Los compas del Chapo. Por esta información mataban (Hiroshi Takahashi en OEM-Informex)

Enlace original: https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/juicio-chapo-joaquin-archivaldo-guzman-loera-nueva-york-traiciones-cartel-de-sinaloa-la-federacion-sobornos-politicos-felipe-calderon-enrique-pena-nieto-5584716.html

Se revelan nombres, fechas, momentos incómodos, secretos de amantes, traiciones de hackers, asesinatos a sangre fría, fiestas y sobornos millonarios a políticos

Hiroshi Takahashi

Esta información no cabe en las páginas de un periódico, ni siquiera en una revista dedicada a los reportajes o las investigaciones a fondo. Cabe en internet, con un diseño que intenta suavizar la extensión de los interrogatorios que en momentos lucen interminables. Les presentamos en esta especie de híbrido digital, un producto periodístico que sigue en construcción todos los días con las nuevas revelaciones de algunos implicados directos e indirectos. Son fragmentos del juicio de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, mejor conocido como El Chapo.

En las siguientes páginas se revelan nombres, fechas, momentos incómodos, secretos de amantes, traiciones de hackers, asesinatos a sangre fría, fiestas y también se mencionan sobornos millonarios para Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón para Genaro García Luna y muchos personajes más de la política mexicana que ante los cuestionamientos directos, seguirán negando todo lo que implique corrupción y enriquecimiento ilícito, por simple sentido común.

Estos son episodios de la historia de México que en algún momento se comparten en forma de nota informativa, de narcocorrido, como serie de Netflix o columna de chismes. Es la historia oral de un personaje del que mucho se ha escrito y poco realmente se sabe todavía. Sus propios compas hablan de momentos intensos y formadores en la carrera delictiva del capo que ya es una leyenda global.

Estos son algunos de los interrogatorios y los contra interrogatorios de Brooklyn. Textos casi en crudo que describen al personaje. Información que en algún momento muchos involucrados tenían miedo de hacer pública, por simple miedo a la muerte, y nada más. Al final, con la protección del Gobierno de Estados Unidos, muchos comenzaron a hablar ante el Jurado. A cambio de una menor condena o de protección para sus familias, ellos construyeron esta historia.

CAPÍTULO 1

Damas y caballeros del jurado, este caso es sobre drogas. Este caso es sobre dinero. Este caso es sobre violencia. Este caso es sobre escapes de prisiones. Este caso es sobre un vasto narco imperio global, todo culminando en la incautación de miles de millones de dólares de narcóticos ilegales desde 1989 hasta 2014. Y el capo que dirigía la organización, responsable de estas actividades ilegales, ese hombre, el acusado, Joaquín Guzmán Loera, un hombre de las montañas de México con inteligencia callejera.

Comenzó desde abajo en la organización, conocida como el Cártel de Sinaloa o La Federación. Pero vendió suficientes drogas y utilizó su instinto y brutalidad para ascender por todo el camino hasta la cima de una organización de cientos de personas. Él ascendió de ser un hombre que seguía órdenes a uno que las daba. Y él usaba todos y cada uno de los medios disponibles para asegurar su lugar en lo más alto, incluyendo la corrupción de funcionarios de gobierno, secuestros, tortura e incluso asesinato.

Ahora, incluso como jefe Guzmán no estaba contento solamente dando órdenes para matar. No. Él era un líder que se ensuciaba las manos. La evidencia en este caso demostrará cómo tomó un rifle y le disparó a dos hombres a quemarropa. Y luego le ordenó a sus hombres cavar un hoyo y quemar los cuerpos.

CAPÍTULO 2

Si un desconocido de otro planeta que no supiera nada del sistema criminal de Estados Unidos hubiera escuchado la declaración de apertura del gobierno, ellos podrían pensar que todo lo que el fiscal dijo era un hecho, que todo era verdadero, y nos iríamos directamente a sentenciar al señor Guzmán. Su culpabilidad no estaría en duda, él se veía muy confiado acerca de lo que estaba diciendo, y eso hubiera sido el final. De todas formas este no es el caso. La declaración de apertura del fiscal no es evidencia. Y hay otro lado de esta historia, un lado más feo de esta historia que ustedes todavía no han escuchado, el lado que los gobiernos de México y Estados Unidos no quieren que ustedes ni cualquier otra persona escuche.

CAPÍTULO 3

El 13 de noviembre del 2018 se presentaron los abogados de ambos bandos y soltaron sus argumentos para la defensa y la condena de El Chapo Guzmán en la corte de Brooklyn, en Nueva York. Por el lado de Estados Unidos: Gina Parlovecchio, Andrea Goldbarg, Michael Robotti, Adam Fels, Anthony Nardozzi y Amanda Liskamm. Por el lado del mexicano: Eduardo Balarezo, Jeffrey Lichtman, Paul Townsend, William Purpura y Colon Miro. Había detalles administrativos pendientes antes de comenzar, como por ejemplo, la selección del jurado. Algunos no querían participar por miedo, incluso alegaban ansiedad o problemas de salud que podrían agravarse al participar en este juicio. Uno dijo que era taxista y que la duración del proceso provocaría que en poco tiempo no tuviera dinero para comer. La defensa y la parte acusadora perdieron varias horas en la revisión de los encargados de escuchar sus planteamientos. Eran pasados por grupos para ser entrevistados y saber quién sí y quién no podía participar. Quién quería engañar al gobierno por miedo o quién podía ser imparcial y afectar a alguna de las partes. El hombre que puso orden durante los siguientes meses fue el Juez Brian M. Coga

CAPÍTULO 4

“Creo que es notable que el gobierno predijera exactamente lo que sucedería en la declaración de apertura. Decidí que no debería suceder y todavía sucedió. Eso tiene que detenerse. Si la teoría es que alguien más lo hizo, y el acusado no lo hizo, entonces los argumentos son sobre si lo hizo el Estado Mexicano o los Estados Unidos. Es perfectamente permisible decir que alguien más lo hizo y quiere intentar demostrarle eso al jurado o al menos arrojar una duda razonable sobre el caso del gobierno sobre si el acusado lo hizo. Está bien. Pero se alejó de la prueba directa o circunstancial de que ese es el caso en su apertura. El segundo problema con la apertura es que tenemos una visión diferente, Sr. Lichtman, usted y yo, de la capacidad de usar evidencia de opinión sobre el carácter. Las reglas dicen que puede obtener a alguien para testificar generalmente de manera afirmativa sobre una parte en particular y tal vez la reputación de un testigo en la comunidad para la veracidad. Puede obtener su particular opinión sobre si alguien es sincero y usted citó de al menos uno, creo que varios correos electrónicos, donde la gente está dando opiniones evaluativas de la credibilidad de otra persona, no en la comunidad, solo su propia opinión personal. Eso no está permitido”, le dijo el Juez Brian M. Cogan a Jeffrey Lichtman, uno de los defensores de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, el 14 de noviembre de 2018. Arrancaba el segundo día del llamado Juicio del Siglo y hablaban de los argumentos de arranque del primer día.

CAPÍTULO 5

“Muy bien. Todos sentados, por favor. Buenos días, damas y caballeros. Siento que hayamos tardado un poco esta mañana. Saben que un juicio no es como una obra de Broadway. No está perfectamente coreografiado y a veces suceden cosas que requieren atención”, les indicó de inmediato a los miembros del jurado el Juez Brian M. Cogan. “Antes de continuar con la apertura del Sr. Lichtman, quería recordarles que las declaraciones iniciales, como dije originalmente, no son evidencias. Sólo tienen la intención de hacerles saber lo que las partes creen que se desarrollará con la evidencia del caso. Particularmente, hubo algunas referencias en la apertura del Sr. Lichtman a ciertas conductas de los gobiernos que podrían considerarse escandalosas, en general si el gobierno ha actuado de manera inapropiada es algo que yo debo determinar, no ustedes. Solo quería recordarles que el problema en este caso, en el que deben concentrarse, es si el gobierno ha demostrado que el acusado es culpable de los cargos en su contra más allá de una duda razonable. De eso se trata realmente el caso”.

Cogan le pidió a Jeffrey Lichtman, uno de los defensores de El Chapo, que continuara con su presentación ante el jurado.

CAPÍTULO 6

El gobierno llama a Jesús Zambada García.

—¿Puede indicar su nombre para el registro?—, preguntó por el lado de Estados Unidos Gina Palovecchio.

—Jesús Zambada García.

CAPÍTULO 7

“¿Qué significa Compa?”, le preguntó de arranque Gina Parlovecchio a Jesús Reynaldo Zambada García en el segundo día del interrogatorio, eso fue el 15 de noviembre de 2018 poco después de las 9:30 de la mañana, hora de Nueva York. El hermano de El Mayo le explicó que es una expresión que se usa para un amigo.

—Ayer testificó que el Cártel de Sinaloa tiene diferentes tipos de trabajadores. ¿Aproximadamente cuántos tipos de trabajadores tenías trabajando para ti en el negocio de las drogas cuando fuiste arrestado en 2008?—, lanzó a botepronto la representante del gobierno de Estados Unidos en el juicio contra Joaquín El Chapo Guzmán en la Corte de Brooklyn.

—Entre 30 y 40—, respondió tranquilo El Rey.

CAPÍTULO 8

“Se fue a las montañas, a la parte alta de las montañas, arriba de Badiraguato, a La Tuna, el área donde nació”, dijo Jesús Zambada García al reiniciar el interrogatorio de Gina Parlovecchio.

La representante de la parte acusadora, es decir, de Estados Unidos, le dijo al Juez Brian M. Cogan que el primer testigo era muy importante porque en sus palabras se fundamenta gran parte de su caso contra Joaquín El Chapo Guzmán. Fue un conspirador, recordó, durante casi 17 años. El Rey Zambada esperaba más preguntas.

CAPÍTULO 9

Bueno, cuando nací, cuando nací mi padre me llamó Jesús y él dijo, bueno, el rey nació, Rey. Y siempre me llamó Rey, king, todo el tiempo, como consecuencia todo mundo me llama Rey”, dijo Jesús Zambada a Gina Parlovecchio, la representante del gobierno de Estados Unidos en el juicio contra El Chapo.

—¿Cuál es tu orden de nacimiento, en tu familia?

—Soy el último.

—¿Eres el más joven?

—El más joven.

—Declaraste ayer que comenzaste a trabajar en el negocio de las drogas ayudándole a tu hermano el Mayo con las cuentas de las drogas.

—Así es.

CAPÍTULO 10

—Bueno, Arturito me comentó una vez que era la gente de Cali y el cartel del Valle que los enviaba—, respondió Rey Zambada al cuestionamiento de Gina Parlovecchio.

—Cuando se refieres a “Arturito”, ¿a cuál de los dos Arturos se refiere?—, insistió la experta en juicios de alto perfil, parte del equipo legal de la Corte Federal del distrito este de Nueva York.

—Arturito Guzmán. También lo llamamos así, lo llamamos Arturito—, dijo Zambada.

—¿Sabía si Arturito Guzmán y los Beltrán Leyvas estaban haciendo los envíos de Chiapas en representación del acusado?

—Arturito me comentó que estaba trabajando en esto por él mismo y para su hermano, que él era el jefe de la familia y que lo estaba haciendo para ayudarlos.

—¿Quién era el jefe de la familia?

Chapo.

CAPÍTULO 11

El interrogatorio a Jesús El Rey Zambada cambió de tono cuando William Purpura, uno de los abogados del equipo que defendía a Joaquín El Chapo Guzmán, comenzó el contra interrogatorio. Ese encuentro se llevó a cabo el 20 de noviembre del 2018, en la Corte de Brooklyn, en Nueva York. Muchos de los fragmentos de la charla fueron borrados por orden del Juez. Esto es parte de lo que se hizo público.

CAPÍTULO 12

Gina Parlovecchio, por el lado de Estados Unidos, comenzó a interrogar a Michael Humphries, empleado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.

—¿Cuál es su puesto ahí?

—Director del puerto de área.

—¿Dónde fue el Director del puerto de área?

—Nogales, Arizona.

—¿Cuáles son sus deberes y responsabilidades como director del puerto de entrada de Nogales?

—Dirijo un a más de 475 empleados. Algunos de nuestros… en un concurrido puerto de entrada entre los Estados Unidos y la frontera de México. Algunas de nuestras mayores responsabilidades son la prevención de opioides y otras drogas peligrosas, que no entren a nuestro país, y la prevención de armas, municiones y dinero ilícito.

CAPÍTULO 13

J-U-A-N. C-A-R-L-O-S. R-A-M-Í-R-E-Z. A-B-A-D-Í-A.

El testigo se presentó. Andrea Goldbarg, por parte del gobierno de Estados Unidos, comenzó a interrogarlo.

—Sr. Ramírez, mientras estuvo en Brasil, ¿hizo algo para evitar ser capturado?

—Sí.

—¿Qué hizo?

—Me hice cambios en la cara.

—¿Qué cambios se ha hecho en la cara?

—Alteré la apariencia física de mi cara cambiando mi mandíbula, mis pómulos, mis ojos, mi boca, mis oídos, mi nariz.

—¿Con cuántas cirugías tuvo que alterar su apariencia?

—Más de tres o cuatro cirugías.

CAPÍTULO 14

Cuando Chupeta conoció a El Chapo, alrededor de 1990, en el momento en que se encontraron en un hotel de la Ciudad de México, el narcotraficante colombiano le enviaba cocaína a los hermanos Arellano-Félix, al Mayo Zambada, y a los hermanos Carrillo-Fuentes. Joaquín Guzmán le presentó en sus reuniones a los hermanos Beltrán Leyva, le dijo que eran sus primos. Todos querían hacer negocios con el líder del Cártel del Norte del Valle. Se reunió con Héctor, Arturo y Alfredo. Héctor Beltrán Leyva, El Elegante. Arturo Beltrán Leyva, El Barbas. Y Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo.

CAPÍTULO 15

—¿Aproximadamente cuándo fue esto?—, le preguntó la representante del Gobierno de Estados Unidos a Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta. Seguía el juicio, el 3 de diciembre de 2018. Comenzaban a cuestionarlo por los negocios que hacía con los mexicanos, querían detalles para el Juez y el Jurado. Los nombres saltaban y los puntos se conectaban.

—Eso fue aproximadamente a finales del ’91, principios del ’92—, respondió Chupeta, refiriéndose a otro encuentro con los miembros de La Federación. Ya no quería enviar a sus pilotos por aire a México, resultaba muy peligroso. Tenían que cambiar la estrategia.

—¿Qué habló específicamente en esta reunión con el acusado, Pollo, Gordo y los hermanos Beltrán Leyva?

—Entonces les dije que tenía una propuesta para enviar mi cocaína en barcos de pesca a través del Pacífico y que no iba a haber problema porque nadie había usado este método. Era un método virgen.

CAPÍTULO 16

—Ahora, Sr. Ramírez, ¿llegó un momento en el que se fue de Colombia?

—Correcto, respondió Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta. El colombiano seguía describiendo al gobierno de Estados Unidos sus nexos con La Federación, en específico con El Chapo. Pero otros personajes y formas de traficar drogas comenzaban a entrar a escena. Comenzaban a ser puestos en la memoria del Jurado.

CAPÍTULO 17

— ¿Recuerda su testimonio sobre los libros de contabilidad?—, le preguntó William Purpura a Juan Carlos Ramírez Abadía. El interrogatorio de la defensa de El Chapo continuaba. El tema se centraba en asesinatos y su costo.

—Correcto—, respondió Chupeta. Tenía claro de qué le estaba hablando el defensor del narcotraficante mexicano.

— Y los libros de contabilidad que discutió ayer que involucraban envíos de cocaína, aproximadamente diez envíos de cocaína, ¿correcto?

—Sí.

—Estos libros de contabilidad además tenían otra información; ¿es correcto, señor?

—Lo es.

—En particular, especificó en el libro principal gastos en asesinatos, matanzas; ¿es eso correcto señor?

—Lo es.

CAPÍTULO 18

Juan Carlos Ramírez Abadía tenía aproximadamente 44 años cuando fue arrestado. Pudo convertirse en teniente de las Fuerzas Armadas de Colombia, pero no lo hizo. También tuvo las ganas de convertirse en ingeniero. Se fue a Estados Unidos, a estudiar inglés. Intentó estudiar finanzas también. “No, no soy ingeniero. Hice algunos semestres pero no participé en el desarrollo físico o mecánico de los submarinos”, le aclaró William Purpura cuando lo llevó a ese punto del interrogatorio.

En algún momento le recordaron que, en agosto de 2007, cuanto estuvo con agentes de la DEA en Colombia, presumió ser una de las primeras personas en inventar submarinos para traficar drogas.

CAPÍTULO 19

“No lo estoy deteniendo porque el Gobierno no se ha opuesto, pero no entiendo la relevancia de los malos actos en oposición a los delitos que involucran falsedades. Por ejemplo, hubo un asesinato en donde engañó a la persona para llevarla allí, y eso estuvo bien, pero generalmente tener un testigo que cometió malos actos, ¿cómo afecta eso su credibilidad?”, le dijo el Juez Brian M. Cogan a William Purpura, uno de los defensores de El Chapo. El interrogatorio contra Chupeta fue intenso. Sacaba mucho de lo malo que los representantes de Estados Unidos, la parte acusadora, no mencionaba al Jurado.

CAPÍTULO 20

Tirso Martínez Sánchez fue llamado al estrado como testigo del gobierno de Estados Unidos. Michael Robotti lo comenzó a interrogar. Unos días antes el narco colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, habló de él como El Futbolista. A lo largo de este interrogatorio, Tirso habla de sus equipos de futbol en Querétaro, en Celaya, en Irapuato y La Piedad, Michoacán. La Federación Mexicana de Futbol no ha querido responder a las solicitudes de información sobre los equipos que dice Tirso, ellos le compraron para evitar cualquier escándalo. Esto es parte de lo que declaró en noviembre de 2018.

CAPÍTULO 21

William Purpura, considerado un interrogador implacable contratado para tratar de tirar los argumentos de Estados Unidos contra El Chapo, inició la conversación con El Futbolista hablando del niño pobre que hizo mucho dinero con el narcotráfico en México.

CAPÍTULO 22

Jorge Milton Cifuentes Villa le dijo al jurado que nació en Medellín, Colombia. Las preguntas las inició Adam Fels, por el Gobierno de Estados Unidos, es decir, para sustentar sus acusaciones contra Joaquín El Chapo Guzmán. Tenía 52 años el 11 de diciembre de 2018, el día que comenzaron a cuestionarlo en la Corte de Brooklyn.

-Su nivel más alto de educación: preparatoria.

-Idiomas: español y un poco de inglés.

Fue extraditado a Estados Unidos el 12 de diciembre de 2013, por crímenes de tráfico de drogas y lavado de dinero. Fue arrestado un año antes, en Venezuela.

Se declaró culpable y en la sala dijo que había hecho negocios con Don Joaquín Guzmán Loera.

