De la revocación a las gubernaturas del 2022 al 2024. Autor: Felipe León López

Imagen: Fabián Rosales @FRosalesO

Felipe León López

Hay que decirlo de manera contundente: la consulta de revocación de mandato fue una buena jornada para la autollamada Cuarta Transformación por dos razones: primero porque lograron revertir el poco entusiasmo con que estaba caminando la convocatoria, teniendo a los ciudadanos ajenos al ejercicio; segundo, porque los morenistas rebasaron el piso mínimo de diez millones de participación, aunque no lograron llegar a los 20 millones que se habían puesto como meta.

El Conteo Rápido calcula entre 17% y 18% de personas que participaron en la primera Consulta de Revocación de Mandato que le dieron al menos el 91 por ciento de apoyo, es decir, 15 millones de ciudadanos. Claro, los adversarios apuntan que 8 de cada diez ciudadanos no fueron a darle el apoyo al presidente y que el nivel de participación, al NO alcanzar el 40% de votación para que el ejercicio sea vinculante, entonces se trataría de un total fracaso para la llamada Cuarta Transformación.

Sin embargo, no fue así, porque dadas las limitaciones con que operó el INE en la instalación de casillas sumado a los brazos cruzados de los aliados de Morena como el PVEM y el PT, así como la campaña torpe y poco razonada de algunos opositores que llamaron a no participar, el que salieran más de 17 millones de mexicanos a expresar su voluntad en un domingo de ramos y en un ambiente político tan tóxico como el actual, pues sí que fue exitoso. Difícil discernir cuántos votos fueron de los acarreados y cuántos de los ciudadanos que acudieron convencidos y por voluntad propia, pero sin duda éstos fueron la mayoría.

Por supuesto, en este momento aún se están digiriendo los impactos sociopolíticos del primer ejercicio de esta naturaleza que, si bien estuvo negativamente marcado por la intervención del equipamiento de poder del Estado y de los gobiernos estatales, en el mediano plazo, la Revocación de Mandato será cien por ciento ciudadana y entonces sí habremos dado un salto cualitativo en nuestra democratización.

La revocación para la 4T se vivió (y se sufrió) en tres momentos que alteran todo el espectro: Primero, la poca voluntad y capacidad de decisión de muchos legisladores para impulsar la reglamentación a la Ley revocatoria, lo que provocó que hicieran todo al vapor y con muchos candados que al final los entramparon y pusieron a todo el aparato político en franca violación a sus propias reglas. Segundo, el poco entusiasmo que despertó la convocatoria y la tibia, pobre y poco inteligente estrategia lanzada por la dirigencia de Morena y de algunos mandatarios, que en lugar a atraer a los ciudadanos estaban generando rechazo y reprobación por reciclar viejas prácticas que parecíamos haber superado.

Y tercero, y el empujón decisivo y definitivo provocado por el titular de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, quien en una gira por el norte del país sacudió y obligó a que pusieran las pilas tanto dirigentes, operadores como funcionarios morenistas de todo el país. Apareció en Chihuahua, luego arengó tambores en Sonora y Coahuila. Desafiando la legislación, al INE, al tribunal electoral y hasta a la opinión pública, el secretario de Gobernación atrajo toda la discusión política nacional y lo mostró con temple, con fuerza y con el espaldarazo del Ejecutivo federal. En un fin de semana, y más con la lectura del “denlo por muerto para el 2024” de Andrés Manuel López Obrador, lo enroló en el corcholatero por la candidatura presidencial al presentarse no sólo como el más efectivo de sus funcionarios, el más cercano en términos afectivos, sino ahora como el más lopezobradorista de todos, con todo lo que ello signifique.

En sólo un fin de semana, Adán jaló a la dirigencia nacional de Morena y a todos los gobernadores que se vieron obligados a realizar mítines y a reforzar la vinculación con sus bases sociales apoyo. ¿Quiénes sí cumplieron? ¿Quiénes quedaron a deber? Eso está en este momento ajustando la correlación de fuerzas al interior del morenaje; no les quede duda.

Por ejemplo, cómo participaron los partidos aliados, pues el PT, de Alberto Anaya, y el PVEM, de Karen Castrejón, poco les interesó registrar representantes de mesas receptoras acusando que se trataba sólo de un ejercicio morenista. El PVEM registró apenas 3% de los representantes generales, mientras que el PT lo hicieron sólo con el 17%. Morena, en cambio, cubrió el 100% de las mesas. Claro, no faltara quien diga que en los estados verdes y petitas como Chiapas y SLP se arrasaron.

Los datos geoespaciales de los resultados siguen dibujando un país en dos dimensiones, el centro sur muy entusiastas con el lopezobradorismo, pero del Bajío al norte, las condiciones son variadas. Lo mismo en la CDMX, donde una vez más las alcaldías opositoras no estuvieron tan entusiastas como las morenistas.

