TIJUANA, México, 20 nov (Xinhua) — Alrededor de 5,600 migrantes centroamericanos se encontraban hoy martes en las fronterizas ciudades mexicanas de Tijuana y Mexicali, en el noroccidental estado de Baja California, tras llegar dentro de la masiva caravana que atravesó el país, informó el gobierno mexicano.

En un comunicado, la Secretaría de Gobernación (ministerio de Interior) señaló que hasta la mañana de hoy tenía registro de 2,610 migrantes hondureños, guatemaltecos y salvadoreños en Tijuana y otros 2,995 en Mexicali, por lo que coordinaba con autoridades locales su alimentación, alojamiento, atención médica y servicios sanitarios.

De acuerdo con el gobierno mexicano, casi 21 toneladas de alimentos, cobertores, colchonetas y productos de aseo personal han sido transportados por las fuerzas armadas en colaboración con líneas aéreas comerciales a las ciudades fronterizas con Estados Unidos para atender la situación.

“En forma paralela, el Instituto Nacional de Migración, en coordinación con el Servicio Nacional de Empleo de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, continúa la implementación de diversas acciones para regularizar la estancia de los migrantes en el país e integrarlos a la vida productiva”, abundó.

Afuera del albergue que acoge a los migrantes en Tijuana, habilitado en un deportivo próximo a la línea fronteriza con la ciudad de California, oficiales de la Marina-Armada de México instalaron la tarde de hoy una cocina móvil para preparar las raciones de alimentos.

Desde la noche del lunes, el gobierno mexicano desplegó en el exterior una carpa con doctores para brindar consultas médicas y dental, además de instalar una planta potabilizadora de agua.

Los migrantes entraron a México por su frontera con Guatemala a partir del pasado 19 de octubre, y atravesaron el país con el fin de llegar a la frontera con Estados Unidos para pedir asilo.

Muchos de los que durmieron la noche del lunes en refugios en Mexicali, llegaron en el transcurso de hoy martes a ese albergue en Tijuana, o estaban en camino por la autopista que conecta las dos ciudades.

“Nosotros nos venimos en autobús, una persona nos ayudó con el transporte por los niños. Estuvimos cinco noches en Mexicali”, contó Giovani, un hondureño que hacía fila con su hija de 13 años para registrar su entrada al albergue.

Por su parte, el director de Desarrollo Social de Tijuana, Manuel Figueroa, dijo a Xinhua que trabajaban para ampliar la capacidad del refugio hasta 3,500 personas con la instalación de carpas en su campo deportivo, debido a que se espera que más migrantes que están en Mexicali se dirijan a esta ciudad.

Cientos de migrantes se han anotado en la lista de espera para pedir asilo a Estados Unidos, por lo que se prevé que permanezcan en Tijuana varias semanas, debido a que deben aguardar a que sean llamados para presentar su caso ante autoridades estadounidenses.

“No sabemos el tiempo que dure esto, pero nos enfocamos en atenderlos por su propia seguridad y la de Tijuana”, agregó Figueroa.

Anuncios

Deja un comentario