Timón Tecnológico Industria 4.0. La tecnología, instrumento de lucha contra la pandemia, vacilación económica y preocupación en la salud mexicana. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, es una tristeza observar cómo la situación del país se deteriora diariamente a gran velocidad, no solamente en los diferentes sectores productivos, económicos, sociales y políticos, sino aún más exacerbado, en la capa más vulnerable de los mexicanos. Y lo pasmoso de esto, es la reticencia al rencuentro del faro de luz, del espíritu y a la postura sorda ante el grito desesperado y dolido de la mayoría de los corazones mexicanos. Mexicanos vapuleados cada segundo por la ansiedad, desesperación y lamento escondido de lágrimas que recorren gota a gota por su rostro, todo por la impotencia de no llevar el pan y el sustento de cada día a sus familias, y que arrinconados, se refugian en sus oraciones para sobrepasar el mal rato de abatimiento. Pero aún más, se arrojan a la calle como ángeles combatientes ante el mal,  sabiendo que cada respiro de aire, es un suicido anunciado, pero que prefiere hacer esto, que esperar la muerte por inanición, angustia y desesperanza, consecuencia de nuestra  irresponsabilidad y pasividad, y esto mis capitanes de timón es inaceptable. De nuevo, la verdad siempre saldrá del oscuro secuestro a la luz, para imponerse a la razón humana… y esto es lo supremo.

En el análisis y estudio realizado a la pandemia, en donde se aplicaron herramientas de ciencia de datos y algoritmos, se encontraron varios aforismos. Una inconsistencia e integridad en el registro de datos, esto durante la primera fase del periodo, aparte de la pérdida intencional o no, del registro de datos durante varios días. Aun con esto y otras concupiscencias en la secuencia, registro, variables y otros temas relacionados de información, se obtuvo el desarrollo de un modelo inicial sobre el comportamiento, todo esto bajo la aplicación de la metodología Divirtualigente, logrando así, identificar un patrón estimado en la conducta de esta proteína maligna. Con esto se buscó propuestas de solución, en la cuales, la más probable y factible; es la de atacar directamente al virus en su ambiente externo, y no esperar a que entre al cuerpo para hacer los daños irreparable conocidos. Con esta acción, se genera una prevención de lucha más efectiva y no una reacción negativa capaz de colapsar los servicios de salud, cuando la curva está en creciendo. Al mismo tiempo, el cuerpo humano que es la casa de Dios, no es atacado a nivel celular por una cantidad de medicamentos que por su naturaleza son un riesgo potencial a la propia vida humana. Por ello, destruir directamente a la proteína fuera de su ambiente de fortaleza dentro de la célula, es una solución exitosa, buscando la lucha en su campo débil fuera del cuerpo humano, y esto es lo increíble. Se observa además, que esta proteína probablemente fue fabricada intencionalmente de forma maligna, confirmando la posibilidad de ser detenida antes de que destruya la célula y se replique en el cuerpo humano. Es una proteína covalente con propiedades aerodinámicas y electrostáticas capaces de mantenerse flotando por varias horas y días en el ambiente y adheridas en diferentes superficies por su capacidad iónica. El estudio arroja la posibilidad de erradicar la pandemia. Actualmente, una solucione propuesta, es hacer plana la curva de propagación. Es una buena solución a largo plazo, sin embargo la razón de velocidad y el delta del estudio señalan que es una estrategia a largo plazo con costos de vidas humanas, servicios de salud colapsados y gastos muy altos. La propuesta del estudio, declara que la razón de cambio debe ser CERO para erradicar la propagación a cero del contagio. Esto se logra atacando directamente a la proteína en su ambiente y no dentro de cuerpo humano, donde esto sería demasiado tarde.  

De nuevo, la tecnología nos ayuda a resolver varios problemas y oportunidades tanto en el ambiente de salud, productivo, económico, social y político. Es ahora el grito de emancipación para el mejor bienestar para todos los mexicanos.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario