, pero los alumnos contestaron que si no querían que intervinieran, tendría que haber hecho las observaciones a su compañero de forma privada.

Hasta el momento, no se ha obtenido una respuesta de las autoridades escolares sobre este tema.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/30-10-2020/3885795

7 COMENTARIOS

  1. Por éstos profesores indolentes es que hay deserción, no tienen empatía ante alumnos que a pesar de tener algún problema, quieren salir adelante. No tiene ética, lejos de ayudar lo discrimina frente a a sus compañeros. Todavía dice que ya lo habló con el director, o sea, que ha tratado de que saquen al chico del plantel.
    Ya es un anciano, no tiene paciencia, que lo jubilen. Atención CONAPRED, esto es discriminación.

  2. Es un hombre intolerante impaciente. Discapacitado para ser profesor. Que ya se jubile o se pensione por años de servicio. No es posible que gente como el siga al frente de grupos en educación. Los jóvenes estudiantes no tienen la culpa de la vida frustrada de maestros incompetentes.

  3. Que mal por está persona. Deja mal al magisterio el cual está luchando por quitar esa mala imagen que se tiene de nosotros pues somos muchos los que no estamos de acuerdo con ese actuar. Sea cual sea la necesidad los problemas que tienen esos jóvenes el no está para juzgarlos ni limitarlos. Si ese maestro ya no se siente capaz de guiar el aprendizaje de esos jóvenes, le siguiero se retire y de paso a otro docente que sepa entenderlos y guiarlos. Bien por los jóvenes que intervinieron por sus compañeros, mostraron empatía y compañerismo. Eso habla bien de ellos pues denotan estar preparados y conocer sus derechos. Mostraron respeto a esta persona a pesar de que está no hizo lo mismo con ellos. Oigo en video que los jóvenes se prepararon. La obligación suya era darles otras opciones para que puedan exponer sus investigaciones. El le dijo a la joven que hay muchas soluciones . No escucho el le haya dado alguna. Al otro joven le dijo que su problema era de salud ¿acaso el es médico?, ¿conoce la situación económica de la familia de ese joven? Si conoce que este joven tiene problemas ¿Qué ha hecho el por este alumno? Que mal.

  4. Es reprobable la actitud de estos docentes, sin embargo pareciera que la finalidad es dejar mal a los que se dedican a esa noble labor. Por qué no ponen vídeos donde los alumnos ofenden a los maestros y se pasan de listos con su “bromas” pesadas hacia maestros que se esfuerzan y trabajan para dar lo mejor de si y que además usan sus propios equipos para trabajar y tienen que pagar su internet para seguir trabajando porque no se les da un centavo para estos gastos. ¿A que otro profesionista se le pide que compre su equipo y pague su internet para trabajar para una institución o empresa?

  5. Tanto los vídeos de malos profesores como de malos alumnos que no trabajan o se burlan del esfuerzo del profesor con la tecnología demuestran que no es posible estudiar tal y como lo están marcando las escuelas y sus directivos. Es muy fácil criticar pero el problema en sí nadie lo ve. Las escuelas y las mentalidades de muchos de los que intervienen, ya sea autoridades, directivos, maestros, alumnos o padres de familia no están acordes a la trabajo que se necesita hacer en estos momentos.

Deja un comentario