Timón Tecnológico Industria 4.0. La tecnología, detonador de empresas y empleos remunerados, excluyendo vanas distracciones en el modelo de caos. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, es increíble y además inverosímil dejar pasar el tiempo sin hacer ninguna acción contundente para edificar el futuro –hoy cercano– en la creación de empresas tecnológicas y empleos remunerados suficientes para recobrar el -0.1 % de PIB actual y defender las contribuciones ineludibles –sin exagerar y traicionar– para mantener los servicios de bienestar, confianza y sobrevivencia de nuestro país.  

Para dar certeza a los argumentos dados, se ha estratificado con variables, datos y expectativas a corto y mediano plazo, la elaboración –internamente– de un intricado modelo de caos elástico mexicano; modelo basado en formulaciones complejas matemáticas y algoritmos de alta densidad para determinar los elementos claves de conflicto, riesgo, peligro, fuerzas divergentes y concurrentes, factores externos, rigidez, elasticidad, confianza, pobreza, bienestar y otros vectores fundamentales para evaluar la perspectiva de la función México.  

Los resultados obtenidos en las primeras evaluaciones del mapeo superficial del modelo, muestran e identifican dimensiones de correspondencia y divergencia correlativa entre los elementos participantes claves. En la mayoría de estas relaciones y dentro del modelo, se muestran un incremento en los conflictos entre varios de los sectores claves. Aún más, hay elementos resultantes claves que sufrirán un desbalance estructural determinante, que impactará  a mediano plazo las estructuras estables del modelo y esto es un riesgo muy alto. Las relaciones entre las dimensiones de capas se irán deteriorando cada vez más, pasando de la construcción a la destrucción propia, dañando el modelo de forma contundente e irreparable. Pero además, aun cuando existe ciertos elementos de “seguridad y certeza”, estos también, por su relación de dependencia directa, serán afectados también a corto plazo, con la posible reacción destructiva potencializada en el modelo y esto no debe se aceptado.

Asimismo, algunas de las dimensiones y capas del modelo relativo en la generación de empresas y su directa “correlación” en la creación de empleos remunerados, se verán afectados –hoy ya evidente– a corto plazo, impactando en el PIB de México. También el modelo arrojó datos de riesgo, conflicto y otros impactos relativos a las dimensiones de los diferentes niveles y sectores públicos, políticos, productivos, salud, bancarios, empresariales, juveniles, sociales y otros más correlacionados en este modelo.

De forma reiterativa se identificó que el factor de ponderación efectiva y de éxito que apareció en este modelo elástico, fue el elemento relacionado a la tecnología y la tecnología digital, componente reconocido como clave en el desarrollo y prosperidad en los otros participantes y sectores. La política digital, parlamento digital, empresas digitales y tecnología de alta competitividad, economía digital, productividad y otras aplicaciones son los elementos principales para la estabilizada del modelo.

Finalmente, el modelo se corrió varias veces bajo la búsqueda del obtener el balance estructural “Cero Conflicto”. Pero además, se realizaron varias reiteraciones para determinar el grado de veracidad con la finalidad de obtener un nivel alto de confianza, bajo el escrutinio de evaluación de la verdad sobre la razón y la falsedad de información y distracción de eventos. Capitanes, es tiempo del espíritu de sabiduría para efectuar las acciones inmediatas y estabilizar el devenir futuro de nuestro país, es por ello un compromiso social.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario