Vacuna anti-México. Autor: Iván Uranga

0
1287

En el griego antiguo la palabra que se usa
para designar al huésped, al invitado
y la palabra que se usa para designar al extranjero
es la misma: xénos. Ahora los separamos
por el miedo al miedo: la fobia.

I.Uranga

Vacuna anti-México no es (sólo) la fórmula que encontró Donald Trump para domesticar al Gobierno de México y los mexicanos con el “coco” del incremento arancelario, con vacuna anti-México nos referimos al elemento más simbólico de lo que significa para una mujer migrante su  tránsito por nuestro país que es la inyección anticonceptiva con efecto para 3 meses y que es una prevención “obligada” para toda mujer “sin papeles” que tenga que transitar por nuestro territorio porque “siempre” será violada a decir de las propias mujeres migrantes y es a la que entre ellas llaman sin ironía “vacuna anti-México” 

Cuando una mujer centroamericana decide dejar atrás a su tierra, su arraigo, sus seres queridos y migrar al norte lo que está decidiendo es dejar su vida, pero no su simbólica vida social, la decisión que toma es realmente iniciar un viaje de miles de kilómetros para perder su integridad y su vida a cambio de una muy pequeña esperanza de comenzar otra vida menos jodida que la que tiene y perder la vida para lograrlo les parece un precio justo, pero perder la vida es el menor de los problemas que debe enfrentar en este periplo al infierno, porque será violada repetidas veces, será violentada, maltratada, puede ser prostituida, secuestrada, mutilada, si bien le va podría ser cooptada por el crimen organizado y si le va mal por las hordas de “Maras” que son grupos de pseudohumanos  que viven primitivamente agrupados en cientos, roban, violan, mutilan y matan principalmente a migrantes durante su trayecto a EU, así que el que sean violadas por las diferentes policías, por autoridades migratorias, por responsables de refugios o por otros migrantes es el menor de sus problemas.

A finales del año pasado las mujeres migrantes habían encontrado un respiro al viajar en caravanas, por lo que el abuso hacia ellas se reducía considerablemente, que si le sumamos la red de apoyo ciudadano que se generó alrededor de ellas y la inicial política de brazos abiertos de la actual administración, su situación migratoria había mejorado considerablemente, en este momento con el endurecimiento de la política migratoria de México por orden de su monarca económico Donald Trump, las incrementadas y permanentes cacerías de humanos a cargo de nuestro glorioso Ejército Nacional ahora impecablemente disfrazado con una banda en el brazo que dice “GN” con la cual hace que sea imposible saber que son fuerzas castrenses, los migrantes deben buscar cruzar por los caminos más peligrosos, los controlados por las maras y las mafias y esto incrementa el riesgo a su integridad y de perder la vida, sobre todo para las mujeres.

Cada año cruzan nuestro territorio alrededor de un millón de personas de las cuales 45% son mujeres, por lo que 450 mil mujeres extranjeras al año sufren estas vejaciones en territorio mexicano, es decir, que el día de hoy más de 1200 mujeres migrantes en México están siendo violadas. La vacuna anti-México no es para prevenir ninguna enfermedad, no es parte del sistema de salud de ningún país, ni siquiera es una fórmula mágica que las libre de lo que hemos construido como sociedad, es un vacuna que les da la fuerza de poder olvidar por unos días que son un ser humano, es tan poderosa que te convierte en cosa, es la inyección que te sumerge en resignación total al sufrimiento como la peor de las religiones, es dejar de creer en Dios, o creer tanto en él que dejas de creer en ti, lo que me parece muy simbólico es que el término “vacuna anti-México” bien podría ser la política de terror que encontró como camino Trump para someter totalmente a AMLO; ahora La Bestia (Trump) se jacta ante el mundo de tener agarrado al Presidente de México de los bajos aranceles extras que puede amagar con cobrar en cualquier momento si su súbdito no hace lo que él quiere.

La Bestia amenazó esta semana con cazar a miles de familias mexicanas que radican desde hace años en todo el territorio de Estados Unidos para ser deportadas, por lo que nuestros compatriotas en EU entraron en un psicosis colectiva para encontrar refugio, que por supuesto no existe por parte del gobierno maniatado de AMLO, que ahora está más preocupado por resolverle los problemas a La Bestia que a los mexicanos, afortunadamente el gobierno de Chicago y de Illinois se pronunciaron a favor de los migrantes y declararon que no permitirán que en su ciudad y su estado se lleven a efecto esa “megaredadas” anunciadas por La Bestia y miles de organizaciones defensoras de los derechos humanos, organismos internacionales también decidieron salir a defender a nuestros paisanos en el norte, pero no AMLO, no nuestro gobierno, no el empleado de Trump, que funge como nuestro secretario de Relaciones Exteriores, fue gracias a las presiones de otros gobiernos, no del nuestro, que La Bestia desistió de su embestida por ahora y amenaza que en dos semanas la implementará.

La realidad de la mujeres migrantes centroamericanas, es la misma que la de las mujeres migrantes mexicanas, tal vez algunas (las de más al norte) no tengan que subir a la otra bestia que es el tren de carga que cruza el territorio nacional, pero su realidad en esencia es la misma, vivir en pueblos empobrecidos por los criminales de cuello blanco, que cuentan sus ganancias en las bolsas de valores sin importar las vidas que significaron, pueblos “sin hombres” porque de poco o de a mucho se han ido al norte, mujeres solas con hijos abandonados por hombres que se fueron a buscar un sueño, por lo que la violencia permea la estructura social del lugar en el que viven, y se da de manera emocional y psicológica para las mujeres que permanecen en las comunidades de origen por quedarse “solas”, al igual que en el país de destino tanto en el hogar como en el ámbito laboral, e incluso durante el retorno. La debilidad del sistema de justicia en México no es ninguna garantía, ocasionada por la falta de determinación, la impunidad y corrupción, inhibe a las mujeres para acudir a las autoridades cuando se ven inmersas en una situación de violencia. La desconfianza de la autoridad, el temor a la deportación y a la “pérdida” de derechos, entre otros factores, contribuyen a que sea mínima la denuncia de la violencia en contra de las mujeres en la migración, en especial de las migrantes en situación irregular, que si a principios de esta administración pensaron que sería diferente ahora se encuentran sin esperanza de ser defendidos por el Gobierno de México que ahora es cómplice y verdugo, porque al mismo tiempo que en Estados Unidos son perseguidas las mexicanas en México son perseguidas sin cuartel miles de migrantes centroamericanas. Esta misma semana Médicos Sin Fronteras denuncia que mientras atendían a migrantes en Veracruz (http://cort.as/-K6Ev) llegaron a detenerlos por cientos y en esa misma localidad una mujer salvadoreña fue ejecutada por no detenerse. (http://cort.as/-K6Ez).

No existen explicaciones válidas que pueda dar el Ejecutivo mexicano de por qué es bueno cazar a migrantes, asesinarlos, deportarlos, separar familias como lo que sucedió el 22 de junio (aquí lo pueden ver http://cort.as/-K7TV) en donde se incurrió en el absurdo de destacar miles de efectivos militares con brazalete “GN” para impedir que los migrantes abandonen México por su frontera norte, con esta acción el gobierno redujo al glorioso Ejército Nacional a la históricamente repudiada “migra” gringa y a todo el territorio nacional en un gran campo de concentración, porque no sólo impide que entren al territorio por la frontera sur y caza migrantes en todo su territorio, ahora también impide que extranjeros abandonen la nación y todo para que el “loco” no los amenace de nuevo, el otro ejemplo significativo es el video publicado por cubanos el 21 de junio en donde se les pude ver detenidos en muy malas condiciones y nos llaman “mexicanos asesinos hijos de puta” (aquí lo pueden ver http://cort.as/-K7TR) exactamente igual que lo que hace el gobierno de Trump, por lo que nos hemos convertido en los nuevos gringos repudiados por nuestros vecinos, lo más doloroso de los dos episodios es ver los cientos de comentarios xenofóbicos de mexicanos festejando los actos a todas luces nefastos, inhumanos e ilegales, por lo que no es de extrañarse por qué gobernó tantos años el PRI y el PAN y también nos da el rumbo para saber de dónde viene el incremento del apoyo masivo al actual gobernante.

El simple gesto del gobierno de Chicago y de Illinois que salieron a ponerle un alto a Trump y a decirle a todos los migrantes que cuentan con el apoyo del gobierno para defenderlos de la intransigencia de La Bestia, deja en vergüenza internacional al gobierno de México porque gobernantes norteamericanos defendieron más a los mexicanos que ellos.

Quiero mucho a los pueblos centroamericanos y en especial el pueblo salvadoreño me significa muchas historias y muchos amores, he luchado hombro con hombro con ellos por su libertad, pero invertir ahí en este momento 30 millones de dólares mexicanos, cuando ayer tuve que asistir a enterrar a una niña que murió de hambre, ella era sólo un pedazo de pellejo mexicano, veracruzano de la Sierra de Zongolica, que a nadie le importó, porque pertenece a una familia a la que no llega ningún recurso mágico del gobierno, ni ninguna beca, porque no tienen tierra, no son adultos mayores y los hijos no pueden ir a la escuela, en un pueblo que ni gobierno tiene porque su alcaldesa fue asesinada hace dos meses por ser mujer y todavía no hay autoridad sustituta. Ella, la niña María, no tuvo la oportunidad de crecer para ser violentada de mil formas más, ni de poder viajar al norte a buscar algo parecido a una vida, ni siquiera le dieron la oportunidad que tienen todas las mujeres migrantes centroamericanas de ponerse la vacuna anti-México y ser violada a cambio de un cachito de esperanza.

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga.

@CompaRevolución

Deja un comentario