CAPÍTULO 23

Jorge Milton Cifuentes Villa le dijo a Adam S. Fels, Asistente de Fiscal de los Estados Unidos, que a El Chapo también le decía El Padrino y El Señor. “Él fue el padrino de boda de mi hermano Alexander Cifuentes”. El otro apodo, claramente porque era El Jefe. Estos son fragmentos de su interrogatorio, piezas sueltas de negociaciones del narcotráfico en la región que involucran a algunos personajes de Petróleos Mexicanos, una casa de cambio llamada Monedeux y las intenciones de comprar hasta un crucero de pasajeros para transportar cocaína.

CAPÍTULO 24

Llegó el turno del hijo de El Mayo.

Vicente Zambada Niebla, previamente llamado como testigo por el Gobierno de Estados Unidos, habiendo previamente debidamente jurado, fue interrogado por Amanda Liskamm el 3 de enero del año 2019.

CAPÍTULO 25

—Sr. Zambada, ¿conoce a alguien en el cártel que use trenes para contrabandear drogas a Estados Unidos?

—Escuché en un punto a mi papá y su compañero del momento, Vicente Carrillo Fuentes, hablando de algunos trenes.

—¿Quién es Vicente Carrillo Fuentes?

—Él es originario de Sinaloa, es hermano de mi compadre Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos.

—¿Qué área controlaba Vicente Carrillo Fuentes?

—Ciudad Juárez, Chihuahua.

—¿Conoces algún apodo para Vicente Carrillo Fuentes?

—Lo llaman “Virrey”.

—¿Cuándo comenzó a trabajar su padre con Vicente Carrillo Fuentes?

—Bueno, se conocen desde los años 80 cuando mi padre era socio de mi compadre Amado Carrillo Fuentes. De hecho, mi papá también es el padrino de confirmación de mi tocayo Vicente Carrillo. Por eso el apodo de mi papá es El Padrino.

CAPÍTULO 26

“Siéntense, por favor. Damas y caballeros, sé que a veces después de haber comido un gran almuerzo, es esta época del año y es la tarde, puede hacerlos perder un poco la atención. Así que por favor sigan prestando atención y tengan en cuenta que hay una tendencia a perder la concentración, y concéntrense sólo como lo han estado haciendo durante todo el juicio. Gracias”, dijo el Juez Brian M. Cogan al regresar del receso. La señora Liskamm reinició el interrogatorio. Sigue revelando detalles Vicente Zambada Niebla.

CAPÍTULO 27

—¿Cuál entendió que era el papel de Chaparro en las montañas con el acusado?

—Bueno, en varias ocasiones cuando fui a visitar a mi Compadre ChapoChaparro era como su secretario. Él estaba a cargo de contestar teléfonos, tenía acceso a algunas computadoras.

—¿Cuándo fue la última vez que tuvo contacto con Jorge o Chaparro Cifuentes?

—2008.

—Después de que Chapo escapó en 2001, ¿dónde se reunió con él?

—Bueno, principalmente en las montañas de Sinaloa.

—¿Y cómo llegaba allí?

—Bien, por avionetas y también helicópteros.

CAPÍTULO 28

—Muy bien. Sr. Zambada, usted mencionó anteriormente que tenían algunas responsabilidades con respecto a la corrupción.

—Sí.

—¿Cuáles fueron sus responsabilidades específicamente con respecto a la corrupción?

—Bueno, pagué a varios policías y, por el estado de Sinaloa, tenía amigos que estaban en el Ejército, en la PFP, en la PGR.

CAPÍTULO 29

Hildebrando Alexander Cifuentes Villa regresó como testigo en el juicio de El Chapo el 14 de enero del 2018. Después de ser debidamente jurado, fue interrogado por Gina Parlovecchio, representante de los demandantes, en este caso, el Gobierno de Estados Unidos.

CAPÍTULO 30

—Ahora, usted testificó que ayudó al acusado con sus comunicaciones. ¿Qué hizo en relación con eso?

—Bueno, debido a que Joaquín tenía mala comunicación en las montañas, mi hermano y yo trajimos un ingeniero en sistemas para resolver sus problemas de comunicación en las montañas—, respondió Hildebrando Alexander Cifuentes Villa a Gina Parlovecchio. —¿Quién es este ingeniero de sistemas?

—Cristian, ingeniero Cristian.

—¿Entonces lo trajo a las montañas?

—Eso es correcto.

CAPÍTULO 31

Gina Parlovecchio regresó a 2008, cuando el colombiano vivía en las montañas con El Chapo. Quería saber de un episodio difícil para el Cártel de Sinaloa.

—Mochomo fue arrestado, uno de los miembros del cartel.

—¿Escuchó al acusado hablar sobre este evento?

—Sí.

—¿Qué le oyó decir al respecto?

—Le habló al Comandante, su padrino, quien advirtió al Mochomo que se fuera a vivir a las montañas, o que debería ser un hombre más tranquilo y no tener ese tipo de fiestas en una ciudad tan pequeña.

CAPÍTULO 32

Hildebrando Alexander Cifuentes Villa estaba viviendo en Los Cabos a mediados de 2011. Dejó Culiacán porque no se sentía cómodo con Dámaso López y casi lo arrestan en la casa en la que vivía en Sinaloa. “Decidí comenzar a cuidarme por mí mismo. Entonces me mudé a Los Cabos, que es una ciudad mucho más tranquila que Culiacán”.

Virgo lo fue a visitar y almorzaron juntos. “Me dijo que era una ciudad muy tranquila, serena, y que incluso estaban intentando mudar a Joaquín a Los Cabos porque Culiacán se estaba volviendo un lugar demasiado caro”.

Demasiado caro por los sobornos, la policía estaba buscando a Joaquín en Culiacán, estaba muy caliente el asunto allá.

CAPÍTULO 33

Era el turno de Jeffrey Lichtman, del equipo de la defensa de El Chapo. Fue enfático en recordarle al Jurado que lo habían preparado para el interrogatorio los representantes del Gobierno de Estados Unidos. Simularon preguntas. Simularon respuestas. Le aconsejaron lo que debía responder. Le dijeron que no debía pelearse con la gente del narcotraficante mexicano. No discutir.

CAPÍTULO 34

—Ahora, ¿recuerda que tuvo la primera reunión a mediados de enero de 2016? Creo que ya pasamos por esto antes—, dijo Lichtman, miembro del equipo de abogados de El Chapo. Intensificaba su ofensiva contra el testigo colombiano que había estado viviendo con el narcotraficante como uno de sus cercanos en las montañas.

—Sí, señor—, respondió Hildebrando Alexander Cifuentes Villa, refiriéndose a las reuniones con los estadounidenses que querían que fuera parte del juicio, testigo cooperante.

—¿Durante ese primer conjunto de entrevistas, fueron dos días juntos de reuniones la primera vez?

—Sí, señor.

—Y durante esa primera sesión informativa le dijo al Gobierno que el señor Guzmán le pagó al presidente mexicano, Peña Nieto, 250 dólares americanos?

CAPÍTULO 35

El 22 de enero de 2019, a las 9:30 de la mañana, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, vio nuevamente a Lucero Sánchez López, en la Corte de Brooklyn, en Nueva York. Anthony Nardozzi, de la División Criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos, fue el encargado de interrogar a la mujer que fue novia de El Chapo y también diputada.

CAPÍTULO 36

La defensa de El Chapo Guzmán, representada por William Purpura, entró a interrogar a Lucero Sánchez López, conocida en México como la “Chapodiputada”.

CAPÍTULO 37


“Señora Sánchez, el señor Purpura le acaba de enseñar una serie de pruebas, Pruebas del Acusado 482 a 485. Eran declaraciones en Facebook y a miembros de los medios. En esas declaraciones, usted negaba cualquier relación con el acusado. ¿Por qué negaba su relación con el acusado?”, le preguntó el representante del Gobierno de Estados Unidos en cuanto le devolvieron la palabra. Nardozzi regresó al punto de cierre de la defensa de El Chapo, las preguntas del señor Purpura.

