Timón Tecnológico I4.0. La tecnología, armonía entre disonancias de acordes neoliberal y bienestar-central. Autor: Octavio Fernández

0
352

Y entre las presentes notas del pentagrama de acordes disonantes, un compositor prominente como Tomás de Aquino (1225-1274) revelaría sus armonías compuestas por matices divinos sobre El precio justo, La propiedad privada y El pecado de la usura hace siglos. Sin embargo y desafortunadamente, hoy en día estos acordes pasan a desarreglos melodiosos que berrean sus desaboridas y perturbadas notas de desobediencia, consecuencia de músicos orientados sólo a valorar las riquezas y dejando en el tintero del olvido al compositor maestro creativo de la obra. Asimismo, las tesituras creativas que parten desde el origen del hombre hasta nuestros días, revelan los estilos y los gustos musicales a través de pentagramas económicos denotados como mercantilismo, fisiócratas, marxismo, neoclásicos, keynesianos, liberalismo y otros más; que bajo el metrónomo de su compás en tiempo, marca el vaivén de “una cadencia social y otra privada”.

Pero aún más, estas intensidades musicales no han cumplido con las armonías de Santo Tomas; como la no existencia del precio justo, sino el precio que conviene lucrar; la propiedad privada no está en el pentagrama con timbres de eficiencia y bienestar social, sino de posición privativa y de pobreza moral, y la última, la más importante, “la usura”, que se ha transformado en una disonancia pueril de corrupción, de saqueo de riqueza sin límites con prioridad egocéntrica y factor de descomposición musical de perturbación total increíble.  

Además, los estilos musicales están escritos con armonías diferentes pero con las mismas notas; así pues, el neoliberalismo conforma en su esencia notas semejantes al modelo “bienestar centralizado”, el cual está creado con microtonos de nota 13, entre lo social liberal y el social progresista. Ambos estilos están buscando la prosperidad, la bonanza, la felicidad social e individual, sin embargo, uno y otro están abatidos con ruido de fondo de la usura.

Como paradigma están los ejercicios de sinfonías chilenas, denotadas por timbres de socialismo, que terminan con desestabilidad musical en sólo tres años, lo cual no deseamos tener. El resarcimiento chileno, basado en una composición antagónica de aires de Chicago, recupera el matiz del estilo musical económico de ese periodo con creces pero con pérdidas del corazón.

Por ello, la tecnología, como base fundamental del progreso científico con impacto económico y social, soporta cualquier timbre de voz y armonías de pentagramas complejas o sucias de ruido de fondo; cimentado en la toma directa de lecturas de notas y matices reales de eufonías, que examinan la verdad en constante tiempo de allegro, buscando implacablemente la reducción de la usura –corrupción– y fomentando la visibilidad y transparencia necesaria sin tonos de dolo. Es así que la tecnología actúa en forma independiente y positivamente ante cualquier modelo económico, ofreciendo el armazón suficiente para identificar los procesos positivos y aquellos que manchan y ensucian los patrones musicales, todo esto en beneficio de la sinfonía maestra de nuestro país con matices de éxito.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario