Timón Tecnológico I4.0. La tecnología, presente en el segundo congreso del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana. Autor: Octavio Fernández

0
347

Y en verdad fue una grata sorpresa encontrar en la escuela militar de ingenieros un auditorio lleno de honor, constituido por mexicanas y mexicanos que tomaron la decisión clara y contundente de tomar su vida, alma y cuerpo al servicio de nuestro país, para ellos nuestro amor y respeto. Pero aún más, no sólo se asomaba el orden y la limpieza en todos los espacios dentro de estas instalaciones, sino que además se respiraba un buen hálito en todos los sentidos, a pesar de indolencias, suficientes para resurgir el espíritu tecnológico durante este encuentro del segundo congreso de Investigación, Desarrollo e Innovación Tecnológica del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana. Además, se observaba la buena organización, seguimiento de protocolos, la franca disposición con presentaciones de estupendo conocimiento científico, los cuales se encuadraron con los tiempos exactos de reloj preciso; exaltación de clara diferencia de nuestra cotidiana entidad cultural mexicana de impuntualidad y falta de respeto a nosotros mismos, justificada en la mayoría de las veces con falsos argumentos de evasión y valoración propia y ¡esto es una oportunidad de cambio!

Sin embargo, la iniciativa o progreso de desarrollo tecnológico sigue faltando en varios  ámbitos en nuestro país, el cual es responsabilidad y corresponsabilidad de todos nosotros. Pero la prueba más evidente de la ausencia de innovación y tecnología –y no es por falta de creatividad mexicana– es la clara evidencia de la existencia de empresas tecnológicas internacionales, coincidentemente cercanas a nuestra frontera, capaces y suficientes de cubrir el total del PIB de Mexico. Lo increíble de este PIB mexicano, el cual está construido por el esfuerzo y trabajo diario de 110 millones de mexicanos y compuesto de 50% de pobreza y pobreza extrema y promedio de edad de 27 años, se ve difícil que compita actualmente y a futuro con estas factorías tecnológicas, las cuales no tienen hermosas playas, largos litorales, reservas petroleras, selvas frondosas y otros recursos naturales de invaluable riqueza, pero que sin duda generan riqueza y abundancia más que nuestro PIB, causa de una deficiencia de variables  faltantes no proyectados en nuestro país, y esto es inaceptable.

De nuevo, el desarrollo de la tecnología es una responsabilidad de todos nosotros, no sólo para evitar usura entre supuestas empresas tecnológicas del mismo club de los pequeños traviesos, que sólo convienen con “dizque emprender” sobre la compra y venta de servicios vía recursos públicos sin desarrollar o innovar nada, una verdadera cobardía, vergüenza empresarial y contubernio generacional. Por ello, el grito de independencia tecnológica es hoy un compromiso necesario en las empresas e individuos auténticos de trabajo, esfuerzo y espíritu mexicano, capaces de hacer y trasformar a este país mediante el desarrollo de trabajo digno, riqueza y abundancia, antídoto doloroso y eficiente sobre la pobreza, y eso es un facto.

Finalmente la tecnología coadyuva a celebrar la verdad sobre la razón, la cual tarde o temprano saldrá para demandar su posición y su juicio implacable, la verdad nos hará libres y esto mis capitanes, es nuestro timón de bienestar.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario