El mundo se viste de negro. Autora: Emma Rubio

La agresión ocurrió frente al Palacio Municipal de Cancún. Foto: Elizabeth Ruiz, Cuartoscuro.

Las mujeres seguimos trabajando, hoy es un día en que aprovechamos para alzar la voz, gritar y decir “ni una más”, lamentablemente en muchos lugares lo haremos con miedo pues acá en Quintana Roo estaremos marchando pero con medidas que nunca antes se habían tenido que tomar pues dados los acontecimientos recientes en Cancún, hoy las mujeres desconfiamos de quienes tienen en teoría la función de cuidar de nosotras, hoy iremos marchando con la incertidumbre de que ante el reclamo por la violencia no nos terminen violentando.

Es una pena que esto sea un pretexto, una pseudo plataforma para algunos enfurecidos con el actual gobierno, aquellos que nunca tomaron en cuenta las políticas de género ahora se han hecho pro feministas y se unen a una causa noble, auténtica, tan solo para comenzar con su proselitismo electoral. Si esto ha pasado es en gran parte por la diminuta agenda de género en el gobierno actual, cierto es que Andrés Manuel ha priorizado a los más pobres pero no a las personas vulnerables en su totalidad. Su agenda no ha considerado realmente el tema, se le ha ido imponiendo y esto porque la realidad lo ha rebasado en este tema.

Hoy no sabemos si será un gran día pero lo que sí es un hecho es que es un día más en el que las mujeres pese al miedo, nos uniremos, gritaremos y pediremos justicia por todas. Aun por aquellas que creen que salir a las calles y gritar es sólo para machorras, mujeres insatisfechas, mujeres histéricas, feministas delincuentes y todo aquello que he visto que dicen de nosotras, hoy les digo que aún a pesar de su desprecio gritamos por ustedes y por todas las mujeres que ustedes aman porque no somos nada de eso y sepan que muchos de los colectivos están fundados en algunos casos por mujeres que juzgaban como ustedes y sin embargo ante la desaparición de sus hijas se unieron a la causa. Las estadísticas son claras, no es cuestión de ideología, ni de simpatizar con algún político; es cuestión de amar la vida, de respetar la existencia de nosotras mismas.

¿Qué ha generado tanta violencia? No un sistema neoliberal como dijo el presidente, ha sido el resultado de un sistema patriarcal que hemos reproducido todas y todos desde el hecho de pensar que las mujeres merecemos menos respeto, menos justicia. El ser ciudadanas de segunda por siglos. La violencia se ha generado a causa de la indolencia, la indiferencia que ha existido ante el dolor ajeno. 

La violencia es responsabilidad de todas y de todos, nadie está libre de haber sido violento y de haber reproducido este sistema patriarcal que nos ha educado en la violencia a partir de sus estereotipos y sus prejuicios que vejan la libertad y los derechos a una vida digna que merecemos por ser personas. Hoy la marcha es por todas y para todas estés o no de acuerdo pues esa decisión no te protege de la vulnerabilidad que claramente existe por el simple hecho de ser mujer.

Emma Laura Rubio Ballesteros
Emma Laura Rubio Ballesteros

Licenciada en filosofía, maestra en educación y especialista en Teoría Crítica y hermenéutica, certificada en educación socioemocional. Autora de diversos artículos en revistas académicas

Deja un comentario