Dostoievski: poeta, neurótico, moralista y pecador (nota de Rosario Reyes en OEM-Informex)

El escritor ruso, que supo reflejar fielmente la condición humana en sus más de 30 novelas y relatos, tuvo una vida apasionante que parecería sacada de una sus historias

Rosario Reyes | OEM-Informex

Autor de novelas seminales de la literatura, el escritor ruso Fiodor Dostoievski tuvo una vida propia de la más elaborada trama de ficción. El indulto frente a un pelotón de fusilamiento que iba a descargar sus rifles sobre él para arrebatarle la vida a los 28 años de edad, es apenas un ejemplo de su apasionante existencia.

Para escritores y estudiosos de las letras, pero también de otras disciplinas, como el caso de Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, o del científico Albert Einstein, la vida y la obra de Dostoievski son indivisibles.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

“Aparte de Shakespeare, no hay lectura más emocionante que Dostoievski”, escribió Virginia Wolf y Einstein le dijo a su amigo y biógrafo Alexander Moszkowski, que aprendió más leyendo al autor de Los hermanos Karamázov, “que de cualquier otro pensador científico, incluso más que de Gauss (el pionero de la geometría que dio las bases para la Teoría de la relatividad de Einstein)”.

En su ensayo Dostoievski y el parricidio, Freud señala: “En la rica personalidad de Dostoievski podemos distinguir cuatro facetas: el poeta, el neurótico, el moralista y el pecador”.

Freud toma como base para su texto publicado en 1928 la novela Los hermanos Karamázov y desmiente que el autor sufriera epilepsia, pues atribuye sus ataques a una neurosis provocada por la culpa de haber deseado él mismo la muerte de su padre, el tema de ese libro.

Los hermanos Karamázov fue la última novela del autor, nacido el 11 de noviembre de 1821 en el seno de una familia humilde, cuyo destino cambió cuando el patriarca recibió la Orden de Santa Ana y fue nombrado Asesor Colegiado, por lo que entra a formar parte de la nobleza rusa. A los seis años de edad, Fiodor se muda junto a sus padres y sus ocho hermanos, de la vivienda dentro de un hospital de Moscú donde convivían hacinados, a una aldea propiedad de su padre en Tula.

Quedó huérfano de madre a los 16 años y a los 18 el padre, un médico alcohólico y violento, fue asesinado por sus siervos. Freud aseguraba que, como el escritor tenía sentimientos parricidas, la culpa que le provocó esa muerte violenta, fue la causa de que en su vida adulta el escritor ruso padeciera esquizofrenia.

VIDA DE NOVELA

Dostoievski publicó Pobre gente a los 24 años y la crítica en su país quedó tan entusiasmada que lo compararon con Nikólai Gogol, quien se quejó entonces: “El autor tiene talento. La elección del tema demuestra sus cualidades espirituales; pero uno puede ver también que todavía es muy joven. Hay demasiada verbosidad y muy poca concentración interior”. La novela es protagonizada por un burócrata con 30 años de servicio y una joven bordadora, parienta lejana con quien se escribe cartas, a pesar de que la mira desde la ventana de su cuarto en una lúgubre pensión.

A los 28 años, por ser parte de una comunidad de intelectuales conocida como Círculo Petrashevski que se oponía a la autocracia zarista, fue condenado a muerte por conspirar contra el zar Nikólai I. Ante el pelotón, recibió el indulto que salvó su vida, poco antes de la orden de abrir fuego contra otros 27 jóvenes junto a los que estaba de pie, con los ojos vendados esperando la muerte. Aunque sí tuvo que cumplir cuatro años de trabajos forzados en una cárcel de Siberia.

Mientras estuvo preso se dedicó a leer la Biblia, donde descubrió el valor del sufrimiento como liberación. Luego de cumplir su condena, fue enviado a Mongolia como soldado y regresó a Rusia en 1859, cuando el nuevo zar, Alejandro II, decretó una amnistía y recuperó además de la libertad, su linaje.

Aunque había publicado El doble (1846), La patrona (1847) y Noches blancas (1848), fue hasta el regreso de su destierro, casi con cuarenta años, pobre y sin reconocimiento de la crítica, cuando escribió sus mejores novelas.

Notas de invierno sobre impresiones de verano (1863), fue escrita después de un viaje a París con Polina Súslova, una joven rusa 16 años más joven que él, que después lo abandonó tras rechazar su propuesta de matrimonio. En Wiesbaden descubrió la ruleta del casino y al ganar en su primera apuesta, también se comenzó a fraguar una de sus obras maestras. Después de probar suerte casi siempre con malos resultados, su último intento lo dejó en la ruina y entonces comenzó a escribir El jugador, que publicó en 1866.

