La música como conformación de la sociedad. Autora: Emma Rubio

0
878

Siempre me he cuestionado ¿qué haría yo si la música no existiera? Y es que en verdad no imagino mi existencia sin mi propia banda sonora. Siempre he considerado que la música es la que dota de personalidad al ser y es que sin duda alguna, somos lo que escuchamos. Adorno, ese gran filósofo de la escuela de Frankfurt, tuvo como base de su gran pensamiento filosófico a la música, gran melómano al igual que el enigmático Nietzsche.

Si bien la música ha sido un elemento clave para la manipulación de masas y un ejemplo claro lo tenemos con la gran obra de Wagner a quien se le adjudica una postura antisemita por “El anillo del Nibelungo” sin embargo, en defensa del músico, debe quedar claro que cuando Hitler fue nombrado canciller en Alemania, Wagner había muerto en 1883, así que a quienes se les debe tal adjetivación del músico es a la  Sociedad Nórdico-Alemana que hicieron del Arte y la Cultura Germánicos un culto al nazismo y quienes publicaron un comunicado a través del cual, inauguraban las celebraciones de Bayreuth; señalando que Wagner ‘les había dado a los alemanes un arte nacional independiente al haber creado Bayreuth’. Este es un ejemplo claro de cómo la música bien puede funcionar como un gran aparato ideológico de poder.

Theodor Adorno desde su Crítica al Totalitarismo nos da una perspectiva neomarxista de la música teniendo en cuenta la industria cultural desde la masificación y la sociedad de masas con las consecuencias en el valor de la obra de arte, la posición peculiar del músico contemporáneo ante la sociedad industrial. Adorno nos pone de ejemplo dos distintas reacciones musicales ante la realidad masiva, nos menciona a Schoenberg y Stravinsky. No podemos pasar por alto que en esta sociedad existen las periferias culturales, Adorno nos marca como la “nueva música” a Arnold Schoenberg música cuya dificultad, complejidad y extrañeza de su construcción formal del sonido genera una revolución arquitectónica armónica y escasez melódica lo cual, la hace muy apta para la sociedad de masas desde la perspectiva del pensador de Frankfurt.

No es de extrañarnos que para los efectos de la cultura en masas la música popular domesticada crea una cultura de masas musical generándose de este modo una función social de la música.

Por otra parte, quienes acuden a las salas de conciertos no encajan en el perfil psicológico de la masa ya que se es menos receptivo a la publicidad mansalva y a las técnicas de la industria cultural de edulcoración del mensaje musical.

Esa música de menos complejidad intelectual es la que va gestando ciertos modos de ser que a su vez van reflejando el perfil de la sociedad.

Este tema da sin duda para hacer todo un tratado sobre la música y sus implicaciones sociales pues es sabido que muchos de los contenidos llevan una gran carga ideológica, ya es cuestión de cada uno qué se decide escuchar y qué contenidos “consumir”.

Es muy curioso que cuando uno se denomina “metalero” (por escuchar heavy metal) las personas en general piensan que uno ya se droga y se ama la violencia, dentro de esta dinámica social del estereotipar teniendo como base una enorme ignorancia con respecto al tema, es como se va conduciendo la dinámica social en lugar de conocer y poner más atención en lo que se escucha pues es mucho más cargada de contenidos ideológicos no muy sanos otro tipo de música. Ahora les doy un ejemplo de una letra de una de las bandas más emblemáticas del género como Iron Maiden próximos a arribar a la Ciudad de México y que esto se dedican a promover:

Miedo a disparar a extraños
Recostado en la noche me seco el sudor de mi frente
Pero no es el miedo
Porque preferiría irme ahora
Tratando de visualizar los horrores que causamos al frente
Los montones de arena del desierto, un cementerio
Cuando nos damos cuenta del momento
¿Somos colegas del crimen?
Cuando nos demos cuenta del momento
¿Estaremos listos para morir?
Dios, déjanos ir ahora y terminar lo que está hecho
Vénganos tu reino
Hágase tu voluntad… en la tierra
Tratando de justificarnos a nosotros mismos las razones para ir
Debimos vivir y dejar vivir
Olvidar o perdonar.

¿De verdad creen que son malos y promueven el mal y la droga?  Aquí les va un ejemplo de una letra que no fue difícil encontrar y de aquello que gusta a muchas personas es de un tal Maluma.

Ya no paro de mirarte
me tienes mal
de tan solo imaginarte me invitas a pecar
y te me pegas bandida me besas
y me quieres probar
llévame a un lugar contigo u oh oh oh
vente pa ca, vente pa ca oh oh oh oh
que no me puedo aguantar bandida u oh u oh oh
vente pa ca, vente pa ca u oh u oh oh
me pones mal cuando tu me miras
contigo uh oh oh oh

Sinceramente ya no quise ponerla completa porque me dio pena pero en realidad es un claro ejemplo de cómo la música en efecto va conformando nuestro pensamiento y no es de extrañar que quienes amamos la música en verdad no solamente sentimos pasión con los clásicos sino que sabemos hacer una selección de sonidos y contenidos tal que nos permiten conformar una personalidad al margen de la masa. Yo hoy sí convoco a que se haga más conciencia con respecto a lo que estamos dispuestos a reproducir y fomentar, pues lo crean o no, reproducir contenidos como el que acabo de señalar, sí conforma y legitima la violencia con contenidos misóginos, deplorables y que nos estancan como sociedad. Quizá no lo vean como algo preocupante pero yo sí porque la violencia de género en cuanto a concebir a la mujer un objeto de placer o viceversa sí tiene que ver con ese tipo de reproducción en la cultura. La música es un arte esencial para cualquier sociedad, por lo cual, no podemos prescindir de una selección más cuidadosa si queremos tener una mente sana, pues la música es un gran alimento para el alma.

@Hadacosquillas

Deja un comentario