#Elecciones2021, la clase política contra los ciudadanos. Autor: Felipe León López

La actual circunstancia del país obligaría a todos los dirigentes y cuadros de los partidos políticos a responder con altura de miras y por encima de sus intereses clientelares a postular a candidatos más afines a los ciudadanos que dicen representar. No es así, todos los partidos sin excepción han engrosado sus listas de candidatos impresentables, de aspirantes con historiales oscuros y dudosa reputación, a probados políticos que sólo han velado por intereses personales, de grupo e incluso hasta de gobiernos extranjeros.

El proceso de selección de candidatos de los partidos y coaliciones para este proceso electoral 2021 demuestra que no hay políticos muertos, sino políticos pasados de vivos. Es el pragmatismo absoluto, donde los principios ideológicos son tan cambiantes como un camaleón. No hay una disputa de izquierdas contra derechas, sino de subasta de plazas electorales donde los ciudadanos estamos a expensas de elegir al más barato o más inmediato, sin importar la calidad ni la utilidad y mucho menos la congruente ideológica.

Nuestra escena nacional es un teatro tragicómico, en el cual participan varios de los actores que considerábamos políticamente muertos, ya sea por sus tristes y vergonzantes trayectorias y desempeños o porque no tienen el respaldo ciudadano. Son personajes que han representado varias obras y diversos papeles. En general, son rostros ya vistos, trabajos reprobados o repudiados, según el caso, y que en este momento de supuesto “renovación” quieren volver a aparecer como protagónicos.

Se trata de la resurrección de estos personajes, hartos conocidos por todos, como ex gobernadores, ex legisladores, ex secretarios de Estado, ex asesores políticos de primera línea, ex precandidatos y candidatos presidenciales, así como nacionalistas tricolores y amarillos, ex socialistas, ex comunistas, intelectuales orgánicos del salinismo y del neocardenismo; herederos directos de los doctrinarios panistas y hasta del sinarquismo, entre otros que en este momento no terminaríamos de enlistar pero que se preparan para volver a irrumpir en la escena nacional.

Los políticos revividos tocan puertas en los principales partidos para ofrecer su experiencia y buenos oficios políticos. Tienen el callo y la base clientelar para votar por ellos, para eludir cualquier responsabilidad de su pasado.

Anuncio

A tal grado es la ausencia de un relevo generacional, de la promoción de nuevos liderazgos y de representantes de la academia, la ciencia y la cultura en los partidos mayoritarios que hacen necesaria la presencia de los políticos de viejo cuño y hasta del espectáculo o el deporte para que tengan posibilidad de avanzar en la próxima contienda. La nominación de los “populares” en lugar de los pensantes son un insulto para todo el país y ningún partido lo ha valorado de este modo. Son ellos parte de la solución que buscan los partidos tradicionales para afinar sus armas y tener éxito para el 2021. Pragmatismo puro

Estos son los tiempos de la política en México: partidos políticos que no han dado oportunidad para el relevo generacional de su clase política, que tienden a reciclar a los viejos cuadros porque no han sabido construir las bases para tener operadores de primer nivel. Es el reconocimiento implícito de que no existe confianza en los cuadros emergentes.

Los partidos políticos no invierten en la impulsión de sus cuadrosemergentes, de legisladores y políticos jóvenes, de políticos profesionales con ideologías firmes. Esa es la razón por la cual el escenario político nacional sigue dominado por los del colmillo largo y retorcido y sin principios, sólo con un discurso hueco y vacío lleno de descalificaciones a los contrarios cuando son exactamente los mismos: “los neoliberales”, “los populistas”, los “prianistas”, “los comunistas”, entre otros.

Sin duda, existen políticos cuya estatura, experiencia y conocimientos se hacen imprescindibles para hallar soluciones y evitar que el país se nos vaya de las manos. En algunos países sus sistemas permiten que los hombres de Estado, llamados así porque su posición política a favor de las instituciones está por encima de su filiación partidista, se inserten como senadores vitalicios, como consejeros del parlamento o Senado. Es la garantía de que su bagaje sea a favor de la Nación y no se desperdicie lo que el Estado invirtió en él, con independencia de su militancia.

Pero en el caso mexicano no existe esta posibilidad y los viejos hombres de Estado tienen que abrirse paso en la política tradicional. Algunos de ellos están ahí, tocando puertas para que les den una candidatura, sin embargo, otros, la mayoría, simplemente quieren aprovechar los huecos que no son cubiertos por los cuadros emergentes.

Tal vez, siendo ilusos, los partidos políticos podrían levantar la cabeza y mirar hacia los ciudadanos, con el fin de hacer un esfuerzo de reflexión y madurez por el bien de la República antes de enlistar o reafirmar a sus candidatos impresentables a los distintos cargos de elección popular. Es momento de que haya políticos de altura, pero también que vengan las ideas frescas con nuevos políticos que tengan el don de construir acuerdos, de tender puentes y que siempre den posibilidad al diálogo, a la palabra y a la consolidación de la democracia.

Felipe León López. Analista político, egresado de la FCPyS UNAM, con especialidad en estudios prospectivos. Es coautor de El Video poder en México (1995), Una Historia hecha de Sonidos (2004), Historia y Remembranzas de Radio Educación (2008) y Días de Radio (2017). Ha sido colaborador de portales, diarios y revistas de cultura, política y educación

Contacto: feleon_2000@yahoo.com

El Necio de Palacio. Autor: Felipe León López

Comenta

Deja un comentario