En Sinaloa, el consumo de mariguana ha pasado de “moda”; lo de hoy es el ‘cristal’ (nota de Irene Medrano Villanueva en OEM-Informex)

Foto: Cortesía | ONU.
Las drogas sintéticas son las que se han apoderado de las personas que sufren adicciones

Sinaloa es el estado al que, entre otras cosas, se le conoce porque aquí nacieron los narcotraficantes más conocidos, se dice que es la tierra más fértil para cosechar la marihuana, sin embargo, el consumo de esta droga es la que menos se usa en el estado.

De acuerdo a consumidores y a centros que tratan estas adicciones, la droga conocida como “cristal” es la que más consumen los jóvenes en la actualidad y también la que ha desplazado en preferencia a la marihuana y cocaína.

El propio comisionado Estatal para la Prevención y Tratamiento Contra las Adicciones, Hugo Valdés Santillán destaca que el 80 por ciento de los adictos que ingresan a un centro de rehabilitación en Sinaloa es por consumir metanfetaminas, mejor conocido como cristal, el seis por ciento por alcohol y tan sólo un cinco por ciento por consumir marihuana..

El Congreso de la Unión en días pasados aprobó el consumo y comercio de marihuana en México donde se podrá portar hasta 28 gramos y el proceso de producción será supervisado, desde la siembra hasta la cosecha, y se darán permisos para crear asociaciones o clubes de consumo. Las asociaciones tendrán entre dos y 20 miembros mayores de 18 años, con un máximo de cuatro plantas por socio y menos de 50 plantas de marihuana por grupo.

Anuncio

Sin embargo, en Sinaloa ninguno de esos casos funcionará, de acuerdo a jóvenes entrevistados y que ahora están en vías de recuperación, sólo dos siguen consumiendo el cristal y “nel” de que busquen ayuda.

DE ADICTO A VENDEDOR

Marcos es un joven que dejó sus estudios por involucrarse en el consumo y luego empezó a vender solamente para sus conocidos.

“El cristal es más ‘bara’ y los efectos son a toda madre, por eso los batos la prefieren. Un gramo te puede durar hasta tres días”, señala.

Foto: Cortesía | FGR.

Aunque no sabía que ahora la marihuana puede portarla solamente para su consumo -28 gramos-, señala que tanto él como sus “amigos” ni así la consumirían porque es muy cara y no da los efectos del cristal.

“Nel…es muy cara, un churro te cuesta más de 50 baros, y un gramo de cristal si le regateas te salen a cien lanas y te dura para varios viajecitos”, Marcos.

Aseguró que los 28 gramos de marihuana que estarán permitidos cuestan más de 800 baros y que pocos los pudieran comprar.

Foto: Cortesía | SSP.

“Ahora la mota, sólo los consumen los rucos, los que trajeron esa onda, a pocos les gusta el cristal, nomás los jodidos la mercan… Ahora te compras un ocho y a viajar papá….”, Marcos.

En la colonia la Amistad, Marcos, sentado en un viejo sillón de madera, relata parte de su vida llena de tropiezos y problemas.

Desde los 9 años se fue junto con su familia a vivir a esa colonia. A los 13 años ingresó a la cárcel por consumir droga. Cuando salió de allí, siguió fumando marihuana y buscando sensaciones más fuertes. En ese proceso llegó al cristal.

“Pa’ surtirme tenía que robar, vender, porque la mota era muy cara. Me fui envolviendo es esas saliditas a encarrilarse. Inicialmente era en casas de conocidos. Ya estaba el alcohol y la marihuana de por medio. Después llegó el cristal, lo güeno, lo barato”, dijo.

Foto: Cortesía | SSP.

Marcos, quien tiene una enorme cicatriz en el cuello, asegura que se siente bien en su “onda”, que no consumirá marihuana, por cara “y porque te daña el cerebro y te deja jodido que ya no sirve pa’ nada…”, dice.

-¿Y el cristal no?

-Nel…yo he investigado sobre el daño del cristal y dicen que son cosas leves.

-¿Aparte de la adicción, no tienes alguna enfermedad que te haya causado el consumo de drogas?

-No. Bueno hace un año, me salió una infección en el cuello, como que se me caía la carne. Últimamente una pata se me entume, casi no puedo caminar, también desde hace poco mi amá dice que soy distraído porque no le traigo las cosas que me pide porque se me olvida, pero a ella se le olvidan más las cosas, lo que sí tengo es que a veces se me aparece mi apa y me regaña, bueno, también he notado que soy muy broncudo… pero estoy muy bien.

Mateo, es un adolescente de 14 años, está tratando de dejar las drogas, dice que se siente muy tranquilo, que ya lleva dos meses “limpio” y que luchará para no volver a recaer.

Foto: Archivo OEM-Informex.

OTRO CASO

Explica que la marihuana nada más ha escuchado que es una droga, pero que él nunca la probó, su vicio es el cristal.

“Un amigo que trabajaba en el súper donde trabajaba como paquetero, él es encargado de que esté todo surtido y se salía de vez en cuando a darle al “pipirín” así le decía a su cigarro, me invitó, pero me decía que el cigarro me costaba más de cien pesos, y pos no, lo que ganaba lo utilizaba en llevar comida a mis hermanos”, dice.

Después algunos amigos lo invitaron a consumir el cristal, está más barato y lo hace sentir muy bien.

Foto: Archivo OEM-Informex.

Señala que él usó el cristal diluido en agua se lo inyectaba porque el efecto es más rápido e intenso.

“Pero no sabía el riesgo que tenía. No toleré la sustancia y el uso era más compulsivo, hasta que llegó un momento que no podía parar y mi familia tuvo que intervenir, gracias a Dios voy saliendo adelante”, indicó.

De acuerdo al sector salud cuando se consumen, la metanfetamina y la metanfetamina de cristal crean una sensación falsa de bienestar y energía, y de esa forma, la persona tenderá a exigir a su cuerpo más de lo debido. Por lo tanto, los consumidores de drogas pueden experimentar una grave “caída” o colapso físico y mental después de que pasen los efectos de la droga.

Se aseguraron 17 bolsas de plástico transparente cuyo contenido era una sustancia granulosa cristalina de color blanco con las características propias de la droga conocida como cristal. / Foto: Archivo OEM-Informex.

Debido a que el consumo continuo de la droga disminuye la sensación natural de hambre, los consumidores pueden experimentar una extrema pérdida de peso. Los efectos negativos también pueden incluir: trastornos del sueño, hiperactividad, náuseas, delirios de grandeza, aumento de la agresividad e irritabilidad.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.
Comenta

Deja un comentario