Los versos satánicos, el polémico libro de Salman Rushdie que desató la ira del Islam (nota de Julio Sánchez en OEM-Informex)

En los años 80, la publicación de Los versos satánicos ocasionó que autoridades islámicas pidieran la muerte del escritor Salman Rushdie. / Foto: Reuters | Editorial Debolsillo

Salman Rushdie se encontraba en el Instituto Chautauqua de Nueva York dando una conferencia cuando recibió varias puñaladas

Salman Rushdie, escritor de 75 años, recibió varias puñaladas mientras se encontraba en una conferencia en un ataque que se habría perpetuado por sus diversas obras, en especial “Los versos satánicos”, lanzada originalmente en 1988.

De origen británico, Rushdie vivió durante años bajo amenaza de muerte, por lo que por una gran cantidad de tiempo permaneció escondido, en el anonimato y sus obras tenían que salir con diversos seudónimos.

Parecía que esos tiempos habían quedado atrás al pasar varios años en libertad en su casa en Manhattan, Nueva York, pero el reciente ataque revivió la discusión sobre su polémica obra y los extremos a los que puede llegar la religión.

Los versos satánicos y la polémica detrás del libro

Salman Rushdie es un escritor reconocido que para 1988 ya había recibido varios elogios y premios como el Premio Booker, uno de los más importantes para el habla inglesa. Pero, la publicación de “Los versos satánicos”, su cuarta novela en su carrera, marcó un antes y después para él.

Este libro es una novela posmoderna y surrealista que trata sobre dos actores indios, Gibreel Farishta y Saladin Chamcha, que sobreviven de manera milagrosa a un accidente de avión tras un atentado al viajar de Bombay a Londres.

Después de esto, destacan las representaciones satíricas que se hacen del profeta Mahoma, fundador del islam. Ente ellas se encuentran los personajes de dos prostitutas que tienen nombres de esposas del profeta. También, se hace referencia a dos versos que fueron eliminados del Corán por Mahoma, al creer que estaban inspirados por el Diablo.

En el caso de los personajes principales Farishta termina por convertirse en una representación del arcángel Gabriel, mientras que Chamcha en Shaitan, un nombre árabe utilizado para hablar del demonio.

Dentro de las historias que se encuentran en el libro está un sueño de Farishta donde describe la historia de un personaje llamado Mahound, que estaría inspirado en el profeta Mahoma. Por medio de sus referencias, Salman Rushdie termina por contar el exilio y regreso de Mahoma a la La Meca preislámica.

Las reacciones al libro

Después de la publicación del libro, países como Bangladesh, India, Sri Lanka y Sudán decidieron prohibirlo. En estas y otras naciones islámicas se presentaron una gran cantidad de protestas en donde los libros fueron quemados y las librerías en donde se encontraba también fueron atacadas.

El ayatolá Ruhollahy Khomeini, líder supremo de Irán, el 14 de febrero de 1989 decidió emitir una fetua, que es un pronunciamiento legal en el islam, donde se ordenó a los musulmanes matar a Salman Rushdie y se ofrecía una recompensa por su cabeza por varios millones de dólares.

Rushdie entonces tuvo que escapar de su casa en Londres, mientras la policía británica se ofreció a darle protección las 24 horas del día. Esta situación trascendió y provocó el fin de las relaciones diplomáticas entre Reino Unido e Irán.

Las protestas no dejaron de multiplicarse, a la par varias naciones del mundo condenaron la amenaza de muerte a Rushdie y convirtieron su figura en una representativa de la libertad de expresión. El escritor solo realizó una breve disculpa para quienes se sintieron ofendidos, pero no tuvo un gran efecto.

Al tiempo que el autor se mantenía protegido y exiliado, otras personas involucradas en la publicación de la novela se volvieron daño colateralHitoshi Igarashi, traductor al japonés del libro, fue asesinado a puñaladas en 1991, en ese mismo año, Ettore Capriolo, traductor al italiano fue gravemente herido.

Para 1993, William Nygaard, editor en Noruega del libro, recibió tres disparos en su casa. Las oficinas de la editorial Viking Penguin tanto en Londres y en Nueva York también recibieron constantes protestas y amenazas de muerte.

Fue hasta 1998 cuando Mohammad Khatami, presidente de Irán, informó que el país ya no apoyaba el asesinato de Rushdie y levantó la fetua. Tiempo después, las autoridades británicas consideraron que ya no era necesario darle constante protección, por lo que el escritor volvió a realizar apariciones públicas.

Salman Rushdie trasladó sus vivencias en su tiempo en exilio a un libro de nombre “Joshep Antón”, publicado en 2002, el cual es una combinación de los alias que utilizó para sus publicaciones: Joshep Conrad y Anton Chekhov.

¿Qué se sabe del ataque de Salman Rushdie?

Salman Rushdie se encontraba en el Instituto de Chautauqua en Nueva York para una conferencia este 12 de agosto cuando fue atacado y recibió varias puñaladas cerca de las 11:00 horas.

Médicos presentes entre el público del auditorio y otras personas brindaron atención médica inmediata a Rushdie, quien fue trasladado posteriormente al hospital. En primera instancia se sabía que recibió puñaladas en el cuello y abdomen.

La policía de Nueva York informó que el autor del ataque fue detenido y responde al nombre de Hadi Matar, de 24 años, y residente de Nueva Jersey. El atacante tenía un pase para ingresar al instituto y sus motivos se mantienen como desconocidos.

Andrew Wylie, agente de Salman Rushdie informó que el escritor fue operado de emergencia y es probable que pierda un ojo por el ataque.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

El Informe de Claudia Sheinbaum en 4 minutos (nota de Hilda Escalona en OEM-Informex)

Luego de haber ofrecido un mensaje en el Auditorio Nacional como parte de si Cuarto Informe de Gobierno, la mandataria capitalina habló en sus redes sociales acerca de los logros de su administración Hilda Escalona | OEM-Informex Por medio de un video, que difundió en sus redes sociales, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, ofreció […]

Comenta

Deja un comentario