Imagen: Fabián Rosales @FRosalesO

Rumbo a las gubernaturas del 2022 al 2024 estos datos son de utilidad, porque Tabasco, que renueva su gobierno en 2024 tuvo la participación más alta del país con 30.3%, no sólo porque es la tierra de Andrés Manuel, sino también de Adán Augusto y de quien busca ser el siguiente mandatario de la 4T: Javier May, el actual titular de Fonatur.

Gráfico: Juvenal Campos F. @JuvenalCamposF

Oaxaca, que se disputa este año fue la segunda entidad con 26.7% de participación, la segunda entidad con más participación. Aquí es claro que el pacto con el gobernador y la alternancia a favor de Morena será de trámite. El tercer estado más entusiasta, con 25.6% de participación, fue Chiapas, que a pesar de los desatinos de Rutilio Escandón después del 2024 seguirá siendo de la 4T. El cuarto es Quintana Roo con 20% de participación, donde también parece que la elección de este año es de mero trámite, pues Mara Lizama tiene no sólo apoyo de las bases de la 4T sino hasta del mandatario amigo del presidente López Obrador, quien dicen le tiene reservado su lugar en su equipo.

Otro estado que está en el top de más participación es Hidalgo con 19.7%, por lo que el ánimo del PRI que cree que puede retener la gubernatura estaría en serias dudas, a menos que sea un espejismo de Omar Fayad para quedar bien con el presidente. Tamaulipas con 17.2% de reflejarse esta inercia en las boletas estatales será una gubernatura más para Morena.

Sin embargo, dos estados que están entre los más bajos son Durango con el 10.1% y Aguascalientes con 8.6%, por lo que habría de revalorar si aquí habría dos derrotas para los morenistas. Ni qué decir que Guanajuato o Querétaro, donde menos participaron los ciudadanos. seguirán siendo panistas por un rato más, si al 2024 mantienen ese mismo apoyo.

Para el 2023 hay que leer con cuidado la participación, pues Coahuila tuvo 15.4%y el Estado de México 15.8%, que es la media nacional. En estas entidades se juega la antesala para la Presidencia de la República y se observa que todo puede pasar y ningún partido o alianza se pueden confiar.

En la Ciudad de México hay que leer con cuidado, porque se tuvo un 18.5% de participación, más de un millón 422 mil votos que, si bien no son impactantes, sí hablan de que hubo una contención a la inercia que se seguía en meses anteriores. Las alcaldías que más votos aportaron fueron las de Iztapalapa, Gustavo A. Madero y ¡Coyoacán! Además, no tan lejos las de Cuauhtémoc y Tlalpan.

Imagen: Ernesto Murúa.

Si esto entusiasma al equipo de Claudia Sheinbaum, cuidado, porque entre las entidades donde más se votó a favor la revocación está la CDMX con 10.36%, apenas debajo de Nuevo León (15%), Jalisco (11%) y Aguascalientes (10.87%). El gráfico de Ernesto Murúa de Orbita Política muestra que el Distrito 15 de la CDMX en la alcaldía Benito Juárez con 17.35% de las votaciones a favor de que se revocara.

Imagen: Ernesto Murua.

El proceso de democratización del país no tiene marcha atrás, por lo que es conveniente que los ejercicios de esta naturaleza sean más ciudadanas, más auténticas y menos manoseadas por los partidos, los líderes sin escrúpulos y por supuesto, sin la mano invisible del crimen organizado. Estamos en otro momento y debemos comprometernos más a hacer más ciudadanía, más participativos y más pro activos para que nada nos sorprenda, nadie nos imponga ni condiciones.

Felipe León López
Felipe León López

Analista político, egresado de la FCPyS UNAM, con especialidad en estudios prospectivos. Es coautor de El Video poder en México (1995), Una Historia hecha de Sonidos (2004), Historia y Remembranzas de Radio Educación (2008) y Días de Radio (2017). Ha sido colaborador de portales, diarios y revistas de cultura, política y educación. Contacto feleon_2000@yahoo.com

A 21 años del ataque no llega la justicia para Elisa Xolalpa, mujer quemada con ácido por su expareja (nota de Patricia Carrasco en OEM-Informex)

La Fiscalía cumplirá los puntos recomendatorios que establecen violaciones al derecho de acceso a la justicia en una investigación de tentativa de feminicidio Patricia Carrasco | OEM-Informex. A 21 años de impunidad, de la tentativa de feminicidio cometida en agravio de Elisa Xolalpa Martínez, mujer campesina chinampera originaria de Xochimilco, a quien su expareja le dañó […]

Salomón Jara rinde protesta como gobernador de Oaxaca (nota de SinEmbargo)

Jara mencionó que su Gobierno será intercultural y con perspectiva de género e incluyente. Además reconoció al Presidente López Obrador como la cabeza del “movimiento progresista que ya tiene presencia en 22 estados de la República”. SinEmbargo. Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).- Salomón Jara Cruz rindió protesta esta tarde como Gobernador constitucional de Oaxaca, en […]

Comenta

Deja un comentario