Reino Unido deja formalmente la Unión Europea tras 47 años de pertenecer a ella; retiran su bandera del Consejo

Fotogramas de video.

LONDRES, 31 ene (Xinhua) — Reino Unido dejó de manera oficial la Unión Europea (UE) a las 23:00 hora local (23:00 GMT) de ayer viernes, con lo que pone un histórico fin a los 47 años de pertenencia al bloque comercial más grande del mundo.

Su bandera fue retirada del Consejo de la Unión Europea, en Bruselas, Bélgica, tras concretarse el polémico Brexit.

   En un discurso especial a la nación, emitido por televisión, el primer ministro británico, Boris Johnson, quien asumió el cargo en medio de la crisis del Brexit, calificó el momento como “el amanecer de una nueva era” cuando “se levanta el telón de un nuevo acto”.

   “Nuestro trabajo como Gobierno, mi trabajo, es unir a este país y llevarnos hacia adelante”, dijo. “Y lo más importante por decir esta noche es que este no es un fin sino un comienzo”.

   El líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, instó al país a no “encerrarse en sí mismo” después de abandonar el bloque.

   Los líderes de la UE expresaron en una declaración conjunta que Gran Bretaña y la UE tendrán que trabajar duro para tejer juntos un nuevo camino “como aliados, socios y amigos”.

   Este momento también da inicio a un periodo de transición que se prolongará hasta el final de este año mientras los negociadores tratan de lograr un acuerdo comercial entre Reino Unido y los países que permanecen en la UE.

   En la plaza del Parlamento de Londres, los simpatizantes del Brexit agitaron banderas y gritaron consignas. Para ellos, el día marca la vuelta a un Estado soberano y verdaderamente independiente.

   El fundador del Partido de la Independencia del Reino Unido, Alan Sked, declaró a Xinhua: “Ahora tendremos el control total de nuestras propias leyes, finanzas, fronteras y comercio”.

   “Ya no tendremos que pagar miles de millones de libras cada año a burócratas extranjeros no elegidos para inventar leyes diseñadas para arruinarnos”, remató Sked.

   El Big Ben no sonó en este momento histórico para la nación, que se ha dividido enormemente desde el referéndum del Brexit en 2016. El número 10 de Downing Street, la oficina y residencia del primer ministro, marcó con una pantalla la cuenta regresiva de la fecha límite hasta las 11 p.m.

   El Gobierno británico ha elogiado el Día del Brexit como un momento significativo en la historia del país y señaló que tiene la intención de utilizar el evento para reunir a las comunidades y “curar las divisiones”.

   Este viernes se celebró una reunión del gabinete del Gobierno británico en Sunderland, la primera ciudad en declarar su apoyo para abandonar la UE hace tres años y medio.

   A pesar de las banderas del Reino Unido ondeando frente a edificios emblemáticos de la Unión Europea y la puesta en circulación de una moneda conmemorativa para festejar el Brexit, la salida del bloque también significa un futuro de incertidumbre para los británicos.

   Prueba de ello es lo que ocurre en Irlanda y Escocia donde la preocupación es palpable.

   Brian Renaghan, propietario de un terreno en la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, teme perder los subsidios que recibe de la UE.

   “Tendré que encontrar otra forma de ganar dinero, tal vez convertirlo en una granja recreativa”, declaró Renaghan a Xinhua.

   En Escocia, donde todos los distritos electorales votaron para permanecer en la UE en el referendo de 2016, también se levantan voces de incertidumbre.

   El líder del Concejo de la escocesa ciudad de Dundee, John Alexander, opinó que el Brexit “ya está teniendo un impacto negativo en las perspectivas económicas del Reino Unido y, por lo tanto, de Escocia”.

   A Gran Bretaña y Bruselas les esperan largas y difíciles conversaciones sobre un acuerdo comercial, que podrían concluir antes del final de 2020, conforme finalice el “período de transición” del Brexit.

   Según el exrepresentante permanente de Gran Bretaña ante la UE, Ivan Rogers, la salida del Reino Unido de la UE será solo el punto de partida de un viaje difícil e incierto que puede continuar durante años, y casi seguramente en la segunda mitad de la década de 2020.

   El exdiplomático advirtió que el 31 de enero es solo el comienzo del Brexit en lugar de su final.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de Xinhua. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario