La “Biblia” de Pío. Autor: Venus Rey Jr.

Es muy probable que un seguidor incondicional de López Obrador se haya conformado con la explicación que dio en la conferencia matutina del viernes pasado sobre el video en el que se ve a su hermano Pío recibir dineros por parte de David León. Se vale ser entusiasta de la 4T. Lo que no se vale es perder o ver disminuida la capacidad de cuestionamiento por ese entusiasmo, y menos aún acusar de traidor a quien sí cuestione.

¿En qué consistió la explicación del presidente? Primero: que dos millones de pesos no es nada comparado con los millones de Lozoya –podrá parecerle poca cosa, pero la inmensa mayoría de los mexicanos nunca en su vida verá dos millones de pesos juntos–; Segundo: que el dinero proviene de aportaciones del pueblo, porque así se hacen las revoluciones; Tercero: el presidente insiste en su “no somos iguales”, lo que equivale a decir “nosotros somos los buenos e incapaces de corrupción; ustedes son los malos y corruptos”.

Hay un hecho difícil de controvertir: muchos seguidores y entusiastas de la 4T ya no tienen capacidad de cuestionamiento y se sienten sumamente satisfechos y motivados con este tipo de explicaciones. Es más, el “romanticismo revolucionario” que imprimió el presidente al asumirse como Madero y amplificar su movimiento al grado de una revolución tan trascendente como la Independencia, la Reforma o la Revolución, por un lado, y la comparación que hizo su esposa colocando a Leona Vicario y a Pío López Obrador en el mismo plano, avivaron aún más la admiración y amor que muchos sienten por el presidente.

Sin embargo, habrá gente que todavía conserve cierta capacidad de cuestionamiento, y entonces es posible que sean planteadas algunas preguntas: ¿el financiamiento de partidos debe ser transparente y fiscalizado por la autoridad? Las aportaciones de los simpatizantes están limitadas por la ley y no se pueden realizar así nada más, sin comprobantes ni mediante colectas, sino a través de formalidades legales, y deben ser reportadas y contabilizadas ante la autoridad electoral… ¿lo hizo Morena? ¿Debería la Fiscalía investigar? Pío López Obrador anotaba todo en una libreta a la que llama “Biblia”… ¿debería alguna autoridad analizar dicha “Biblia” y cotejarla con los reportes financieros que Morena hubiere en todo caso rendido a la autoridad electoral? ¿Debería exculparse a priori al hermano del presidente, sólo porque es el hermano del presidente? ¿Es importante aclarar este asunto? ¿La corrupción sólo tiene poder sobre la derecha neoliberal, o es un mal que afecta sin distinción de posición política? ¿Ser lopezobradorista equivale a estar vacunado contra la corrupción?

Pío López Obrador y David León no son los únicos casos de personas que han recaudado o recolectado dinero para el movimiento. Recordemos los videos de Eva Cadena, que aunque son cantidades no tan grandes –en uno de los videos le entregan 1 millón de pesos, que, insisto, la inmensa mayoría de los mexicanos jamás verá juntos en su vida– llevan como leitmotiv, como los videos de Pío, que se trata de apoyos al movimiento. En aquellos videos Eva Cadena señala a Rocío Nahle como operadora financiera y recaudadora de López Obrador. Pero como siempre, una vez señalados los políticos todos juran que son muy buenos, que son incapaces de corrupción, que vaya calumnia, que van a demandar por daño moral a quienes los acusan. Todos lo dicen: los del PAN, los del PRI, los de Morena, etcétera. Lo acaba de decir Manuel Velasco: cómo va uno a creer que su gobierno pudiese haber dado dinero a AMLO –David León era operador de Manuel Velasco–, pues siendo Chiapas un estado tan pobre, sería inmoral que una cosa así sucediera. Las cosas siempre quedan en un “que se investigue”. Si de verdad fueran tan buenos, probos y transparentes como dicen los políticos cuando son señalados o acusados, la clase política de este país sería mucho más honorable y limpia que los políticos de Finlandia o de Nueva Zelanda. Pero la verdad es muy diferente.

Tampoco debe pasar desapercibido que además de estas supuestas aportaciones del pueblo, al menos desde 2006 legisladores del entonces PRD y funcionarios del gobierno de la Ciudad de México, han aportado dinero al movimiento, incluso de sus sueldos, no sé si muy felices de hacerlo, o de algún modo presionados. Todo debería estar declarado y fiscalizado y debería ser hasta cierto punto fácil de comprobar revisando lo reportado, primero por el PRD y en un segundo momento por Morena, cotejarlo con los recibos, si los hay –si no los hubiere estaríamos frente a un dinero cuyo origen no podría explicarse–, los estados financieros y las contabilidades internas del partido, e incluso registros personales, como “La Biblia de Pío”. 

Las recaudaciones han sido sistemáticas, según lo han admitido el presidente y varios cuatrotetistas; y lo han admitido con orgullo y hasta con una dosis de romanticismo revolucionario. El propio presidente lo dijo al hablar de David León. Dijo que su función era recolectar el dinero de las aportaciones del pueblo.

Por la reputación del presidente y la limpieza de la 4T, es necesario aclarar, y para ello es fundamental “La Biblia de Pío”. Se deben escrutar esas recolecciones, analizar dicha “La Biblia”, verificar si todo fue debida y puntualmente enterado a la autoridad electoral. Si no, perdón, pero se trataría de otro vulgar caso de corrupción, aunque sean dos pinches millones de pesos y eso parezca poco al presidente, que si usted o yo nos transáramos una cantidad así, nos meterían a la cárcel. En uno de los videos, David León hace ver a Pío que está cumpliendo puntualmente con las entregas, y que sólo va atrasado con 30 mil. Habría que ver si Pío declaró a la autoridad electoral el dinero que recibía de David León, y probablemente de más personas, pues de lo contrario se trataría de un delito manifiesto.

El 30 de julio, el presidente anunció que David León sería el hombre encargado de desmantelar la corrupción que prevalece en el abasto de medicamentos, insumos y equipos hospitalarios, algo así como un zar anti-corrupción del sector salud, y se refirió a él como uno de los mejores funcionarios de la 4T. No quisiera pensar mal, pero si la “excelencia” de David León está basada en su eficacia para recolectar y entregar dineros que ninguna autoridad contabiliza, excepto Pío en su “Biblia” –pero él no es autoridad–, no albergo demasiadas esperanzas en ver erradicada la corrupción del sector salud.

AMLO ya dijo que se va a investigar: “cero corrupción, cero impunidad, si un familiar comete un delito, debe ser juzgado.” Esperemos que sea cierto, pero por lo pronto yo no me conformo con la explicación del presidente. Si usted sí, qué le puedo decir: siga usted enamorado, que a veces es mejor vivir la ilusión del amor, aunque todo se esté hundiendo, que enfrentar la crudeza de la realidad revelada por la capacidad de crítica y cuestionamiento.

Venus Rey Jr.
Venus Rey Jr.

Compositor de música sinfónica, escritor, ensayista y académico. Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Filosofía por la Universidad Anáhuac. Su obra musical ha sido presentada en Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido, Italia, Polonia, Ucrania, Austria, Argentina, Perú y México. Ha grabado diez discos de sus composiciones y publicado dos libros de narrativa, tres volúmenes de poesía y diversos ensayos jurídicos y filosóficos en revistas especializadas de la Universidad Iberoamericana, el ITAM y la Universidad Anáhuac. Es colaborador de Grupo Fórmula. Escribe en el diario El Economista y en las plataformas digitales de los periodistas Eduardo Ruiz Healy y Julio Hernández “Astillero”.

2 COMENTARIOS

  1. Por supuesto que se tenian contabilizadas las aportaciones de los ciudadanos, eso no se puede ensuciar,.muchos lo hicimos con conciencia y peoducto del haetazgo de administraciones anteriores corruptas. Lo de Pio tendra que aclararlo, nadie podra meter las manos al fuego por él, y menos sabiendo que se codeaba con la gente del Guero. El mismo presidente alentó la denuncia contra su hermano y le.invito a que se presente ante la FGR. Es en ese sentido que el presidente dice que no no son iguales. Es tonto no entenderlo. Apoyo total al presidente en su lucha contra los saqueadores y los corruptos, sean Lozoyas, Calderones, Peñas, Velascos o Pios.

  2. Venimos de un problema mucho muy añejo y que hacía prácticamente inviable la “democracia”: el financiamiento para las campañas electorales.
    En los 80’s era evidente la desmedida diferencia: todo tapizado de PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI PRI con buenos materiales, y llegando a los últimos rincones del país, mientras que por ahí aparecían algunas pintas del PAN, y unas pocas más y de muy baja hechura las del PPS y otros. ¿de dónde provenía el dinero para la campaña del PRI? obvio, del presupuesto.
    Las reformas que dieron lugar al IFE tomaron ese problema y buscaron el modo de “equilibrar”. Para eso, se financió a los partidos y se permitieron aportaciones. Equilibró un poco las cosas, pero era definitivo que los candidatos preferidos por los barones del dinero tendrían muchas más ventajas. Incluso en 2006 el desequilibrio era claro cuando televisa cobraba al PRD el spot al triple de precio que lo que hacía con los otros candidatos.
    Las siguientes reformas trataron siempre de ayudar a disminuir esos desequilibrios.
    El objetivo es, siempre, que la contienda sea pareja, equilibrada, que la población decida con libertad, sin que los excesos monetarios de un candidato incida en la decisión personal para darle o no el voto. Para eso se llegó a la insensatez de una fiscalización extrema que llevaría a ser delictuoso el salir a botear a las plazas públicas entre otras formas de obtener recursos para enfrentarse a los fuertes intereses monetarios.
    Es lo absurdo de la legalitis. Se termina centrando en hechos nimios que, en sí, son parte natural de los procesos y deja de lado serias fuentes de desequilibrio en las que sería importante poder actuar para disminuirlas. No es fácil la solución, la autolimitación sería siempre lo más deseable, pero las contiendas electorales suelen padecer de deficiencias en tal virtud.
    Sería más valioso el artículo, si el autor se hubiera enfocado en el gran problema que es el desequilibrio en las elecciones por causa de los financiamientos.

Deja un comentario