Fuga de Cerebros | Los cuerpos deseados: las mujeres en las ‘narcoseries’. Autora: Abigail Hernández

Imagen: Fuga de Cerebros

Por Abigail Hernández[1]

La transmisión de narcoseries en la televisión abierta mexicana ha sido un debate constante sobre si es bueno o no que se realicen e inclusive en horarios nocturnos, donde el adulto tiene la responsabilidad de guardar discreción de lo que está viendo. Sin embargo, y aun en contra de toda objeción de las “narcoseries”, éstas siguen siendo las favoritas entre el público que las consume, pues al ser producciones accesibles en TV abierta, generan expectativas con su traman y porque de alguna forma son vendidas y entendidas como una forma de explicar el fenómeno del narcotráfico.

Sobre todo, el de la vida de mujeres narcotraficantes. Mi objetivo no es decidir aquí sí el consumo de las “narcoseries” es bueno o malo, sino poner sobre la mesa cómo la vida de las mujeres dentro de este fenómeno se ha convertido en algo sumamente rentable y me atrevo a decir que hasta han sido presentadas como modelos a seguir para otras mujeres. Pues aparentemente rompen con estereotipos de género establecidos en la sociedad, pero se refuerzan otros, además de que el principal atractivo de estos personajes en general es por su cuerpo. Y tomo como ejemplo a dos series que gozaron de éxito en su momento: La Reina del Sur y La Señora Acero.

Encender la televisión por las noches es encontrarnos con una programación dirigida principalmente a un público adulto, pues el contenido de los programas de televisión son violencia explícita, desnudos, consumo de drogas, etcétera. En los últimos 15 años, a partir de las 22:00hrs de lunes a viernes se presentan series que son mejor conocidas como “narcoseries”, donde en varias ocasiones los personajes principales son mujeres. Son los casos de La Reina del Sur y La Señora Acero, transmitidos por primera vez en Telemundo entre 2011 y 2014 respectivamente en un horario nocturno pasadas las 22:00hrs. Ambas series fueron emitidas en canales de televisión abierta mexicana como en canal 9 Galavisión y el canal 5, ambos de Televisa también en un horario pasadas las 22:00hrs, con advertencias de contenido explicito y no apto para menores de 18 años.

La Reina del Sur, se encuentra basada en la novela homónima del escritor español Arturo Pérez-Reverte, fue protagonizada por la actriz Kate del Castillo (Teresa Mendoza), Cristina Urgel (patricia O’Farrell), Alberto Jiménez (Oleg Yasikov) Humberto Zurita (Epifanio Vargas) y Rafael Amaya (El Güero Dávila). Fue producida por Telemundo Global Studios y RTI Televisión para Telemundo. La primera temporada cuenta la historia de Teresa Mendoza, una mujer que conoce a un hombre que se presume es un narcotraficante apodado el Güero Dávila y que, tras la muerte de este, Mendoza huye de Sinaloa a España al ser perseguida por un político corrupto y abusada sexualmente por unos “sicarios”.  En España continúa con los negocios ilícitos de tráfico de drogas y lavado de dinero que la convierten en la apodada Reina del Sur.

El éxito de esta serie hizo que fuera renovada por Netflix para una segunda temporada y que fue estrenada el 16 de agosto de 2019.

La Señora Acero es una serie estadounidense creada por Roberto Stopello para Telemundo, fue protagonizada en su primera temporada por Blanca Soto (Sara Aguilar), Litzy (Aracely Paniagua), Jorge Zarate (el indio Amaro) y Rebeca Jones (Enriqueta Sabido) José Luis Reséndiz (Acacio Martínez). Y cuenta la historia de Sara Aguilar quien tras el asesinato de su marido Vicente Acero y las amenazas constantes en contra de su vida y la de sus seres queridos, se ve obligada a adentrarse al tráfico ilegal de drogas y el lavado de dinero. Actividades que a su vez le generan más problemas como: ser perseguida por la policía, ser violentada por miembros de organizaciones criminales que buscan derrocarla o hacer alianza con ella.

La primera emisión de la primera temporada fue el 23 de septiembre de 2014 y aunque Blanca Soto terminó su participación en la serie en la segunda temporada, la serie finalizó hasta el 29 de enero de 2019 en una cuarta entrega.  

¿Por qué decidí seleccionar estas series en vez de otras? A pesar de que hay series similares dentro del género de las “narcoseries”, La Reina del Sur y La Señora Acero ambas creadas/adaptadas por Roberto Stopello, gozaron de gran atención y éxito entre los televidentes al grado de llegar a ser renovadas a dos y cuatro temporadas respectivamente, lo cual genera demasiada intriga hacia ese gusto por dichas series, lo cual puede ser desde la música, la trama, las actrices protagonistas y antagonistas, etcétera.

En ambas series se presenta a las protagonistas Teresa Mendoza en la Reina del Sur y Sara Aguilar de Acero en La Señora Acero, como dos mujeres de gran belleza estereotípica o admitida dentro de las series: mujeres altas, delgadas, de piel blanca o en dado caso de ser morenas no “demasiado”, ojos grandes y cabello largo; pero que son perseguidas por la desgracia, pues a ambas les cambia radicalmente la vida cuando sus parejas son asesinadas por “enemigos” que en primera instancia se presumen son miembros de alguna organización criminal.  Estas dos protagonistas son objetos de violencia, les es despojada “la vida tranquila” que llevaron por años.

Estos personajes contradicen y acentúan en cierta forma la manera de representar a las mujeres en las telenovelas tradicionales que, si bien se siguen continua en la actualidad las representaciones del personaje femenino que se encuentra enamorada y tiene que sobrellevar distintos obstáculos para poder consumar su “amor”. En las “narcoseries” o “narcotelenovelas”, de igual forma  se presentan mujeres entre la juventud y la edad adulta que se enamoran, pero su sentir termina en tragedia.

Por supuesto son estereotípicamente bellas, pero también son violentas, asesinan, traicionan, son madres que sufren, pueden llegar a asesinar, toman el lugar de sus parejas hombres para ser líderes de un grupo delictivo, pero no es una decisión “libre” sino que al ser perseguidas se ven orilladas a hacerlo.

Esta revisión de las series La Señora Acero y La Reina del Sur, se tomó en cuenta la clasificación de la tipología de mujeres realizado por Marcela Lagarde insertados en la tesis de Alejandra León Olvera “La feminidad Buchona: performatividad, corporalidad y relaciones de poder en la narcocultura mexicana”: en primer lugar, tenemos al papel de madre-esposa de los narcos, la primera se encuentra en un plano donde no tiene poder de decisión y se encuentra sujeta a las decisiones de sus hijos. La segunda, es una mujer que cambia su vida tras el asesinato del esposo y se ve obligada a dejar su vida anterior y enfrentarse a la violencia con más violencia; en segundo lugar, tenemos a “la puta” o buchona, esto en el sentido de que son mujeres que son presentadas como mujeres malas que venden sus cuerpos, son usadas también como “mulas” que transportan drogas en sus cuerpos. Estas mujeres hacen uso de su capital erótico; y por último a la loca o las mujeres sicarias que son capaces de asesinar a mujeres y hombres a sangre fría y parece no importarles el estilo de vida que llevan. 

Estas representaciones de dichas mujeres son incluso diferenciadas por la forma en la que hablan, se mueven en su entorno, caminan, hablan y se comportan. Desde estas observaciones pude encontrar que, si bien a estas mujeres se les representa como capaces de defender su libertad siempre es a través del uso de la violencia. Un falso empoderamiento que también es recalcado en los temas musicales que las introducen.

Por ejemplo, en “La señora de Acero”, el tema homónimo interpretado por Los Tucanes de Tijuana destaca los “atributos” de Sara Aguilar:

Es hembra de armas tomar

Que sabe vencer el miedo

Belleza espectacular

Hermosa de cuerpo entero

En la mafia la “number one” del lavado de dinero

Se las voy a presentar

Antes me quito el sombrero

Su nombre es Sara Aguilar, la señora de Acero

Lo que quiero destacar del fragmento de este tema y a la vez de la serie es la forma en que el personaje es presentado, Sara Aguilar nunca deja de ser la esposa de Acero, pues retoma ese apellido y así es apodada. Es respetada, pero a su vez es abusada y violentada por hombres y mujeres ajenos a su organización. Es una mujer que también es destacada por ser bella, y se deja bien en claro que su belleza es digna de admirar por quienes la rodean.

Es en esta misma serie donde uno de los personajes femeninos busca alcanzar la belleza inigualable a través de una operación de senos que resulta fallida y muere en una operación clandestina que le realiza Enriqueta Sandoval (interpretado por Rebeca Jones). Con este ejemplo no pretendo juzgar la decisión sobre la realización de operaciones estéticas, sino de que en estas series a las mujeres se les otorga un valor basado en su apariencia física que es utilizado como capital erótico, pues como indica Liliana Hernández Ramos “se trata de emplear los atributos físicos femeninos como vía de acceso al confort, entenderlos como un bien comercializable que puede otorgar éxito económico y posición social” (p.95).

Otro aspecto que llamó mucho mi atención de estas series es la relación de las protagonistas con otras mujeres que son sus amigas, porque todas han sido violentadas, en su mayoría han cometido crímenes o han sido encarceladas y en algún momento esto hace que se unan para comenzar a trabajar en conjunto. Como el caso de Marcela alías “La Conejo” en La Reina del Sur, interpretado por la actriz española Carmen Navarro, quien asesinó a su esposo y suegra envenenándolos con hipoclorito de sodio a raíz de la constante violencia que sufría por ambos. Marcela fue encarcelada y en cuanto fue liberada se unió a Teresa Mendoza y Patricia O’Farrell como una miembro más de su “organización”.