Su primera esposa murió, al igual que su madre, de tisis. Mientras María Dimitrievna, su mujer, una viuda con la que no fue feliz agonizaba en San Petersburgo, él conseguía una pequeña fortuna en Wiesbaden, que también se esfumó en sus siguientes apuestas. Ana Snítkina, la joven que le ayudó a mecanografiar El jugador y Crimen y castigo, se convertirá en su segunda esposa, con quien tuvo cuatro hijos.

SU OBRA CUMBRE

En 1879, comenzó a aparecer por entregas en la revista literaria El mensajero ruso, la que es considerada su primera obra maestra: Crimen y castigo, que aborda dos de los temas característicos de su narrativa: la relación entre la culpa y la condena.

Previamente, las deudas de juego lo obligaron a malbaratar los derechos de su obra y a hacer un acuerdo para publicar una novela al año. El idiota y El mensajero ruso, las escribió en Ginebra, donde se estableció con su familia y pasaron grandes necesidades económicas, hasta que, gracias al éxito de Los demonios, en 1873, recobró sus derechos, pudo reeditar gran parte de su obra y Diario de un escritor, que reúne sus trabajos periodísticos publicados entre 1873 y 1881, en la revista El Ciudadano.

Crimen y castigo, que aborda dos de los temas característicos de su narrativa: la relación entre la culpa y la condena. Foto: Twitter.

El dilema entre el bien y el mal encuentra su máxima expresión en otra novela publicada por entregas, reconocida como su pieza cumbre: Los hermanos Karamázov, en la que los personajes ilustran sus inquietudes existenciales. Fiodor, el padre cruel, avaro y libertino, sus tres hijos, Dimitri, orgulloso pero con rasgos de bondad, Iván, un intelectual ateo y el cristiano perseguido por la tentación Aliosha, así como Smerdiakov, el perverso hijo natural, que mata a Fiodor, un parricidio del que todos los hijos son culpables de alguna manera.

A dos años de la publicación de esa novela, la noche del 9 de febrero de 1881, Dostoievski murió en San Petersburgo, a causa de un enfisema pulmonar. Una multitud asistió al funeral del novelista cuyo epitafio en la tumba del monasterio de Alexandr Nevski reza: En verdad, en verdad os digo que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, produce mucho fruto: Evangelio de San Juan 12:24.

LOS IMPRESCINDIBLES

Fiodor Dostoievski publicó una treintena de volúmenes entre novelas, cuentos, trabajos periodísticos y novelas cortas que si bien son un reflejo de la Rusia zarista, retratan la condición humana más allá de las épocas

Crimen y castigo

  1. El asesinato de una usurera a manos del joven estudiante Raskolnikov, y la posterior culpa que lo acosa, plantea el dilema presente en toda su obra, la lucha entre bien y el mal, con un trasfondo ético que la vuelve más compleja.

Ei jugador

  1. Escrita cuando estaba en la ruina debido a sus deudas de juego, esta novela reúne dos pasiones principales: el juego y un amor hecho de humillaciones y equívocos, que habitualmente son vistas como asuntos autobiográficos.

El idiota

  1. Narra la historia del príncipe Myshkin, que sufre epilepsia y vuelve a Rusia desde Suiza tras vivir allá para ser tratado por su enfermedad. Se enamora de dos mujeres, una de ellas ya prometida y al tener que decidirse por alguna, se desata una tragedia.

Los demonios

  1. Una trama de traición en la que Piotr Stepanovich y Nikolai Stavrogin regresan a su ciudad natal; el primero es un revolucionario y el segundo un joven acomodado capaz de actos heroicos y también de cometer grandes atrocidades.

Los hermanos Karamázov

  1. Síntesis de su pensamiento, plasma un trágico cuadro de la sociedad de su tiempo. La muerte de un terrateniente hace recaer la sospecha sobre dos de sus hijos, mientras el tercero queda libre de toda culpa, pero hay un cuarto hijo no reconocido y todos tienen más de un motivo para odiar a su padre.
  2. ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Juntos Hacemos Historia revela lista de aspirantes por candidaturas 2022 en 6 estados

Los partidos integrantes de la coalición reiteraron “el compromiso al pueblo de México de tener los mejores representantes, apegados a los principios y valores de la Cuarta Transformación, para lograr el triunfo en las seis entidades y consolidar el avance de nuestro movimiento”. Ciudad de México, 7 de diciembre (SinEmbargo).- La coalición Juntos Hacemos Historia dio a […]

Comenta

1 COMENTARIO

Deja un comentario