Cuba mantiene alta incidencia de casos de COVID-19 (nota de Xinhua)

Imagen ilustrativa. Una autoridad sanitaria porta una mascarilla mientras verifica la temperatura corporal de un conductor, en La Habana, Cuba. Foto: Xinhua/Joaquín Hernández.

Por: Xinhua

https://ipstori.com/

Cuba mantiene una alta incidencia de la COVID-19 en los últimos siete días, cuando se registraron incrementos en algunos indicadores sanitarios asociados a esa enfermedad, que en las últimas semanas protagoniza un tercer rebrote de la pandemia.

El Ministerio de Salud Pública (Minsap) informó en la semana que concluye 6,234 nuevos contagios, cifra que significa un incremento en relación con los 5,458 reportados en igual período anterior y confirma el duro rebrote que vive la isla en las últimas semanas.

Este domingo, el Minsap informó de 1,039 contagios, lo que constituye la segunda cifra más alta de febrero para una jornada, solo superados por los 1,065 reportados el 2 de febrero.

Anuncio

Los fallecidos, que la semana anterior fueron 28, ascendieron ahora a 30, una cantidad en correspondencia con el aumento de los casos diagnosticados.

La Habana sigue siendo el epicentro de la enfermedad en la isla, con casos registrados en los 15 municipios de ese territorio y con una tendencia al incremento diario.

Este domingo La Habana registró 579 nuevos enfermos, la cifra más alta reportada en una jornada en la capital cubana, donde hay una tasa de incidencia de 300.2 por cada 100,000 habitantes.

También se mantienen altos índices de contagio en las orientales provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, en las occidentales Pinar del Río y Mayabeque, y en el municipio especial de la isla de la Juventud.

El titular de la citada cartera, José Ángel Portal, alertó esta semana sobre la importancia de acudir tempranamente a los servicios sanitarios ante la aparición de síntomas de COVID-19 para evitar una evolución grave de la enfermedad.

Durante una reunión del grupo gubernamental de trabajo para enfrentar la pandemia, Portal significó que una de las causas fundamentales del aumento de los casos graves es la demora entre el comienzo de las manifestaciones y el ingreso hospitalario, particularmente en las personas más vulnerables.

Por su parte, el presidente Miguel Díaz-Canel llamó la atención sobre más de una decena de eventos de transmisión en entidades estatales, como ocurrió en Pinar del Río, que hacen más compleja la situación epidemiológica debido a la cantidad de personas contagiadas.

“Tenemos que frenar la interacción entre personas sanas y contagiadas. Tenemos que hacer todo lo que está establecido en los protocolos cubanos para la prevención y control de la pandemia”, dijo el decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, Raúl Guinovart.

Guinovart, quien elabora los modelos matemáticos para pronosticar el curso de los contagios, adelantó en la reunión que los días que se avecinan no parecen ser favorables, de acuerdo con los pronósticos a corto plazo.

La isla vive un tercer rebrote que ha obligado a las autoridades a aplicar nuevas restricciones como el cierre de las escuelas, la cancelación de eventos culturales y la limitación del horario de transporte público.

Desde inicios de este mes también se aplica la reclusión sanitaria de los viajeros internacionales en centros de aislamiento y la ampliación de la lista de países con los que los vuelos regulares permanecen restringidos.

Cuba acumuló 296 fallecidos y 44,523 contagios desde que la COVID-19 se reportó por primera vez en la isla en marzo del pasado año.

Comenta

Deja un comentario