El amor también se encuentra representado bajo un ideal de sobrellevar los conflictos con otros grupos criminales, las relaciones amorosas que sostienen son con políticos, abogados, sicarios y supuestos líderes de los cárteles. Todas y cada una de ellas cumplen un papel donde el principal producto que ofrecen es su cuerpo o del que también son obligadas a vender. Sus cuerpos son deseados por tanto los personajes hombres narcotraficantes, sicarios y hasta políticos, como de mujeres que se dedican a prostituir a otras mujeres para sacar un beneficio económico de ello, hacen del cuerpo “el bien más preciado y determinante en la conquista, participando de todo un conjunto de políticas de belleza” como indica Hernández Ramos (p. 95).

“Las mujeres del narco” enfrentan el peligro de las represalias de cárteles contrarios y la persecución: son tomadas por la fuerza por la policía y los grupos contrarios, pueden llegar a ser torturadas y asesinadas por el silencio que guardan. La infidelidad es otro punto en estas series, donde la esposa del narco debe callar ante las infidelidades de su marido, pero también debe soportar el carácter violento que va desde la agresión física hasta la psicológica y en extremos hasta la muerte.

Y, sin embargo, algo que resulta interesante es cómo a pesar de estar inmersas en el mundo del narcotráfico, no están de acuerdo del todo, en algún momento Teresa Mendoza y Sara Aguilar quieren huir de esa vida, pero no pueden por el peligro que corren no solo ellas, sino su familia y amigas que son amenazadas y asesinadas, repitiendo una y otra vez el círculo de violencia, pues buscan venganza.

Al ver las series, me hizo pensar también en qué tan aceptadas son y qué tan influenciables son en los públicos que las consumen; no es extraño que actualmente existe una tendencia por imitar el estilo de vida mejor conocido como “buchón”; aunque es importante aclarar que las “narcoseries” no son la única forma de difundir sobre este estilo de vida, también hay otros medios como canciones, las redes sociales, novelas literarias, etcétera.

En conclusión, considero no se trata de ver si estas producciones son buenas o malas, porque nunca se terminará el debate de si se deben o no consumir estos productos, ya que se deja de lado el qué es los hace tan llamativos y encontrar esos huecos que se han dejado en las revisiones que se hacen dentro y fuera de la academia. Quizá no hemos sido lo suficientemente flexibles para hacer comprender que el fenómeno del narcotráfico ha traído una gran variedad de productos culturales y de entretenimiento que pretenden representarlo desde una perspectiva ficticia, llena de glamur, y desde la idealización de la vida de mujeres que se han envuelto en estas dinámicas criminales sin importar su edad o proveniencia. 

Debemos tener en cuenta que el consumo del cuerpo femenino no solo queda en las mismas series, sino que pasan al plano de la realidad donde las actrices siguen siendo sexualizadas, cuyo cuerpo es un producto para el televidente, a quien se le ha mostrado un arquetipo del aspecto de cómo debe ser “la mujer de un narcotraficante” o de las mujeres que se encuentren ligados a este fenómeno.

A pesar de que aquí no se revisó, el papel que juegan los infantes en este tipo de series que justamente están ligadas a las mujeres madres que incluso llegan a sacrificarse por salvaguardar la vida de sus hijos. Pues claro estos temas se encuentran relacionados entre sí. Espero que esta pequeña revisión atraiga a más personas a cuestionar los productos que se ofrecen en la televisión abierta, independientemente de si son “narcoseries” o no.

Bibliografía

Hernández Ramos Liliana, “La mujer objeto representada en las narcoseries Las muñecas de la mafia y Sin tetas no hay paraíso”, en Graffilya, n. 27, año 16, julio-diciembre, 2018, pp. 90-100.

León Olvera, Alejandra “La feminidad Buchona: performatividad, corporalidad y relaciones de poder en la narcocultura mexicana”, tesis de doctorado, Colegio de la frontera norte, 2019, 177 p.


[1] Por Abigail Hernández (@AbyJinki), historiadora especializada en narcotráfico, migración y género. Integrante del curso “Narcotráfico y Crimen Organizado en México” de la UNAM. Twitter @NCO_FFyL

Encabeza Ricardo Mejía Berdeja marcha en defensa de AMLO y la 4T en Coahuila (nota de Juan Manuel Contreras en OEM-Informex)

Alrededor de 2 mil coahuilenses se dieron cita en la Plaza de las Ciudades Hermanas Juan Manuel Contreras | OEM-Informex Saltillo, Coahuila.- Acompañado de unas mil 800 personas de todo el estado, Ricardo Mejía Berdeja realizó este domingo la marcha denominada por la defensa de la Cuarta Transformación, que salió de la Plaza de las Ciudades Hermanas para terminar en […]

Comenta

Deja un comentario