Cuando la crítica viene de adentro: Víctor Toledo y la 4T. Autor: Venus Rey Jr.

La crítica de la oposición parece inefectiva. Por más que se señalan las áreas donde el gobierno de López Obrador ha visto resultados muy limitados, las encuestas reafirman la popularidad del presidente y pronostican una amplia victoria de Morena en las elecciones de 2021. Este escenario debe ser muy frustrante para la oposición y para todos los que no aceptan al presidente: por más que se critica, por más que se argumenta, por más que se cuestiona, nada funciona.

Así las cosas, parece que la única crítica efectiva es la que viene desde las entrañas de la 4T. Ya hemos visto la posición disidente de Porfirio Muñoz Ledo, los señalamientos que en su momento hizo Germán Martínez respecto al IMSS, los cuestionamientos del ex secretario Carlos Urzúa, las luchas internas entre Yeidckol Polevnsky y Alfonso Ramírez Cuéllar que sacan a relucir posibles actos de corrupción entre quienes tienen como credo no mentir, no robar, no traicionar, y ahora vemos una severa crítica del secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Manuel Toledo, una crítica tan áspera que llega a afirmar que “la 4T como un conjunto claro y acabado de objetivos no existe.”

Hace unos días se conoció un audio en el que Víctor Toledo lamenta que el gobierno de López Obrador no esté del lado de la Semarnat. El secretario pone en evidencia las contradicciones y luchas de poder al interior del gabinete. No hay que idealizar a la 4T, es su consejo. Toledo es un biólogo con prestigio incuestionable y su trayectoria está avalada por más de 200 publicaciones científicas. Se le conoce por ser un ecologista radical y un hombre de izquierda. Como ecologista de izquierda, siempre se ha opuesto a las energías contaminantes y a los agronegocios. Aunque ha sido criticado por su posición extrema, sus opiniones no deben descartarse a priori. Enemigo declarado de las energías sucias y de la agricultura industrial, desde su óptica piensa que el gobierno de López Obrador navega en sentido contrario. En el audio acusa a Alfonso Romo, Jefe de la Oficina de la Presidencia –el Córdoba Montoya de la 4T–, de bloquear todo lo que tenga que ver con mejora ambiental, agroecología y energías limpias.

Son dos las quejas principales de Víctor Toledo: una es contra la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), y otra contra la Secretaría de Energía (Sener). Veamos.

Agroindustria vs agroecología

Toledo dice que Víctor Villalobos, titular de la Sader, y Alfonso Romo privilegian los agronegocios contaminantes de las grandes corporaciones –Romo es conocido también por ser un importante empresario agroindustrial–. Se oponen a todo lo que tenga que ver con agricultura limpia y ecológica. A juzgar por lo que dice, parece que Villalobos y Romo son unos verdaderos “ecolocos”, tan sucios o más que el personaje tóxico y contaminante de Odisea Burbujas. Y para muestra un botón. Toledo saca a colación el asunto del glifosato, sustancia que se utiliza en la fabricación de plaguicidas y herbicidas, a pesar de ser cancerígena, según dice Toledo, extremadamente tóxica, peligrosa y contaminante. Una sustancia así debería estar prohibida. La Secretaría del Medio Ambiente logró que se prohibiera la importación del glifosato, según narra Toledo en el audio. No obstante, el secretario afirma que Alfonso Romo, Víctor Villalobos, el gobierno de Estados Unidos y 20 embajadas se opusieron a la prohibición y coordinaron esfuerzos para echar para atrás esta medida, lo cual es una acusación muy grave que evidencia tráfico de influencias e intromisión extranjera en asuntos domésticos. Una acusación así no puede pasar desapercibida ni limitarse a mera anécdota. Lo propio sería que la autoridad investigara. ¿Lo hará? Difícilmente. Víctor Toledo piensa que no será posible transitar a la agroecología porque Alfonso Romo y el secretario de Agricultura concentran un gran poder y siempre lo impedirán.

