Timón Tecnológico Industria 4.0. La tecnología digital-espiritual en ayuda de la progresión y defensa de la barrumbada oscura. Autor: Octavio Fernández

Foto: Xinhua

Y en verdad, no se puede ir en contra del espíritu de sabiduría y conocimiento y mucho menos al del entendimiento y consejo, porque ahí están vivos y presentes en formas diferentes, inclusive en la  propia fortaleza interna de nuestro pueblo mexicano, y que prorrumpe significativamente a cada instante, aún más, cuando concurre la incertidumbre, perplejidad, dilema y crisis en todos los sentidos. De nuevo la luz aparece cuando el mismo pueblo mexicano se vuelca solidario y piadoso para salvar de nuevo a su pueblo mexicano, sin ayuda de nadie humano y esto es de reconocer y eximir 70 veces 7. Pero adicionalmente los actuales síntomas crónicos y estorbos que forjan agrias y dolorosas situaciones que se forman, se han exacerbado extraordinariamente por la situación inesperada de la pandemia, que revela en sí, la luz oscura de tramas y concupiscencias sin recelo alguno. Todo esto en dependencia a tres perfiles introspectivos humanos. El narcisismo, idolatría por el propio beneficio, asistido por la instauración de la mentira para satisfacer el estar bien consigo mismo buscando la alabanza y aceptación de los otros. El victimismo, el más peligroso de todos porque responsabiliza al otro y no a sí mismo, siendo la misma causa de su propio destino. Finalmente el pesimismo, efecto de que todo está mal, de que nada va bien porque todos tenemos la culpa, ¡menos yo! Esto destruye claramente los dones del corazón de los mexicanos, que ya lastimados, buscan permanentemente el bienestar, no solo de su familia sino de las siguientes generaciones. Pero si esto fuera poco, el sentido de pobreza se expande bajo los principios de escasez como el yo ser, el sobre control, las exigencias, la desconfianza, mis agrados, mis estilos, mi forma, mis condiciones, a mi modo, el reproche, el resentimiento, el dominio, la posesión, si no estás de acuerdo con lo que digo entonces estás con el otro, miro hacia atrás y no hacia adelante, todos me atacan, el reinado soy yo, no hago servilismo, todos están bajo mi mando, todos me aman y otras concupiscencias que no deben ser aceptadas ni mucho menos promovidas o comunicadas como intemperancias exitosas, y esto, mis capitanes de timón, ¡no debe ser aceptado!

Sin embargo no todo está perdido, la tecnología digital de nuevo está presente con su espíritu de progresión súper liberal, pues genera la abundancia y el bienestar en todos los ámbitos de la vida cotidiana, si está bien aplicada. Los efectos de abundancia van desde el respeto, la integración, la inclusión en valores, la confianza con datos de verdad, las necesidades, el respeto, el apoyo, la formación de expectativas, la búsqueda de bienestar, el desarrollo de trabajo digno, el trabajo bien remunerado, la creación de sistemas sociales inteligentes y digitales, la aportación de nuevas expectativas, la creación de valor social, lo económico, lo productivo, la aportación de la buena salud médica, el reconocimiento, la gratuidad, la creación de expectativas, la educación inteligente, política digital, las cadenas de valor crecientes y muchos otros elementos que generan abundancia, es claramente que la abundancia es el único antídoto eficiente contra la pobreza. La pobreza solo se abate con el espíritu de luz de la abundancia, y nada más, y esto es lo ¡increíble!

Finalmente, debemos darnos cuenta que esta pandemia ya modificó los rasgos y elementos sociales, económicos, políticos y productivos; es decir, ya no es un regreso a la “normalidad”, sino al inicio de una nueva etapa mundial basada en nuevos contextos, escenarios y ambientes disruptivos, expresados en todas direcciones. Así, la tecnología digital existe como la herramienta de apoyo suficiente para continuar con su paso de creatividad, progresión, abundancia y responsabilidad social para generar bienestar social. La tecnología siempre ha estado desde la creación del hombre y por ello mis capitanes de timón es responsabilidad de todos nosotros llevarla de nuestra mano para derrotar a la oscura barrumbada.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario