Timón Tecnológico I4.0. La tecnología, los datos, y el pintor creativo sustento celular económico de la sociedad. Autor: Octavio Fernández

0
332

Y en la renovación de la casa, el pintor resana y pinta de nuevo las paredes, que por muchos años fueron testigos mudos de la evolución robusta de la célula familiar; esencia y progreso de nuestra sociedad. Sin embargo, este artesano que por origen es “carpintero”, y que por los contextos actuales se obliga a ser “pintor” para subsistir y sostener el estudio de sus dos hijos, refleja en su corazón la agonía de la desesperanza futura de no poder soportar los estudios y facilitar mejores sueños y bienestar por falta de empleo. Pero esta historia es en veracidad, una historia desparramada en cada espejo de nuestra nación, cuya luz celular se ve fatigada por la falta de la energía de un empleo remunerado. Y aún más difícil, sus hijos, multiplicadores celulares de esencia social, estarán coartados en su futuro ya apocalíptico. Increíble, ¡y son datos reales!

Sin duda y con eminente claridad, la efectividad estratégica indomable es la de impulsar con la tecnología la universalidad de empleos para estimular la pirámide poblacional de nuestro país, no sólo para la generación joven, sino para el soporte de las generaciones futuras del retiro inaplazable.

Pero aún más, y como luz única de solución a largo plazo para la creación de empleos,  es la tecnología, factor de peso, la cual facilitará el éxito en la fecundación de puestos siempre y cuando se cumplan los principios básicos y suficientes para desplegar su sigilosa fuerza en beneficio de todos; uno de estos principios inicia en la cosecha y aprovechamiento en el uso de datos reales, los cuales nos hará libres, y así confeccionar las acciones efectivas y concretas de bienestar, evitando la inconsistencia y fragilidad humana de emociones en discusiones inocuas que sólo dispersan las fuerzas concurrentes y confrontan los esfuerzos para implementar el sueño expectante de todos nosotros por un México mejor. Así, para cumplir con esta expectativa compleja, la experiencia marca el sello en la forma de la toma de datos, el origen y las condiciones en las cuales fueron tomadas. Los datos son la auténtica expresión no verbal, identificada visualmente, la cual representa la realidad de las cosas que no se expresan humanamente, son la visión del mismo ecosistema espiritual de la substancia del elemento, proceso o sistema en esencia. Por ello, oramos para que la discusión estéril sobre la verdad de los datos es insaciablemente infecunda y árida, donde el simple hecho de verificar los datos puede llevar viajes cósmicos ilimitados en el tiempo y de poco valor y efectividad. No lleguemos a estos efectos de burda calidad anodina.

Toda mejora inicia con los datos, los datos del empleo aun cuando sea 10 o 30 o lo que sea, debe ser un indicador donde debemos trabajar y mejorar, es una función del impacto de variables interrelacionadas donde el elemento de peso es la creación de empleos con el apoyo de la tecnología, y esto no es discutible, es un hecho que se debe hacer para evitar cualquier efecto mordaz, donde finalmente no sea suficiente el tiempo para sanar y sostener la fe en la célula familiar de Mexico y en especial en la de nuestro artista, no tenemos opción.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario