Indígenas chinantecos de San Felipe Usila, Oaxaca, entre las víctimas de la tragedia humanitaria de Texas (nota de Carlos Abad en El Piñero)

Fotos: El Piñero.

➡Son hermanos, uno murió y el otro está grave en un hospital de Estados Unidos.

➡Piden ayuda a los gobiernos de USA y México para repatriarlos a Tuxtepec, Oaxaca, lugar donde residían.

➡ La familia no cuenta con recursos económicos para viajar a San Antonio, Texas, ya que se dedican a vender tamales y viven en condiciones de pobreza.

Carlos Abad | El Piñero.


Oaxaca, México.- A tres días de la tragedia humanitaria ocurrida al interior de un tráiler abandonado en San Antonio Texas, Estados Unidos, la señora María Antonia Torres Morales recibió la confirmación de que su esposo y su cuñado se contabilizan entre las víctimas, el primero, su marido, de nombre Begai Santiago Hipólito se encuentra muy grave de salud en un hospital de Texas, mientras su cuñado, de nombre Mariano, murió.

Ambos -precisó en entrevista con El Piñero- son originarios de la comunidad de Piedra de Azúcar, perteneciente al municipio indígena Chinanteco de San Felipe Usila, Oaxaca, en la región de la Cuenca del Papaloapan, ubicada al norte de la entidad.

Mariano y Begai salieron el pasado sábado 18 de junio desde la terminal de autobuses ADO en Tuxtepec, Oaxaca, en la corrida de 4 de la tarde a Veracruz; de ahí partieron en avión a Monterrey, Nuevo León, donde los recogió un amigo de ellos que ya había regresado de Estados Unidos y que únicamente los encaminó a la salida de autobuses rumbo a Nuevo Laredo, dónde llegaron al encuentro con “el pollero”.

Aún del lado Mexicano Begai se comunicó con su esposa por última vez, desde el teléfono celular que pertenecía a ella y que el Oaxaqueño se llevó al viaje; la llamada está fechada de acuerdo a la captura de pantalla, a las 3 de la tarde con 56 minutos del día 24 de junio, con una duración de 3 minutos y 40 segundos.

Begai quién se debate entre la vida y la muerte, debido a la asfixia que sufrió al estar en condiciones de hacinamiento al interior del tráiler, nació el 2 de septiembre de 1988, tiene 34 años, de ocupación albañil, vivía en la colonia Loma Alta y dejó en Tuxtepec, además de su esposa, a sus dos hijos: Kenia Monserrat Torres Morales de 16 años y Said Jafet Santiago Torres de 8 años.

Mientras tanto su hermano Mariano tiene 33 años y también se dedicaba a ser albañil, tiene dos hijos: una niña de 4 años y un niño de 2; él también vivía en la segunda ciudad más importante del estado de Oaxaca y a la familia ya le confirmaron su muerte.

Fuera de los gastos ya programados de autobuses, avión y el pago al “pollero” que los cruzaría, ambos hermanos sólo disponían de mil pesos para gastar en agua y comida, todo ese dinero les debía alcanzar para los 9 días que tardaron en llegar desde Tuxtepec, Oaxaca, hasta San Antonio Texas, donde uno murió y el otro está delicado de salud.

¿CÓMO SE ENTERÓ LA FAMILIA DE LA NOTICIA?

María Antonia narró al Piñero Periodismo y Debate que desde que perdió contacto con su esposo y su cuñado, vio la noticia de la tragedia humanitaria y tuvo una “corazonada” de que algo andaba mal, pero fue apenas este miércoles 29 de junio en la noche, cuando otro familiar que lleva años viviendo en Estados Unidos le marcó para notificarle que el gobierno de Texas, Estados Unidos lo había contactado para informarle que dos de las víctimas eran Begai y Mariano.

FAMILIARES PIDEN APOYO AL GOBIERNO, NO TIENEN RECURSOS ECONÓMICOS PARA VIAJAR

La familia de Begai y de Mariano se dedican a vender tamales y no cuentan con recursos para acudir a San Antonio Texas a reconocer uno de los cuerpos y tampoco cuentan con dinero para el tratamiento médico del que quedó con vida, ni para repatriarlo a Tuxtepec, Oaxaca, México.

Por lo anterior, piden ayuda al Gobernador de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa y al Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, para que la ayuden a trasladarse y realizar los trámites necesarios.

Actualmente la cifra oficial de muertos es de 53, dentro de ellos 27 Mexicanos, y 16 heridos, más 4 personas detenidas por el traslado ilegal de migrantes.

¿CUÁL ES EL MENSAJE PARA QUIENES BUSCAN EL SUEÑO AMERICANO?

Entre lágrimas María Antonia Torres Morales, puntualizó que no vale la pena perder la vida y dejar huérfanos a los hijos o viuda a una esposa, con tal de ganar más dinero.

En el caso particular de su esposo (Begai), narró que espera con ansias que se recupere para que lo puedan volver a abrazar ella y sus hijos, y que juntos salgan adelante vendiendo tamales y con lo que obtiene trabajando de albañil.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de El Piñero. Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario