Odebrecht, expediente abierto; hasta ahora, en México sólo hay un funcionario detenido (nota de Juan Luis Ramos en OEM-Informex)

En junio de 2015, Marcelo Odebrecht fue detenido y sentenciado a 19 años de cárcel acusado de participar en un esquema de corrupción de la empresa Petrobras. Fue entonces cuando el empresario comenzó a revelar las relaciones con mandatarios brasileños y extranjeros

Juan Luis Ramos | OEM-Informex

A 46 meses de que se publicó la primera investigación sobre la red de corrupción que tejió Odebrecht en México, sólo un funcionario implicado se encuentra detenido: Emilio Lozoya.

Sin embargo, las acusaciones crecen y parece cuestión de tiempo que la autoridad gire nuevas ordenes de aprehensión.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Como exdirector de Pemex, Lozoya habría sido responsable de la corrupción detrás de contratos millonarios que la empresa del Estado otorgó a la firma brasileña, y también fungió como uno de los enlaces entre Odebrecht y el gobierno federal en el sexenio pasado.

Detenido en España en febrero y extraditado a México cinco meses después, el exfuncionario ha señalado a otros políticos y excompañeros en el gabinete federal como parte del entramado de corrupción que la constructora brasileña edificó en el país.

Dichos señalamientos llevaron a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda a abrir una investigación a Luis Videgaray, considerado el funcionario más cercano al expresidente Enrique Peña Nieto.

El exsecretario de Hacienda y excanciller habría sido el orquestador de los pagos de Odebrecht a funcionarios cercanos a Peña Nieto, primero durante la campaña presidencial y posteriormente en el gobierno federal, esto de acuerdo con una declaración de Lozoya a la Fiscalía General de la República (FGR).

Foto: Cuartoscuro.

Pero esto parece solo la punta del iceberg en un caso que involucró a funcionarios de 12 países y que llevó a la aprehensión de expresidentes, como los exmandatarios peruanos Alejandro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski.

Alan García, también expresidente del país andino, se quitó la vida en abril del año pasado cuando iba a ser detenido acusado de aceptar sobornos de la empresa brasileña, mientras que en Ecuador el vicepresidente Jorge Glass también fue detenido asociado al caso.

El Caso Odebrecht surgió de una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos publicada el 21 de diciembre de 2016 en la que detalló una serie de sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht a funcionarios públicos de una docena de naciones con el fin de obtener beneficios en contrataciones y licitaciones.

Estados Unidos, África y, principalmente, América Latina, fueron las regiones donde Odebrecht sembró y cultivó su éxito por medio de sobornos.

Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, Panamá, Perú, República Dominica y, por supuesto, México son los países de la región implicados en la red global de corrupción de Odebrecht.

RED EN MÉXICO

Marcelo Odebrecht, CEO de la compañía constructora, multiplicó los ingresos de esta entre el final del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y el inicio de la administración de Dilma Rousseff en Brasil.

Pero el directivo fue detenido en junio de 2015 acusado de participar en un esquema de corrupción de la empresa Petrobras, y condenado a 19 años de cárcel. Fue entonces cuando el empresario comenzó a revelar las relaciones con mandatarios brasileños y extranjeros.

Odebrecht admitió haber pagado unos 788 millones de dólares en sobornos a partidos, funcionarios e intermediarios de una docena de países entre 2001 y 2016.

En Estados Unidos la empresa brasileña tuvo que pagar una multa de tres mil 500 millones de dólares por las acusaciones, el monto más alto impuesto a una empresa en la historia.

En el caso de México, los sobornos se enfocaron principalmente en Pemex, donde la empresa brasileña habría ofrecido sumas de dinero a funcionarios de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto con 10.5 millones de dólares entre 2010 y 2014.

Son tres expresidentes, dos excandidatos presidenciales y 11 legisladores y operadores políticos los que figuran en la denuncia del exdirector de Petróleos Mexicanos, imputado por corrupción en el caso de Odebrecht en México.

Además de Calderón y Peña Nieto, el exdirectivo mencionó a Carlos Salinas de Gortari, además de exfuncionarios y legisladores como José Antonio Meade, Ricardo Anaya, José Antonio González Anaya, David Penchyna, Ernesto Cordero, Francisco Domínguez Servién, Salvador Vega Casillas, José Luis Lavalle Maury y Francisco García Cabeza de Vaca, entre otros.

Foto: Captura de pantalla.

De todos ellos ninguno ha sido detenido hasta la fecha, aunque las investigaciones continúan a cuenta gotas y apuntan hacia Peña Nieto.

Incluso el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, preso por corrupción, se dijo dispuesto a declarar contra el expresidente priista a quien, afirmó, la constructora brasileña Odebrecht apoyó en su campaña.

El caso de la constructora, que se apegó a la ley de quiebras de Brasil en junio del año pasado, ha llevado al arresto de altos funcionarios en Ecuador, Argentina, Colombia, República Dominicana, Perú, Guatemala y Brasil.

Sólo en Venezuela la justicia no ha llevado a tribunales a ningún implicado, mientras que en México el camino apenas inició con el arresto de Lozoya y las investigaciones que surgieron a raíz de sus declaraciones. El caso Odebrecht, en México, continúa abierto. 

Comenta

Deja un comentario