Dejan morir ganado en ranchos del exgobernador César Duarte (nota de Ricardo Holguín en OEM-Informex)

FOTO: Pablo Rodríguez/OEM-Informex

En unos meses ya se contabilizó la muerte de más de doscientas cabezas de ganado, y la situación empeora

RICARDO HOLGUÍN/OEM-Informex

CHIHUAHUA. Adeudo por varios millones de pesos, la muerte de más de 200 cabezas de ganado, falta de pago de más de 50 trabajadores y en descuido total se encuentran actualmente las presuntas propiedades del exgobernador César Duarte, a dos años de ser aseguradas por la Fiscalía General del Estado.

A partir del mes de enero de 2020 fue que se hizo una intromisión ilegal en las propiedades por parte de un interventor de nombre Jorge Contreras Villarreal y su esposa, quienes tomaron el control de estos bienes y dejaron de atenderlas, a tal grado que en unos meses ya se contabilizó la muerte de más de doscientas cabezas de ganado y podría incrementar la cifra por la desatención que han tenido.

El administrador Hugo Pérez, que fue nombrado en 2018, fue relevado pese a la existencia de un contrato, lo que le restó funciones y atribuciones que lo llevaron a limitar atención a las propiedades del exmandatario.

A la fecha, en un recorrido realizado por los bienes, lograron apreciar que los animales se están muriendo por falta de agua, comida y suplementación; los pozos han dejado de funcionar y todo el trabajo que se ha realizado desde 2018 ha quedado en vano por la decisión de unos pocos y nadie ha querido atender, pese al riesgo que existe que la defensa vuelva a pedir las propiedades por el descuido que han tenido.

En 2017, la FGE logró la ubicación y aseguramiento de las presuntas propiedades de Duarte en algunos municipios como Villa Matamoros, Balleza, Villa López, Valle de Zaragoza y Camargo, que fueron aseguradas; para el mes de septiembre iniciaron las entrevistas de varios ganaderos, resultando electo Hugo Pérez Robles, quien además era de confianza para la administración de Javier Corral.

Pérez Robles fue invitado a atender las propiedades, invertir dinero en ellas, contratar personal y adquirir todo lo indispensable para “levantar” los ranchos de Duarte.

De octubre a diciembre se realizó un contrato entre el Estado con el ganadero Hugo Pérez Robles, donde acordaron el pago de una cantidad de dinero para la atención de los bienes de Duarte, que incluían alimentación, atención del ganado, potreros, pozos, trabajadores, energía equipamiento y todo lo necesario para la administración de los ranchos.

“Yo hice productivo el rancho de nuevo, hicimos exportación de ganado al extranjero, yo no recibí nada del envío de dinero, sólo facturé mi comisión, por haber hecho la producción; todo el dinero llegó a la Secretaría de Hacienda”, explicó.

Luego del trabajo y resultados, la Fiscalía General del Estado decidió renovar el contrato de Hugo Pérez por un periodo de enero a diciembre de 2019, a lo que aceptó y siguió produciendo las propiedades, hasta que por cambios de funcionarios y decisiones de Gobierno comenzaron a hacer retrasos en el proyecto.

Luego de la entrada de otros funcionarios Hugo Pérez tenía que pedirles el dinero a ellos para atender las propiedades, lo que al principio fue de buena manera y con el paso de los meses todo cambió, después ya ni le contestaban las llamadas y muchos menos lo atendían en sus oficinas.

Pese a que el Gobierno del Estado no le brindaba recurso para seguir operando e incluso incumpliera con el contrato que habían signado, Hugo Pérez decidió seguir trabajando, ya que el rancho era productivo, hasta que a finales de 2019 e inicios de 2020 le impidieron la entrada a los predios.

“Ya me comenzaron a negar el acceso a los ranchos, a pesar de que yo era el administrador formal y existía un contrato, y fue que después nombraron a un interventor de nombre Jorge Contreras Villarreal, que dice ser conocedor de ganado y es cuando se comienzan a tomar malas decisiones y me restan atribuciones, a pesar del gasto que ya había hecho en el lugar”, comentó.

Hugo Pérez recuerda que en febrero nombraron de forma oficial como interventor a Jorge Contreras, que se levantó un acta, pero que a él no lo despidieron y sólo le restaron atribuciones y funciones; mientras que Hugo hacía recomendaciones para aprovechar el ganado, alimentarlo y seguir produciendo, todos fueron desechadas y fue cuando comenzó a “caer” el ganado.

Revisa FGE el contrato

La administración de las propiedades que han sido aseguradas en diferentes procesos judiciales se ha puesto bajo la administración de un órgano de reciente creación, cuya finalidad es salvaguardar la integridad de esos bienes, informó la Fiscalía General del Estado.

Señaló la dependencia que dicho órgano administrador estaba a cargo de un primer administrador, quien estuvo en funciones hasta el mes de agosto de 2019. El entonces administrador fue quien llevó a cabo la contratación de un administrador de los ranchos.

Precisamente, el contrato se está revisando en cuanto a sus alcances y cumplimiento de las obligaciones, así como la actuación del entonces responsable de la función y la celebración del contrato, puntualizó la Fiscalía.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario