Raúl Castro, artífice de la actualización del modelo cubano, entrega el mando del Partido Comunista a Miguel Díaz-Canel (nota de Raúl Menchaca en Xinhua)

El primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro, participa en la plenaria del VIII Congreso del PCC, en el Palacio de Convenciones, en La Habana, capital de Cuba, el 18 de abril de 2021. Foto: Xinhua | Ariel Ley Royero/ACN/Prensa Latina.

Por: Raúl Menchaca | Xinhua

https://ipstori.com/

El hasta hoy primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), general de ejército Raúl Castro, es el artífice del proceso de actualización del modelo económico cubano, que deberá continuar su sustituto y actual presidente Miguel Díaz-Canel.

En la jornada final este lunes del VIII Congreso del PCC, Castro entregó a Díaz-Canel la dirección de la organización política, en un acto cargado de simbolismo que marcó el retiro de la llamada “generación histórica” de la Revolución Cubana.

Raúl Castro, quien cumplirá 90 años el próximo 3 de junio, fue electo al máximo cargo del PCC en abril de 2011, durante el VI Congreso de esa organización, en sustitución de su hermano mayor y también ex presidente Fidel Castro, quien ocupaba ese puesto desde 1965, año de la fundación del partido.

Anuncio

Desde ese momento llevó de manera simultánea el liderazgo del PCC y la Presidencia de la República, con un gran respaldo partidista en el proceso de cambio del modelo cubano, cuya hoja de ruta son los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el Período 2016-2021.

El texto, aprobado en abril de 2011 en el VI Congreso y actualizado en abril de 2016, en la reunión siguiente, incluye ahora unas 200 medidas que trazan el rumbo socialista de Cuba.

Una de las decisiones más aplaudidas del menor de los hermanos Castro fue la aprobación del trabajo no estatal, llamado en el país “por cuenta propia”, que en la actualidad acoge a unos 600,000 cubanos, cerca del 13 por ciento de una fuerza laboral de 4.4 millones.

Imagen de archivo del primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro (c), asistiendo a una sesión de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, en el Palacio de las Convenciones en La Habana, capital de Cuba, el 20 de diciembre de 2019. Foto: Xinhua | Joaquín Hernández.

Esa decisión significó la autorización al establecimiento de negocios privados a partir de una lista que sólo prohíbe 124 actividades de más de 2,000 oficialmente reconocidas.

Otra medida de amplia resonancia fue la eliminación en enero de 2013 de requisitos de viaje y la autorización a los cubanos a permanecer fuera del país hasta por dos años, sin perder sus bienes o residencia, siempre que lo hagan de forma legal.

Autorizó también la libre compraventa de autos y viviendas, que antes estaba legalmente prohibido, además del acceso de la población a hoteles, así como a la compra de computadoras y teléfonos móviles.

En 2014, su gobierno reformó la Ley de la Inversión Extranjera para dar mayor incentivo al capital foráneo, y ese mismo año inauguró la Zona Especial de Desarrollo Mariel, un puerto de aguas profundas a 45 kilómetros al oeste de La Habana, que pretende ser el principal polo industrial del país.

Cuatro años después, en abril de 2018, cedió el cargo presidencial a Miguel Díaz-Canel, aunque se mantuvo al frente del PCC, desde donde planificó una retirada ordenada de la “generación histórica”, la que bajo las órdenes de Fidel Castro luchó en la guerrilla y tomó el poder en enero de 1959.

Raúl Castro fue la mano derecha de su hermano Fidel desde que se sumó al grupo de civiles que en 1953 intentaron el fallido asalto al Cuartel Moncada, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, que le valió una condena de cárcel bajo la dictadura de Fulgencio Batista.

Tras una amnistía, salió al exilio a México, desde donde regresó en diciembre de 1956 en la expedición del yate Granma para alzarse en las montañas de la Sierra Maestra.

Imagen de archivo proveída por Prensa Latina del presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel (2-i), y el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro (2-d), participando en la conmemoración del Día de la Rebeldía Nacional en la Plaza de la Patria, en la ciudad de Bayamo, 740 kilómetros al oriente de La Habana, Cuba, el 26 de julio de 2019. Foto: Xinhua | Vladimir Molina/Prensa Latina.

Tras el derrocamiento de Batista, en enero de 1959 llegó a La Habana con las tropas rebeldes y casi de inmediato se hizo cargo de las nacientes Fuerzas Armadas Revolucionarias, además de contraer matrimonio con otra guerrillera, la fallecida Vilma Espín, con quien tuvo cuatro hijos.

En 2006 asumió la Presidencia tras la enfermedad de Fidel, quien falleció en 2016, y de manera inesperada negoció con el gobierno del ex mandatario estadounidense, Barack Obama (2009-2017), el restablecimiento de relaciones diplomáticas, rotas por Estados Unidos desde hacía más de medio siglo.

Casi siempre vestido con su uniforme militar y con fama de buen organizador, Raúl Castro apostó por el desarrollo de la empresa estatal como pilar del socialismo cubano y de la unidad del pueblo para enfrentar los actuales desafíos políticos y económicos.

“En lo que a mí se refiere concluye mi tarea como primer secretario del Comité Central del Partido con la satisfacción de haber cumplido y la confianza en el futuro de la patria”, dijo el pasado el viernes al presentar el Informe Central al VIII Congreso del PCC.

Castro expresó “la meditada convicción de no aceptar propuesta para mantenerme en los órganos superiores de la organización partidista, en cuyas filas continuaré militando como un combatiente revolucionario”.

El veterano comunista aseguró, no obstante, que “mientras viva estaré listo con el pie en el estribo para defender a la patria, la revolución y el socialismo con más fuerza que nunca”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA.  Prohibida su reproducción.

[VIDEO] Raúl Castro anuncia que dejará de estar al frente del Partido Comunista de Cuba (nota de Francisco Félix)

 

Comenta

Deja un comentario