Filiberto, una vida entre rieles y locomotoras (nota de Debanhi de la Cruz en OEM-Informex)

Familias en la Comarca Lagunera construyeron su historia entre rieles, vagones de tren, motores y grandes maquinas. / Foto: Nayeli Solorio | OEM-Informex.

A los 50 años de edad comenzó una carrera universitaria, hoy es licenciado.

Debanhi de la Cruz González | OEM-Informex.

Torreón, Coahuila.- Distintas generaciones de familias en la Comarca Lagunera construyeron su historia entre rieles, vagones de tren, motores y grandes maquinas, la llegada del ferrocarril trajo consigo una serie de oficios exclusivamente del mundo ferroviario; jefe de tren, maquinistas, fogonero, guardanoches, enganchadores, guardafrenos y avisadores son algunos de los trabajos;unos con la llegada de la modernización han desaparecido, pero otros perviven con el sonido de la locomotora bien grabado en su corazón

Con 22 años, Filiberto Flores Lara, comenzó su vida en los ferrocarriles, su primer trabajo fue en Nacionales de México, en 1985 comenzó a estudiar Medicina, sin embargo, por cuestiones de la empresa tuvo que dejarlo y dedicarse completamente a su oficio.

Inició en el área de talleres, específicamente en reparación y mantenimiento de locomotoras, con el tiempo fue adquiriendo experiencia, lo que le permitió desenvolverse en otras ramas, como auxiliar de limpiador, ayudante general de operario, ayudante de pailero donde reparaba unidades de arrastre.

Después de 10 años empezó a trabajar en Gimco SA de CV como Operario obrero, donde se dedicaba a reparar las tuberías de las locomotoras, con el tiempo fue promovido a Representante General de Ajustes por Talleres de la empresa y así continua hasta el día de hoy, donde dentro del sindicato se encarga de proteger los derechos del trabajador ferrocarrilero.

Nació el 1 de septiembre de 1962 en Gómez Palacio; los hombres de su familia se dedicaron a este oficio, su bisabuelo, abuelo y padre fueron ferrocarrileros, su papá específicamente fue ayudante de maquinista de caminos.

Filiberto Flores recordó que en un principio ser ferrocarrilero era trabajar de la mano de Dios, pues enfrentaban situaciones adversas y de gran peligro en este oficio, “no había un protocolo de seguridad e higiene, ni de administración”.

Comentó que es hasta la llegada de Gimco es que se establecen y se respetan los lineamientos de la Ley federal del Trabajo, además de las medidas para agilizar el trabajo y prevenir accidentes.

Por ejemplo, antes los trabajadores sacaban las válvulas de aire con la fuerza de sus manos, lo que traía como consecuencia que se lastimaran la espalda o la cintura, ahora ya se crearon plataformas especiales que no le genera esfuerzo al trabajador.

En el 2012, con 50 años de edad decidió entrar a estudiar la licenciatura en Administración Industrial en la División de Estudios Superiores del Instituto “18 de Marzo”, don Filiberto acudía a sus clases por las tardes después de su trabajo, el salón lo compartía en su mayoría con jóvenes recién salidos de prepa, manifestó que se sentía un poco extraño pero eso no le quitó las ganas de seguir y convertirse hoy en día en un licenciado.

Dato:

Además, el señor Filiberto es Instructor de escoltas y maestro de educación física en el instituto 18 de marzo

Cita

“Trabajar en ferrocarriles es andar arriba de las máquinas, en medio del motor, debajo de las locomotoras, ahora hay una excelencia en el manejo”, Filiberto Flores Lara, ferrocarrilero.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario