Política feminista/ El feminismo de la imperfección. Autora: Aleida Hernández Cervantes

Jóvenes con derechos

La feminista de la imperfección comprende sobre la cosificación pero le gusta usar tacón. A la feminista de la imperfección le gusta ver futbol pero critica que lo domine un varón. La feminista de la imperfección le ruega a su madre que abra los ojos y también le agradece su dedicación. La feminista de la imperfección un día dice que nunca tendrá hijos y al otro se embaraza con toda convicción. La feminista de la imperfección vive feliz sola pero a veces desea alguna unión. La feminista de la imperfección se casó de blanco y al pasar los años, se autocriticó. La feminista de la imperfección nunca se casó, pero en el fondo también lo deseó. La feminista de la imperfección alguna vez quiso divorciarse pero nunca lo concretó. La feminista de la imperfección nunca quiso divorciarse pero la vida la orilló. A la feminista de la imperfección le importa lo que piensan las feministas de la corrección porque se apena de su imperfección. La feminista de la imperfección quiere que el mundo cambie, quiere transformarlo todo, pero también mira la limitación. Aunque la feminista de la imperfección observa con cautela la dominación, le puede gustar algún varón. La feminista de la imperfección está aprendiendo a admirar a otras mujeres al mismo tiempo que olvida la supuesta rivalización. La feminista de la imperfección se enternece de ver a los hombres llorar a mares por un supuesto Dios y también les exige que ya nunca se escondan en un absurdo y dañino caparazón.   

http://www.solysal.com.mx/

En el feminismo de la imperfección somos una extraña legión. La que guste, la que se equivoca, la que juegue con las ironías de esta sociedad imperfecta para no sucumbir a toda cancelación. La que se intenta deconstruir todo el tiempo pero a veces baila reggeaton. La que denuncia a los agresores con fervor pero intenta comprender pausadamente la trama de su producción. En el feminismo de la imperfección cabe la que le critica a su padre su machismo y a la vez lo abraza con amor. La feminista de la imperfección raya paredes, lo incendia todo y al día siguiente presenta una ponencia, una ley o una proposición. En el feminismo de la imperfección no queremos ninguna opresión, pero no siempre tenemos la ruta exacta para la liberación.

Por alguna de esas razones, yo soy del feminismo de la imperfección. Pero muy seguido, muy seguido, me propongo alguna seria transformación.

Aleida Hernández
Aleida Hernández

Profesora e investigadora de la UNAM, ha escrito diversos libros y artículos sobre derecho, seguridad social, trabajo, despojo, luchas sociales y derechos de las mujeres. Actualmente es integrante del Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario para atender la Declaratoria de Alerta por Violencia de Género contra las mujeres de la Ciudad de México.

Deja un comentario