Mayweather no parece interesado en darle una revancha al Canelo

El ex campeón, sin embargo, considera que sería fácil ganarlo

Es curioso ver a Floyd Mayweather Jr afirmar que se encuentra retirado y, sin embargo, hablando constantemente de futuros combates y exhibiciones rocambolescas. La última de ellas, un combate a ocho asaltos frente al controversial “youtuber” Logan Paul.     

Lo cierto es que, con ánimo de caldear el evento y poder, así, conseguir mayor expectación y una mejor bolsa de dinero, ambos han estado realizando declaraciones suculentas. En la mayoría de las ocasiones, para arremeter el uno contra el otro, pero también han hablado de otras figuras del boxeo actual.

En el caso de ex campeón, la pregunta era casi obligada: ¿qué opina sobre el último combate del Canelo frente a Billy Saunders? El de Michigan respondió que ni siquiera lo había visto. Y para seguir con la polémica, cuando los periodistas presentes le preguntaron por una eventual revancha, el boxeador respondió con un lacónico “¿Te refieres a Canelo? Trabajo fácil”.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Sin embargo, Mayweather quiere seguir con su retiro del boxeo profesional y sólo aparecer sobre el cuadrilátero para hacer exhibiciones frente a personajes populares que le reporten una buena bolsa. Tal y como él mismo ha declarado, se ha retirado del boxeo, pero no de divertirse y ganar dinero.

Canelo y “Money” se enfrentaron en septiembre de 2013 con diversos títulos en juego y la victoria fue para el americano por decisión mayoritaria, siendo ésta la única derrota del de Guadalajara. Posteriormente, su carrera ha sido meteórica, contando victorias por combate (excepto en el caso del empate del primer encuentro ante Golovkin) y recolectando casi todos los títulos posibles en diferentes categorías.

Son muchos los que ponen en duda que Mayweather pudiese ganar a día de hoy a Álvarez, que se encuentra en una forma excelente y ha depurado mucho su estilo, lo que le ha permitido derrotar, tras su combate contra el de Michigan, a nombres como Cotto, Khan, Golovkin o el propio Saunders. Pero difícilmente vayamos a ver este evento, ya que el americano no parece estar muy interesado en ello, habiendo posibilidad de ganar dinero más fácilmente y sin arriesgar su inmaculado récord pugilístico.

El de Michigan, en cambio, no parece rehuir la posibilidad de darle la revancha a Conor McGregor, con quien peleó en 2017 y venció KO Técnico en el décimo asalto. En unas declaraciones recientes, tanto él como el director ejecutivo de su empresa afirmaron que dicho combate podría volver a darse, ya que implicó una gran bolsa en su momento y, en una nueva edición, seguramente volvería a mover una gran cantidad de dólares.

Para Mayweather es el tipo de combate que le motiva ahora mismo, ya que no requiere gran esfuerzo ni le provoca ningún riesgo, pero le puede proporcionar grandísimas ganancias. Recordemos que el irlandés tiene una gran exposición mediática y consigue movilizar una importante cifra de espectadores, ya sean sus fans, especialmente sus compatriotas, entre los que hay conocidos deportistas, que le adoran, o por sus detractores, que no pierden oportunidad de verlo perder. Y, por supuesto, estaría todo el despliegue de medios, su famoso “trash-talk”, las batallas en redes sociales… En definitiva, todo lo necesario para crear una buena expectación de cara a la pelea.

Mientras tanto, Álvarez anda centrado en su próxima pelea frente a Caleb Plant para conseguir el último título que le falta de los pesos supermedianos; al mismo tiempo que mantiene declaraciones cruzadas con Óscar de la Hoya pues, al parecer, su relación no pasa por el mejor momento. Eso sí, no ha podido resistir la tentación de pronunciarse sobre el combate acontecido entre Mayweather y Paul; y lo ha hecho con un emoticono en sus redes sociales que parece expresar cierto bochorno que el mexicano ha sentido al ver el evento.   

Todo ello nos hace pensar que difícilmente vamos a cavar viendo esta ansiada revancha, por lo que sólo nos quedará intentar imaginar quién se impondría en esta ocasión. Eso sí, declaraciones del uno sobre el otro no parece que nos vayan a faltar nunca; y no precisamente cargadas de admiración mutua.

Comenta

Deja un comentario