“Me pateaba y me golpeaba en la cabeza”; mujer acusa a policía de Coahuila y a su esposa, quienes presumen influencias políticas (nota de Francisco Félix)

Foto: Cristela Kiedis Bl Zary (Facebook).

Francisco Félix | julioastillero.com

Una joven madre en Coahuila se vio involucrada en una riña que le ocasionó severos daños en el rostro; los agresores presumen sus redes políticas para mantenerse en la impunidad.

Los hechos iniciaron con una discusión infantil entre dos menores. Acto seguido, la señora “Cristela N.” acudió para tratar de terminar con el conflicto, pero la madre de la otra menor se acercó y la agredió: “reaccionó con toda violencia y se me vino encima, es una mujer robusta, grande y pesada, me derribó y me sacó los lentes de contacto con un golpe en la cara, alcancé a darle a mi bebé a mi hija de 6 años que estaba asustada”

Posteriormente, se acercó el esposo de la mujer agresora. “Cristela N.” narra los hechos: “creyendo que me la quitaría de encima, llegó para apoyar a su mujer y su hija que mientras me tenía en el suelo, me pateaba y me golpeaba en la cara y cabeza, su pareja se acercó para pisarme los brazos e inmovilizarme y también darme varias patadas en varias ocasiones”.

El hombre habría amenazado a los vecinos que se acercaron para intentar ayudar a “Cristela N.” y presumió de estar “bien conectado”: “algunos vecinos se acercaron y le exigieron que nos dejaran, a lo cual también respondió agresivamente haciendo alusión a su cargo y diciendo que no lo conocíamos y no sabíamos a lo que nos ateníamos”. presuntamente, se trataría de un policía escolta del gobernador Miguel Ángel Riquelme.

La víctima, quien ya interpuso una denuncia penal, se dijo víctima de acoso y presiones: “Han estado enviando mensajes acosando a la persona que nos arrenda esta casa para exigirle que nos vayamos, y amenazándonos”; responsabilizó a los agresores de lo que le pudiera ocurrir a ella y a su familia.

Más aún, pese a haber sido la agredida, “Cristela N.” señala que: “me llegó una notificación de denuncia demostrando que las influencias pesan bastante y sé que no se van a cansar ni nos van a dejar en paz, pero como ya lo dije, iremos hasta las últimas instancias legales, un servidor público que actúa como criminal debe ser removido de inmediato”.

El fiscal del estado de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, habría aclarado que el sujeto agresor es policía pero no forma parte de los escoltas del gobernador, sino que trabaja en el resguardo de edificios públicos, propiedad del Gobierno de Coahuila. De acuerdo con él, se investigarán los hechos sin ningún tipo de sesgo ni influyentismo.

Deja un comentario