“Por miedo, porque antes que nada, amo a mi familia, y tenía miedo de que algún enemigo del señor Guzmán pudiera lastimarlos o lastimarme a mí, y el señor Guzmán sabía que nunca reconocería esa relación en público”, respondió la exdiputada Lucero Sánchez López.

CAPÍTULO 38

—Buenas tardes, señor López—, dicho eso Amanda Liskamm comenzó a interrogar a uno de los hombres más cercanos a El Chapo. El Juicio entra en su recta final.

—Buenas tardes—, respondió Dámaso López Núñez, uno de los personajes que aparece a lo largo de todo el Juicio como clave en varios de los negocios y anécdotas del círculo íntimo del narcotraficante mexicano.

—¿Cuántos años tiene?

—Cincuenta y dos años y 11 meses.

—¿Y de dónde eres?

—De un pueblo llamado Portaceli en el municipio de El Dorado, el municipio de Culiacán, estado de Sinaloa, México.

CAPÍTULO 39

Dámaso López Núñez fue llamado como testigo nuevamente el 23 de enero del 2019. El juicio de El Chapo se acercaba a su recta final. Uno de sus hombres más cercanos estaba a punto de hablar. Amanda Liskamm, por parte del Gobierno de Estados Unidos, comenzó a interrogarlo.

—Cuando nos fuimos ayer, estaba explicando que el acusado estaba buscando a César Gastelum; ¿recuerda eso?

—Sí.

—¿Estuvo de acuerdo en ayudar al acusado a buscar a César?

—Sí.

—¿Y cómo se comunicaría con el acusado al respecto?

—Vía BlackBerry.

—¿Estaba usando el sistema de oficina que discutimos ayer?

—Sí.

—En el lado izquierdo de la pantalla, vemos a Ofi y Telcel Nuevo. ¿Quién está enviando el mensaje donde dice “Ofi”?

—Ofi es mi compadre. Telcel Nuevo soy yo.

CAPÍTULO 40

—La primera vez que entró en la sala del tribunal ayer. Se quedó allí y miró al Sr. Guzmán. ¿Lo recuerda?—, le dijo Eduardo Balarezo a Dámaso López. Le llamó la atención el respeto que mostró el colaborador, durante más de 17 años, de El Chapo. —¿Qué quiso decir con eso?—, preguntó el defensor del narcotraficante mexicano.

—Porque lo amo—, dijo sin pausa.

—¿Qué quiere decir con que lo ama?—, insistió Balarezo.

—Bueno, él es una persona, es una persona con quien tengo, de hecho pasamos muchos años juntos y tengo un especial cariño por él.

CAPÍTULO 41

Dámaso López Núñez enfrentaba ahora los cuestionamientos de Balarezo, uno de los abogados de El Chapo que no lo dejaba salir de su rol de traicionero. Así lo pintaba ante el Jurado.

—¿En toda su carrera en el narcotráfico, nunca ha pagado a algunos medios para escribir una historia que lastime a sus rivales o lo ayude?—, preguntó el abogado.

—No—, respondió Dámaso confiado.

—En cualquier caso, los periódicos y los medios de comunicación en México estuvieron mal, ¿verdad, sobre usted? Y sabe que a veces las historias se publican sólo para vender, ¿correcto?

—Sí, estoy seguro de eso, muy seguro de eso.

—A veces publican historias para hacer sensacional lo que la gente ha hecho, ¿correcto?

—Ese podría ser el caso.

—Y cuando hacen sensacionales estas cosas, hacen que la gente se vea más grande de lo que realmente es, ¿verdad?

—Podría ser.

OEM-Informex
OEM-Informex

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Enlace original: https://www.elsoldemexico.com.mx/mexico/juicio-chapo-joaquin-archivaldo-guzman-loera-nueva-york-traiciones-cartel-de-sinaloa-la-federacion-sobornos-politicos-felipe-calderon-enrique-pena-nieto-5584716.html

Deja un comentario