Tomate mexicano debe adaptarse a nuevas medidas de Estados Unidos (NP)

Imagen ilustrativa.

Por Yazmín Balula de NotiPress.

México es el principal exportador de tomate a Estados Unidos

El tomate es el tercer producto agrícola de exportación de México, su producción en el país creció entre 2006 y 2016 a una tasa anual de 4.8 por ciento.

Durante años recientes, el consumo promedio per cápita de tomate rojo en Estados Unidos ha presentado una tendencia al alza, a la par ha crecido su producción a nivel mundial. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2017 alcanzó los 177.042 millones de kilos. China produce 31.8%, el mayor de todos los países. México, produce el 4.3% del tomate global.

El tomate es el tercer producto agrícola de exportación de México, la producción en el país creció entre 2006 y 2016 a una tasa anual de 4.8 por ciento, con lo que llegó a su máximo histórico de 3.3 millones de toneladas, de acuerdo con datos de los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA). No obstante, el tratamiento con agroquímicos tradicionales puede perjudicar la salud de los consumidores.

Asimismo, en México uno de cada dos tomates son nacionales, por todo lo anterior la industria tomatera accedió a las revisiones aduanales impuestas por el Departamento de Comercio de Estados Unidos, ya que en dicho mercado el consumo de este producto ha ido al alza al pasar de 12 libras per cápita en los años 80 a 21 libras entre 2010 y 2017.

Julián Montes, director general de Valent México, compañía comprometida con programas como el Buen Uso de Manejo de Agroquímicos de Sintox, señaló en entrevista, la adopción de soluciones de química suave o de origen orgánico, contribuye en la creación de un entorno armónico, ante la necesidad de mayor producción pero con el debido respeto al medio ambiente. “Cada vez es más común que los agricultores adopten dentro de sus unidades de producción tecnologías alineadas con la tendencia internacional de crear economías ecoamigables, para beneficio del propio campo y de las sociedades en general“, agregó.

Para que el tomate mexicano siga ingresando al territorio estadounidense deberán cubrir tres condiciones durante las revisiones fitosanitarias: debe estar maduro (no sobremaduro ni suave), debe estar limpio y de buena forma (si daños externos como pudrición, congelamientos, daños del sol, cortaduras o rasgaduras, no debe tener insectos, ni enfermedades), debe estar unido al tallo de mínimo cinco centímetros (el cual también debe estar libre de hongos, pudrición o cualquier daño).

Tanto el cultivo como la exportación del tomate deberá considerar la inocuidad, es decir, las buenas prácticas deben garantizar la prevención y monitoreo para reducir el uso de tratamiento agroquímicos en el manejo integrado de plagas, ya que el uso de plaguicidas representa un riesgo para la salud de los consumidores.

Según datos de la FAO, las plagas producen pérdidas de hasta un 40% en la producción agrícola. Las plagas no solo reducen la producción agrícola, sino desmejoran la calidad de los cultivos. El tomate es afectado por diferentes variedades de pulgones. Esta plaga detiene el proceso de maduración de los cultivos.

Ante el uso de agroquímicos existe una solución para combatir las plagas. La agricultura protegida es un concepto en México, dedicado al desarrollo e investigación de soluciones integrales para la producción y protección de cultivos, que fomentan el mejor rendimiento y calidad de las cosechas de los tomates entre las que se encuentran Insecticidas nicotinoides, piretroides, biológicos, fungicidas y reguladores de crecimiento orgánicos, coadyuvante y nitrógeno foliar de liberación controlada.

Técnicas como estas coadyuvarán a cumplir con las medidas implementadas por Estados Unidos ya que las medidas orillan a la producción más orgánica, al ser la planta de tomate muy propensa a insectos y enfermedades, los métodos y técnicas que garanticen las cosechas libres de agroquímicos toman fuerza y relevancia en el panorama de México y su mercado agrícola. Este concepto para el combate de agroquímicos tradicionales son una forma de adaptarse a las exigencias del mercado estadounidense.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de NotiPress. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario