¿Sabes cómo se elabora la ceniza que se coloca en la cabeza de los fieles? (nota de Guadalupe Bustamante en OEM-Informex)

Foto: Especial.

El Miércoles de Ceniza es una de las tradiciones de la Iglesia Católica más conocidas

Guadalupe Bustamante | OEM-Informex

https://ipstori.com/

El Miércoles de Ceniza es una de las tradiciones de la Iglesia Católica más conocidas. Con esta fecha se da inicio a la Cuaresma, un tiempo penitencial que nos ayuda a disponernos espiritualmente para la fiesta de la Resurrección de Jesús.

Este día los creyentes reciben ceniza como señal de arrepentimiento y compromiso de reconciliación, de cara a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Pero, ¿sabes de qué está hecha la ceniza que se coloca en la cabeza de los fieles.

Anuncio
Foto: Cortesía | Desde la Fe.

Usualmente, las palmas benditas del Domingo de Ramos son resguardadas y quemadas en las parroquias para utilizarse el Miércoles de Ceniza. Las palmas son colocadas al fuego y pasadas por un colador para obtener ceniza fina.

En este 2021 y con la nueva normalidad, la pandemia de COVID-19 aún representa un riesgo para la salud. Por eso, la recomendación es: Quédate en casa. No salgas. Toma las medidas sanitarias con seriedad y como un servicio de amor al prójimo.

Por tal motivo, autoridades de la Arquidiócesis de México informan que recibir la ceniza no es necesario para la salvación, es decir, es un signo importante, valioso y con mucho significado mientras se realicen los actos penitenciales que SÍ son obligatorios porque son mandados por la Iglesia, por lo tanto, si no tomas la ceniza, no pasa absolutamente nada, pero si no haces el ayuno y la penitencia, además de desobedecer la Iglesia, manifiestas que no quieres vivir plenamente la Cuaresma.

Foto: Cortesía | Desde la Fe.
Con el fin de evitar contagios de COVID-19 durante el Miércoles de Ceniza, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de la Curia Romana publicó una nota sobre la modificación del rito empleado.

De acuerdo con esta información, tras ser pronunciada la oración de bendición de las cenizas y asperjarlas con el agua bendita, sin decir más el sacerdote se dirigirá a los presentes para expresar, a una sola voz y para todos los fieles, la fórmula del Misal Romano: “Conviértanse y cree el Evangelio”, o bien, “Polvo eres y en polvo te convertirás”.

Foto: Cortesía | Desde la Fe.

Acto seguido, el sacerdote deberá limpiarse las manos y colocarse la mascarilla cubriéndose adecuadamente boca y nariz. Posteriormente, impondrá la ceniza a cuantos se acerquen a él. Si es oportuno, él se acercará a los fieles que estén de pie en su lugar, tomará la ceniza y la dejará caer sobre la cabeza de cada uno sin decir nada.

Foto: Cortesía | Desde la Fe.

Con información de Desde la Fe.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción

Comenta

Deja un comentario