Tribunales electorales mudos. Autora: Renata Terrazas

0
187
Tribunal electoral

Llevo toda mi carrera profesional lamentando un fenómeno que viven las democracias imperfectas: la judicialización de las elecciones. Ello implica que las disputas sobre quien accede al poder pasan no sólo por el voto popular sino que continuamente se dirimen en tribunales, reduciendo lo político a un espacio legal.

Nuestro sistema electoral está centrado en los partidos políticos y el ciudadano ha quedado relegado. En este esquema, las instituciones electorales se han convertido en administradoras de las disputas partidistas, en donde reconocen como usuarios únicamente a los partidos, dejando a un lado su verdadera razón de ser que es la justicia electoral y la garantía de los derechos políticos de los ciudadanos. Para efectos prácticos, los tribunales electorales actúan frente a los partidos políticos y de espaldas a la ciudadanía.

Como actores políticos que son, las instituciones electorales, y, especialmente los tribunales, deben emplear la comunicación como herramienta fundamental en el desempeño mismo de sus funciones. Es fundamental que los tribunales electorales comuniquen sus acciones y sus decisiones, no hacerlo es minar la propia democracia, la participación ciudadana y la construcción de ciudadanía.

Que jueces electorales resuelvan sobre la legalidad de las elecciones no debe significar un desentendimiento de las y los ciudadanos sobre sus decisiones, sobre todo porque de ellas implica quienes nos gobernarán y quienes contendrán por el poder. En este mismo sentido, los tribunales electorales no deben entender al ciudadano como mero espectador sino como su público principal.

En este contexto de falta de legitimidad de las instituciones es propicio que aquellas que conforman la justicia electoral en nuestro país den un paso hacia delante para llevar información relevante a la ciudadanía. Saber comunicar es parte del trabajo de cualquier institución democrática, y para aquellas que atienden las pugnas electorales y es su principal función vigilar que no se violen nuestros derechos políticos, debería ser un tema toral en sus actividades.

Lo primero sería determinar cuál información es del interés del público y cuál permitiría dotarlos de mejores elementos para la toma de decisiones, así como para abonar a la rendición de cuentas de los propios partidos políticos y representantes populares.

Lo segundo, transmitir la información desde las ganas de comunicar, porque, seamos sinceros, a nadie le interesa leer mamotretos de sentencias sino acceder a información en lenguaje ciudadano sobre el sentido de las mismas, las implicaciones para la contienda electoral y las sanciones derivadas de ello.

Sobre todo, cabe mencionar que para muchos de nosotros, conocer esta información en tiempo y forma significaría tener la certeza de que nuestros derechos son cuidados y de que, si deciden reponer la elección o anular el resultado, es en nuestro mejor interés y no por pugnas partidistas.

Por poner un ejemplo, vivo en Coyoacán, y me hubiera gustado conocer el estatus de la controversia electoral que por un tiempo puso en duda quién sería mi alcalde, a diferencia de estarme enterando por los medios y a expensas de que alguien tomara la decisión por mi y por todos los que votamos.

Construir legitimidad en las instituciones sólo puede hacerse desde la posibilidad de dar a conocer información útil y rendir cuentas sobre las decisiones tomadas. Para los tribunales electorales debería ser un siguiente paso el voltear a ver a sus ciudadanos y reconocer que es para ellos para quienes trabajan.

Anuncios

Deja un comentario