Energías sucias vs energías limpias

En este rubro, el secretario Toledo se siente francamente frustrado, o al menos eso transmite en el audio. Según él, el gabinete energético ha apostado por las energías contaminantes, como el carbón y los hidrocarburos. Pongamos nombre y apellido al gabinete energético: Rocío Nahle y Manuel Bartlett, quienes serían, como Villalobos y Romo, y sin eufemismos, otro par de “ecolocos” de gran calado. Toledo ve con pesar que la Secretaría de Energía esté sistemáticamente en contra de las energías limpias y ecológicas. Y para muestra otro botón: Según Toledo, Alfonso Romo lo convocó a un desayuno con Germán Larrea, dueño de Grupo México, grupo minero que se ha visto involucrado en terribles escándalos de contaminación ambiental, como el derrame de 3,000 litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés en julio de 2019. El titular de Semarnat señala que Alfonso Romo lo convocó al mencionado desayuno “para convencerlo de que fueran más accesibles y no presionaran tanto a Grupo México.” De nuevo, estamos frente a una muy grave afirmación que tampoco debe quedar en lo anecdótico. De ser cierta, sería manifiesto el tráfico de influencias, como en aquel antiguo régimen que tanto sataniza la 4T. El presidente no se cansa de repetir que él ha logrado separar el poder político del poder económico, pero, a juzgar por lo que dice Víctor Toledo, esto no es cierto, o no al grado que piensa el presidente, pues su principal colaborador, Alfonso Romo, erecto como una especie de Jefe de Gabinete o Ministro de Ministros –como el Córdoba Montoya de Carlos Salinas–, estaría jugándole chueco a López Obrador en sus propias narices.

A juzgar por el audio que se filtró, queda poco margen para la imaginación. Víctor Toledo es muy claro en sus críticas: a su parecer, la 4T no está del lado de la Semarnat, lo cual equivale a decir que el presidente no está del lado de la Semarnat. La posición de López Obrador no puede estar a favor de las energías limpias, pues ha apostado la propia viabilidad de su presidencia a las empresas productivas del Estado en este campo, particularmente Pemex, y no puede haber marcha atrás. Por otro lado, la voz de Toledo es una de las muy escasas voces al interior de la 4T que han cuestionado el Tren Maya. Mientras todos aplauden, Toledo cuestiona.

Podrá uno estar o no de acuerdo con Toledo. Para algunos, es un radical cuyas posturas colindan con la inviabilidad y la utopía. Ese no es el punto. Lo que nos está demostrando el secretario es que la izquierda es crítica o no es izquierda. Los que más daño hacen a la 4T son sus aplaudidores y porristas, quienes, por desgracia, son muchos en número y grandes en fuerza. La dinámica del auto-elogio en la que ha caído este régimen es preocupante: cualquier voz que cuestione es tildada de traidora. El presidente no ayuda mucho a cambiar esa actitud, y aunque dijo a propósito de este caso que en su gobierno no hay pensamiento único –como en el gabinete de Juárez–, no se ha cansado de decir que, o se está con la 4T, es decir, con él, o se está en contra, es decir, en contra de él. Así, la mesa está puesta para que se despliegue a sus anchas la fatal dinámica del auto-elogio y de la auto-complacencia. Para mostrar que se está en favor del régimen, y sabiendo que la mínima crítica despertará sospechas de traición, los cuatrotetistas se vuelven sumisos, indulgentes, acomodaticios y agachados, renuncian a la crítica y a la inteligencia. El mínimo cuestionamiento pone en marcha la perniciosa y peligrosa espiral de linchamiento y descalificación contra quien lo plantea: quien cuestiona es un traidor-neoliberal-conservador-neoporfirista; quien critica se erige en una voz de la reacción.

La izquierda es crítica o no es izquierda. La 4T no necesita aplaudidores ni porristas: necesita mentes críticas. Si la 4T, consciente o inconscientemente, implanta un sistema que acalle o elimine a quienes disienten, estará iniciando su propia destrucción.

Venus Rey Jr.
Venus Rey Jr.

Compositor de música sinfónica, escritor, ensayista y académico. Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Filosofía por la Universidad Anáhuac. Su obra musical ha sido presentada en Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido, Italia, Polonia, Ucrania, Austria, Argentina, Perú y México. Ha grabado diez discos de sus composiciones y publicado dos libros de narrativa, tres volúmenes de poesía y diversos ensayos jurídicos y filosóficos en revistas especializadas de la Universidad Iberoamericana, el ITAM y la Universidad Anáhuac. Es colaborador de Grupo Fórmula. Escribe en el diario El Economista y en las plataformas digitales de los periodistas Eduardo Ruiz Healy y Julio Hernández “Astillero”.

Deja un comentario