MEXICO, 19 ene (Xinhua) — Al menos 73 personas han muerto por la explosión en un ducto de combustible registrado la víspera en el estado central de Hidalgo, informó hoy el gobernador de dicha entidad, Omar Fayad.

   En rueda de prensa, el funcionario señaló que, en las últimas horas y durante los trabajos de apertura de zanja en el ducto del municipio de Tlahuelilpan (Hidalgo), se encontraron cinco cuerpos sin vida y otras cinco personas fallecieron este sábado en distintos hospitales.

   En tanto, el número de personas heridas es de 74, de las cuales 24 se atienden en los hospitales de Hidalgo y 50 en la Ciudad de México, estado de México, Querétaro y Guanajuato (centro).

   De las personas hospitalizadas, siete son menores de 18 años y uno tiene 12 años, quienes permanecen hospitalizados en la región metropolitana del Valle de México.

   Asimismo, Fayad precisó que 30 víctimas tienen entre 18 y 29 años y 36 más tienen entre 30 y 50 años y una más tiene 63 años.

   “El panorama se ha ido endureciendo y es que, a medida que va pasando el tiempo, la expectativa de encontrar más personas vivas prácticamente va desapareciendo”, agregó.

   En su oportunidad, el fiscal general de México, Alejandro Gertz, dijo a periodistas que una de las líneas de investigación se basa en que la gasolina estaba cargada con una serie de gases de gran letalidad y, en el momento en que las personas comenzaron a moverse utilizando ropa sintética, se produjeron reacciones eléctricas que pudieron generar la detonación.

   “Era un área cargada de gases y que además de los contenidos líquidos pudo haber generado esa explosión, esa es la primera información que podemos ratificar en las primeras horas”, puntualizó el fiscal.

   En adición, Gertz dijo que al momento no hay detenidos por la explosión en la toma clandestina de Hidalgo.

   Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no descartó un posible  sabotaje como causa del siniestro.

   Asimismo, afirmó que pese a los hechos, la estrategia del combate al robo de combustible no va a cambiar e indicó que “no habrá complicidad del Gobierno federal por estos ilícitos”.

   “Cero tolerancias en cuanto a la corrupción e impunidad, no lo vamos a permitir. En las circunstancias más dolosas y difíciles no vamos a ceder, tenemos que limpiar el país”, agregó.

   De acuerdo con reportes militares, el estallido y posterior incendio del ducto Tuxpan-Tula se produjo alrededor de las 19:00 horas locales del viernes por la fuga de combustible.

   La toma clandestina de gasolina era aprovechada por cientos de personas de los municipios cercanos y se calcula que entre 600 y 800 personas se encontraban en el lugar para recoger el hidrocarburo.

   Las autoridades señalaron que la toma fue abierta por ladrones de combustible, un delito que provoca al Estado mexicano pérdidas por 60.000 millones de pesos (unos 3.000 millones de dólares) al año.

Deja un comentario