MIT diseña cubrebocas de silicón reutilizable con misma eficacia que mascarillas N95 (nota Ricardo Cocoletzi en NotiPress)

Segun el modelo, incluye espacio para uno o dos filtros N95 que pueden ser fácilmente reemplazados, ademas de facilitar la esterilización del cubreboca

Por Ricardo Cocoletzi de NotiPress

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en ingles) y del Hospital Brigham and Women’s (BWH por sus siglas en ingles) han diseñado una nueva propuesta de un cubrebocas de silicón reutilizable que consideran, podría detener las partículas virales con la misma eficacia que las mascarillas N95. A diferencia de estas últimas, la nueva propuesta fue diseñada para esterilizarse fácilmente y usarse en repetidas ocasiones.

Giovanni Traverso, profesor asistente de ingeniería mecánica del MIT y gastroenterólogo en el BWH, comentó: “Una de las cosas clave que reconocimos al principio fue que necesitábamos restringirnos a métodos con potencial para escalar, con la finalidad de satisfacer la demanda. También queríamos maximizar la reutilización del sistema, ademas de la posibilidad de esterilizarse de muchas maneras”.

Esta nueva propuesta de máscara está hecha de caucho de silicon duradero y puede fabricarse mediante moldeo por inyección, un método con amplia popularidad usado en fábricas de todo el mundo. La máscara también incluye la posibilidad de uno o dos filtros N95, pero la gran ventaja sobre estas es que requiere mucho menos material que una máscara N95 tradicional.

Durante la pandemia, el personal de salud utilizaba de manera ideal un cubrebocas N95 por cada paciente que atendía, desafortunadamente la escasez de estos orilló a hacer uso de los mismos por periodos más prolongados. Algunos hospitales optaron por esterilizar los cubrebocas con peróxido de hidrógeno, este procedimiento tiene la desventaja de necesitar equipo especializado y solo puede hacerse en 20 ocasiones, en algunos casos solo se puede efectuar una vez.

Tras esta situación, y tomando en cuenta todos los aspectos a mejorar, el equipo MIT/BWH se dio a la tarea de diseñar un cubrebocas que pudiera ser usado y esterilizado muchas veces. Los cubrebocas se basan en el modelo 3M 1860 de las N95, el diseño puede variar entre uno o dos filtros N95 fácilmente reemplazables.

Con la finalidad de evaluar la capacidad del cubrebocas, se probaron diversos métodos de esterilización (por autoclave, dentro de un horno, lejía y alcohol isopropilico) comprobando así que el cubreboca no se encontraba dañado. Con este diseño, los filtros pueden colocarse y luego desecharse después de su uso, y está tirando mucho menos material que un cubrebocas N95″, dice Adam Wentworth, ingeniero de investigación del BWH.

Para evaluar la comodidad y el ajuste de las máscaras, los investigadores reclutaron a unos 20 trabajadores de la salud. Cada uno de ellos realizó una prueba de ajuste estándar que exige la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) en los cubrebocas N95. En esta prueba, el sujeto se coloca el cubrebocas y realiza una serie de movimientos para verificar si el cubrebocas permanece en su lugar. Se rocía una solución de azúcar nebulizada y si el sujeto puede saborearla u olerla, significa que la máscara no está bien ajustada.

“Sabemos que Covid realmente no desaparecerá hasta que prevalezca una vacuna.Creo que siempre habrá necesidad de máscaras, ya sea en el ámbito de la atención médica o en el público en general”, comentó el oncólogo James Byrneradio, terapeuta del Hospital Brigham and Women’s.

Ante la escasez de insumos médicos en el sector salud por la pandemia de Covid-19, los cubrebocas de silicón reutilizable con la misma eficacia que una mascarillas N95 desarrollados por el MIT generan una oportunidad para mantener a salvo al personal de salud.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE NotiPress.  Prohibida su reproducción.

2 COMENTARIOS

  1. Yo diseñe algo similar, pero no he conseguido N95 con certificación OSHA, los buenos, solo chinos KN95, que no sé que tan efectivos son.

    Las máscaras para cartuchos que se usan para pintar cumplen con la norma OSHA. Mi diseño consiste en hacer un disco que se atornilla igual que los filtros a la máscara, pero a este disco se le pone un pedazo de filtro N95.

    Los que tienen impresora 3D pueden hacerlos con facilidad.
    Incluso se pueden hacer máscaras con un molde de plástico como le hicieron los del MIT, lo que es conveniente porque ahora o están agotadas o a precios estratosféricos.

    La máscara se puede esterilizar, pero el filtro no. Como no sé de que material está hecho, no estoy seguro que tolere el peróxido de oxigeno, el hipoclorito de sodio o se pueda esterilizar en autoclave.

    Lo que haizo falta, además de una impresora 3D, es un filtro que se pueda lavar y esterilizar sin que sufra ningún daño.
    Y diseñar pruebas para verificar su seguridad, aunque sean destructivas, mientras sea confiable aplicarlas a una muestra de un lote de varios filtros.
    No servirían pruebas de seguridad que requieran equipo sofisticado, debe ser algo accesible durante la pandemia y que se pueda usar en una cocina, para que se pueda producir en casas para donar a hospitales y gente que los necesita como la gente que recoge la basura y se está jugando la vida recogiendo pañuelos desechables con coronavirus, sin que nadie se acuerde de ellos.

    Eso debería hacerlo la Secretaría de Salud, pero están muy ocupados “controlando” el ritmo en que nos vamos a contagiar todos, porque según ellos era inevitable, y que se tengan suficientes camas para que se mueran los que “se tienen que morir”, los viejos y los que tienen enfermedades como diabetes, hipertensión, obesidad, (los débiles) (El sueño dorado del Dr. Menguele, hecho realidad y promovido por la OMS).

    Sería más útil que los que tienen impresoras 3D intenten hacer este tipo de cubrebocas en lugar de las Ys para compartir ventiladores.
    Por favor no generen basura, ¡los ventiladores no se pueden compartir!
    La respiración asistida debe responder a las necesidades de cada paciente, no se pueden compartir, aunque no hubiese el problema de higiene. No es como inflar pelotas con la misma compresora, es algo muy, muy delicado.

  2. ¡Un detalle importante!
    Se necesita clausurar las válvulas de exhalación.

    Ahora se están usando mascaras que las tienen, pero no sirven para la pandemia, porque parte de la eficacia de los cubrebocas es que frenan al virus que se dispersa al exhalar.

    Los cubrebocas o máscaras que tienen válvulas, permiten la salida del aire sin filtrar con todo y coronavirus, como si no se usara el cubrebocas.

    Deberían estar prohibidas por la Cofepris, pero no les importa, nada más hay que ver que porquerías están vendiendo por internet, sin que intervengan, todo se deja a la autoregulación.

    Por ello corran la voz de que no sirven los que tienen una válvula que permite la salida del aire sin filtrar. Porque no evitan el contagio emitido por portadores del coronavirus, y es precisamente lo que hay que evitar para que no se saturen los hospitales y la gente no llegue cuando ya no tiene remedio.

Deja un comentario