MEXICO, 29 oct (Xinhua) — La cancelación de la construcción del nuevo aeropuerto internacional de México sobre el lago de Texcoco manda una señal grave a los inversionistas a nivel global, y tendrá repercusiones en la economía del país, aseguraron hoy las dos principales organizaciones empresariales del país.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, dijo que la cancelación del proyecto puede tener un costo de 100.000 a 120.000 millones de pesos (de 5.000 a 6.000 millones de dólares) y la pérdida de unos 46.000 empleos directos e indirectos.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este lunes que su gobierno respetará el resultado de una consulta ciudadana que optó por cancelar las obras del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México sobre el lago de Texcoco.

La consulta también determinó construir dos pistas adicionales en la base militar de Santa Lucía, además de remodelar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el de Toluca, ubicado en el vecino estado de México.

Desde su campaña electoral, López Obrador, del opositor Movimiento Regeneración Nacional (Morena), criticó la obra en Texcoco, valuada en 13.300 millones de dólares, por considerar que está salpicada de corrupción e irregularidades técnicas.

En una inusual rueda de prensa con la participación de varios representantes empresariales para mostrar su inconformidad, Castañón dijo que “no solamente son los contratos de las licitaciones directas sobre el aeropuerto. Es la política pública que México, como Estado, está mandando al mundo, que los proyectos de largo plazo pueden interrumpirse a la mitad del camino, y eso nos parece grave y tiene que ser señalado”.

Los empresarios aseguraron que la consulta realizada del 25 al 28 de octubre no fue imparcial, ya que no contó con el aval del instituto electoral mexicano.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Gustavo de Hoyos, consideró que México supuestamente pierde una “oportunidad histórica” de contar con un aeropuerto de clase mundial.

“Claro que pierden las comunicaciones del país, claro que pierde el turismo, y claro que pierde el comercio exterior. Pierde el futuro del país, para decirlo en una palabra”, indicó.

La nueva terminal es considerada el principal proyecto de infraestructura en la administración del presidente saliente de México, Enrique Peña Nieto, cuyo mandato de seis años concluirá el 30 de noviembre.

El mandatario electo, quien asume el 1 de diciembre, dijo que es probable que los inversionistas y contratistas que participaban en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México puedan estar en su plan alterno.

En la rueda de prensa del lunes participaron también líderes de la Asociación de Bancos de México, de la Bolsa Mexicana de Valores y de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en México.

Anuncios

Deja un comentario