“Nada podemos, lo apoya todo el gobierno”, lamentan vecinos de Kínder mutilado por el jardín de Gabriel Padilla (Nota de Melissa Esquivias en PopLab)

Desechos de la construcción no han sido retirados por el empresario Foto: Juan José Plascencia

“Cómo no voy a defender mi colonia”, manifiesta vecina del Mirador Campestre tras enterarse de que el terreno fue subastado a sus espaldas como baldío y vendido a trasmano a un empleado del empresario para ampliar su residencia

Una persona “que se maneja con todo el gobierno”. Así describen vecinos del Mirador Campestre al empresario Gabriel Padilla Cordero, mientras miran entre el enojo y la decepción los altos muros de concreto gris que ahora dividen el patio del kínder Juan Aldama.

A las primeras voces de indignación de vecinas y madres de familia del Mirador se han sumado uno a uno, los reclamos de otras, que tras conocer cómo la mitad de su kínder pasó a manos de Padilla Cordero expresaron que, una vez más, una colonia olvidada por las autoridades fue puesta en segundo plano para favorecer a un personaje allegado al gobernador.

“Eso es de alguien que le vale madres la situación de los niños”, manifestó Adriana Araiza, vecina del Mirador desde hace 33 años y ex alumna del kínder Juan Aldama. Hasta el día de hoy los trabajadores de la obra atraviesan el patio del plantel para hacer modificaciones en la obra, mientras Padilla Cordero no ha hecho algo por retirar el escombro y la basura que ha dejado su edificación.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

“Él ya se sirvió de ese pedazo, ahora que él apoye a la escuela, ya sea siquiera en sacar su basura que dejó ahí y ofrecer alguna ayuda para la escuela ya que nosotros no vamos a poder hacer nada con él, porque es muy diferente una persona que tiene bajos recursos a una que deveras se maneja con todo el gobierno”.

Según el testimonio de Adriana Araiza, los trabajadores de Padilla no sólo atravesaban el kínder, también hacían uso de las canchas como cocina y comedor, así como de los baños, donde tenían perros encerrados.

“Así como ellos se beneficiaron de la entrada del kínder, usaron los baños de los niños, hacían de comer en la canchita de los niños, (tenían) unos perros encerrados. Eso es de alguien que le vale madres la situación de los niños”, reclamó.

Un futuro arrebatado

Disgustados por el agravio, los vecinos reflejaron a POPLab el desencanto con el gobierno del panista Héctor López Santillana, a quienes solicitaron en más de una ocasión la construcción de una primaria en el terreno. Así, sus hijos e hijas podrían evitar el traslado a colonias como Panorama, Linda Vista y Lomas de la Trinidad para tomar clases.

Durante una reunión con el alcalde, la secretaria del comité de colonos hizo la petición de una primaria al primer edil. Esta necesidad y la de bardear la escuela también fueron expuestas durante visitas de asesores de Desarrollo Social.

Para padres y madres de familia el proyecto quedó truncado sin respuesta de las autoridades. Incluso desde la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), se aceptó la posibilidad de construir la primaria antes de la pandemia y de que el terreno fuera mutilado en 2020. Hoy sería imposible.

Más de mil m2 de áreas verdes fueron arrebatadas del kínder Juan Aldama Foto: Cortesía

“Nosotros hemos propuesto, yo en la junta que tuve con el alcalde también propuse que pongamos primaria. Cuando se han hecho asambleas en la colonia, llámese que viene una dependencia o uno de los asesores de Desarrollo Social, a esas personas se le ha hecho la petición y hacen anotación (…) Niños sí hay, van creciendo, a lo mejor con un salón para primero, y luego seguirle con el de segundo año”, declaró Lupita Rodríguez, secretaria del comité de colonos.

Hasta el día de hoy la petición no ha sido atendida ni por el municipio ni por la Secretaría de Educación.

Despojar a una escuela, una falta de moral

La opacidad con la que el municipio y el estado negociaron para beneficiar a Gabriel Padilla a costa del kínder de la colonia es para los vecinos “una falta de ética y de información”. Lo “legal”, afirma la vecina Lupita Rodríguez, es que las dependencias encargadas del proceso hubieran realizado una asamblea en la colonia para dar a conocer sus intenciones a los interesados. Eso no ocurrió.

Fue a través de la investigación periodística publicada por POPLab que el agravio del empresario y de las autoridades fue revelado a la comunidad del Mirador y del jardín de infantes.

“Somos muy pocos los colonos (cerca de 200 personas), pero para esto yo pienso que para hacerlo legalmente se tenía que hacer una asamblea con todos los vecinos para que estuvieran de acuerdo. Es una falta de moral que nos falten al respeto a los colonos, como que nos ven una gente humilde que no hablamos y no decimos nada”.

No hay pretexto que valga para lo que ocurrió con su kínder. Ahora que los gobiernos estatal y municipal se han deslindado de cualquier responsabilidad, y el ayuntamiento negó que el abuso tenga que ver con el comité que votó el proyecto de subasta, el llamado que hacen las madres y padres de familia a los ediles es a verificar antes de votar.

“En ese momento que los demás regidores se dan cuenta de lo que piensan hacer ellos tienen la obligación de venir a este kínder y ver verídicamente que es cierto lo que está pasando”.

A diferencia de la justificación del municipio para deshacerse del terreno, los vecinos reiteraron que el preescolar ha recibido mantenimiento y limpieza durante los 27 años que lleva funcionando. Si no era personal de Aseo Público el que acudía a limpiar, la comunidad estudiantil y vecinal se unía para hacerlo.

*”A este kínder se le daba mantenimiento, no hay ningún tipo de basura, no hay más que zona arbolada, no estaba abandonado, y no podía ser abandonado puesto que también ellos tienen cierta obligación de mandar a personal de Aseo Público a que nos apoyen en tener limpio ese lugar, puesto que es del kínder, es de los niños”.*

Ahora, los vecinos del Mirador demandan al municipio transparentar en qué fueron invertidos los 2 millones de pesos que se obtuvieron por la venta del predio y que sean asignados al equipamiento del plantel. Para Padilla Cordero, que reponga la alberca que se quedó en el predio anexo a su propiedad y cumpla con bardear el kínder.

“¿En qué se invirtió esa cantidad? A lo mejor ya se hizo, pero ¿y luego? Yo como le propuse al alcalde en la última junta que tuve aquí en la tercera sección de Piletas: nosotros estamos muy abandonados, no tenemos zona de recreación, no tenemos nada, por favor no nos abandonen”.

Trabajadores de Padilla Cordero continúan solicitando acceso al kínder para la obra Foto: Juan José Plascencia

Aunque en el discurso las autoridades como el panista Diego Sinhue y la síndica Leticia Villegas se han deslindado del agravio al preescolar, los vecinos ahora con conocimiento de causa, defenderán lo que resta del área del plantel bajo el temor de ser despojados de otro terreno. Entre tanto, Gabriel Padilla continúa sin interrupciones la obra para ampliar el jardín de su residencia, ubicada en el exclusivo fraccionamiento Campestre el Refugio.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de POPLab. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: POPLab | “Nada podemos, lo apoya todo el gobierno”, lamentan vecinos de Kínder mutilado por el jardín de Gabriel Padilla
Comenta

Deja un comentario