Timón de Tecnología Financiera. La tecnología ante las usureras deudas financieras de los mexicanos trabajadores. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, “el que no trabaja no come”, sentencia clara y concreta que visibiliza a todos aquellos hombres y mujeres que trabajan con decoro, honestidad, perseverancia y dedicación  para llevar el pan de cada día a sus familias. Sin embargo, hoy no todos los mexicanos llevan el sustento a sus hogares, consecuencia de una crisis económica y financiera mal planeada o sesgada que se viene arrastrando desde hace tiempo, y que además, y no es justificación, se ha exacerbado en los últimos 8 meses por la pandemia. Las causas son varias, pero quizá la más relevante ahora, es la falta de flujo de dinero en la capa básica social; factor relativo a la falta de un plan de desarrollo de empresas de trasformación disruptiva tecnológica, las cuales generarían nuevos empleos de valor agregado bien remunerados.

En datos, México tiene una tasa activa menor de 45% desde hace tiempo. 10% de este 45% corresponde a empleos de valor agregado o productivo. 35% representa tracciones comerciales. Finalmente México tiene 25% de valor agregado en el PIB, lo cual no es muy bueno. Para incrementar este valor agregado, se requiere urgentemente impulsar inversiones y desarrollo de nuevas empresas productivas y tecnológicas para sustentar el crecimiento y empleo futuro de la población activa menor de 27 años, y esto es un reto tecnológicamente desafiante. 

Pero esto no es todo, el mexicano luchador no solamente sufre el desempleo y falta de flujo para solventar los gastos familiares, sino también se ve amenazado por un sistema financiero que busca recobrar las deudas que contrajo por la misma situación en la que se vive. Existen “casos de hechos” en donde: aboneros, tiendas departamentales, bancos, financieras, prestamistas y otra serie de usureros, reclaman sus pagos con alevosía y ventaja a nuestros trabajadores mexicanos, sin ver que ellos mismos son la razón del mismo problema. Una solución salomónica al problema, sería sustentada en la modificación a la expresión mexicana, “Debo, no niego, pago sin usura, si me das trabajo para pagarte”.

De nuevo la tecnología busca ofrecer alternativas para resolver estos temas difíciles entre ambos lados. Entre algunas alternativas se encuentran: el crear e incrementar la potencialidad de nuevos empleos de alto valor agregado y tecnológico con buena remuneración económica para incrementar el flujo de dinero. Inyectar estímulos a las empresas para incrementar la economía en su nivel y sus subsecuentes cadenas de valor. Tecnificar e innovar los procesos productivos y administrativos. Reducir los procesos de “no valor agregado” en las cadenas productivas, industriales, de servicios, de negocios, financieros, políticos, sociales y otros más para aumentar la productividad, reducir los costos innecesarios e incrementar la capacidad monetaria en el nivel básico social. Integrar modelos de inteligencia artificial con algoritmos y ciencia de datos suficientes y necesarios para empoderar y proteger a los generadores de valor agregado y su fuerza laboral; evitando que sean saqueados, robados, extorsionados, usurados, engañados y otras bajezas por aquellos que no trabajan y que sí viven del trabajo de los mexicanos. 

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

La tecnología de trasformación financiera desplegará su apoyo al empoderamiento de la capa básica social mediante los sistemas de trasformación tecnológica y digital, conectividad, redes sociales, equipos de alto procesamiento, inteligencia artificial, virtualización, nanotecnología, flujo financiero digital y otras innovaciones con el objetivo de evitar la metástasis cancerígena-usurera de los vividores de la fuerza de valor agregado, cuya responsabilidad es de todos.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario