Timón Tecnológico I4.0. La tecnología, faro de guía y luz indudable en navegantes de expresión periodística. Autor: Octavio Fernández

0
225

Ante la severa oscuridad de profundos mares, se advierte a la lejanía un faro con norte de luz, revelando la proximidad de la costa a nuestro capitán Julio Verne, navegante de más de 20,000 editoriales y columnas, que desde el puente de su pluma, lleva a todo vapor de máquina, el navío del periodismo de verdad.

La verdad nos hará libres, y esta verdad de luz de vida, habita en la búsqueda de la fuente y origen de los hechos, del estudio y recapitulación inteligente de la información, del desapego de las emociones y la continua investigación y búsqueda del arte de los datos, nada fácil.

A pesar de esto, existen también en altamar galeones y lobos de mar que navegan en mares llevando su bandera de avenencia, con la que escriben historias inverosímiles faltas de realidad y tendencias de corazón de concupiscencia con la intención sucia de confundir y desestabilizar la verdad e inteligencia social, esto con el tiempo no pasará.

Aun peor, cuando la responsabilidad del navegante gacetillero es la de informar con la verdad sobre las hechuras de los mares, se encuentra desgraciadamente a diferentes niveles y estratos de opinólogos, los cuales no siguen el código del entendimiento, rezagan la ley natural del discernimiento e inteligencia, se excusan con la ignorancia del bien dado, glosan con sus emociones y estremecen las aguas con la inopia de los datos; con el simple propósito de destruir con un golpe deshonesto e instantáneo de palabra, lo que con mucho esfuerzo, tiempo, peligros, ciclones y huracanes vandálicos de vida, han trabajado ásperamente los náuticos periodistas; para acrecer la esencia de la verdad investigada, esperando en muchos de los casos, la acción efectiva del timón de mando, que sin embargo hoy está ausente, y poco eficaz, ¡es increíble!

La tecnología apoya a nuestros navegantes a través de la responsabilidad en cada ruta de mar tomada, comprometiéndose con la verdad mediante los registros y datos adquiridos desde el origen o fuente del hecho suscitado o investigado, abrigados en los anaqueles de la información digitalizada y transparente de una base de datos, que como faro de mar, son la luz de navegación en la obscuridad total, la cual satisface la veracidad de la pluma informativa en favor de la información y exigida por todos nosotros.

Asimismo, la composición entre la tecnología y el periodismo en tiempo real, logra, entre muchos de sus beneficios, la integración de innovaciones dedicadas al trabajo diario, como las redes sociales, procesos de medios comunicativos en tiempo real, almacenamiento de información de miles de actividades a todos los niveles; pero lo más importante, genera la información real y verdadera de luz que nos hará libres, ya que esta, no solamente es divulgada mediante la letra escrita o hablada por nuestros nobles marinos o capitanes de timón –periodistas–, sino que serán la pauta de inteligencia y discernimiento de lo acontecido en voz viva, creando con la tecnología, un cambio de referencia social, es decir, ya no será sólo el locutor del hecho, sino el espíritu de discernimiento efectivo de la información con vientos de bienestar social,  llevando en sí mismo la alta responsabilidad de decir lo que es y no lo que siente, pero además, crecerá en su dinámica de trasformación tecnológica al pasar de ser solamente informador, a ser un referente social inteligente, que no sólo compete en ser esencialmente padre, madre, esposo(a), hijo(a) sino aún más, por ser el nuevo faro de luz espiritual y social, esencia clara de su alma y profesión –editores, periodistas, locutores–, compromiso futuro de hoy en día, y eso cuenta mis capitanes de timón.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario